Una alemana cambia su apartamento por un vagón de tren

Artículo publicado el 8 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 8 de Septiembre de 2015

Ya hace meses que Leonie Müller viaja en tren. Nada del otro mundo. Pero que haya cambiado su domicilio por el compartimento de un tren, eso ya despierta curiosidad. Esta estudiante de 23 años ha decidido vivir a modo de experimento durante un año en los trenes del Deutsche Bahn, parando por las noches para dormir en casa de amigos o familiares. Entrevista a toda velocidad. 

Cafébabel: Te peleaste con tu casera en Stuttgart, ¿no es así? Pero no es de ahí de donde sacaste la idea de vivir en un tren... ¿Cómo llegaste a ella?

Leonie Müller: Exacto, se produjo un altercado. En ese momento me encontraba con mi novio en Colonia, acabábamos de empezar la relación. Yo tenía claro que no quería seguir viviendo en Stuttgart después del problema con mi casera. Mi novio sabía que me había pasado los últimos tres semestres yendo y viniendo entre Stuttgart y Tubinga, y que además había viajado mucho por Alemania. Me preguntó: "¿Cuánto tiempo pasas realmente en casa?". Fue en ese momento cuando se me ocurrió la idea de la BahnCard 100 (ticket que reduce el precio de los viajes y permite viajar libremente, N. del T.).

Cafébabel: ¿No es la BahnCard carísima? ¿No se puede usar ese dinero para encontrar un lugar más cómodo y económico? 

Leonie Müller: Sí, la BahnCard 100 cuesta 4090 euros. ¡Pero es mucho menos dinero del que me gastaría en pagar alquiler, ticket de transporte y visitas a amigos y familia! 

El tema es que yo realizo estudios presenciales en Tubinga, por lo tanto tengo que estar cada semana allí preparando y repasando algunas cosas. Donde mejor se trabaja es sin duda en el tren. Los autobuses de larga distancia y los viajes compartidos en coche son una tontería. Por lo tanto la BahnCard 100 es la manera más económica y práctica para este estilo de vida.  

Cafébabel: Según algunos periódicos, este "experimento" forma parte de tus estudios en ciencias de la comunicación. ¿Es así? 

Leonie Müller: Utilizo mi blog como un instrumento para mi trabajo de fin de carrera, es decir, que habrá trabajo científico. En un principio, se centraba en los blogs como medios de comunicación, pero como el proyecto se ha vuelto viral (se ha presentado en más de 40 países, N. de la R.), el tema ha ido evolucionando.

Cafébabel: ¿No te molesta no poder estar sola en ningún momento?

Leonie Müller: Para nada, aunque haya otras personas en el compartimento, también puedo estar sola conmigo misma. Para mí es algo positivo. Puedo abstraerme de todo y encontrar la tranquilidad "en mí misma". 

Cafébabel: ¿Alguna vez te han reconocido en el tren gracias a toda la cobertura mediática que ha recibido tu proyecto?

Leonie Müller: No he vuelto a coger el tren desde el viernes pasado. El Spiegel Online y el Washington Post han hablado sobre mí y se ha "disparado" la atención. Pero el lunes toca volver, y tengo curiosidad por ver si alguien me reconocerá. 

Cafébabel: ¿Con quién has tenido hasta ahora la conversación más interesante en el tren?

Leonie Müller: Con un jefe de tren, hacia el que me dirigí de forma espontánea después de que hiciera un anuncio muy gracioso. Empezaba diciendo algo así como: "Bienvenidos a nuestro tren ICE (tren de alta velocidad alemán, N. del T.) en dirección Dresde, nuestro lema de hoy 'mal tiempo fuera, buen humor dentro'. Por supuesto quedan invitados a participar en el buen humor".  

Cafébabel: ¿Tienes un tren o un trayecto favorito?

Leonie Müller: Todos los paisajes tienen algo especial. Sin duda, mi tren favorito es el ICE: Es en el que uno mejor puede trabajar, relajarse o lavarse el pelo.

Cafébabel: ¿Se ha puesto el DeutscheBahn en contacto contigo? Lo cierto es que no eres un mal reclamo publicitario. 

Leonie Müller: ¡Qué va, por ahora nada! También a mí me sorprende, ya que hace mucho tiempo que no ha habido una cobertura mediática de tales dimensiones (quizás no ultra-positiva, sino más bien neutra) acerca de los trenes, y encima a nivel mundial. Incluso aunque ésta no fuera mi intención. 

Cafébabel: ¿Cuáles son las tres cosas más importantes que siempre llevas contigo en un viaje?

Leonie Müller: Mi portátil, mis cascos y una manta o un abrigo para taparme.