Una española en la Super Bowl: “Lo mejor del partido, los anuncios”

Artículo publicado el 2 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 2 de Febrero de 2009

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El mayor acontecimiento del fútbol americano no parece a los grandes partidos europeos: el show business roba protagonismo al deporte,  los segundos valen oro y las tapas se convierten en nachos con queso. Testimonio de una española en EE UU

Por Estefanía Martínez

Los Steelers de Pittsburg ganaron frente a los Cardinals de Arizona en la Superbowl de este año. Pero si hoy le preguntas a algún americano por el resultado, seguramente pueda responderte tras una larga pausa intentando recordar qué pasó exactamente ayer. Y es que ciertamente, el resultado importa poco si te lo has pasado bien, y los americanos son expertos en encargarse de eso. Siendo española, creía que la Super Bowl iba a ser algo así como un Real Madrid- Barcelona disputándose la liga, pero con nachos con queso en vez de con tapas y cañas. Pero nada más entrar al bar te das cuenta de que no es, para nada, lo que te estabas esperando. La radio local dentro del bar montando su propio show con los clientes regalando alitas de pollo gratis por un año, mientras un grupo en una esquina grita en torno a un chico que acaba de ordenar la salsa más picante del bar y, si es capaz de comerse su plato en menos de 3 minutos, se lo dan gratis. Y es que, como digo, de todo hacen espectáculo.

La hora de lo bueno: los anuncios

Este año, NBC ha ganado 100.000 dólares por segundo de anuncio emitido

Después de coger un lugar aceptable cerca de una de las más de treinta pantallas gigantes que rodean el bar y de la ceremonia patriótica de apertura con himno de Jennifer Hudson, llegó la hora de lo bueno. Que para mí y para muchos, no es el partido, sino los anuncios, que se esperan casi con la misma expectación que los anuncios de Año Nuevo en España. Los anunciantes pagan cifras escandalosas por obtener un espacio en la Super Bowl y ofrecen sus mejores ideas al espectador. Este año, la cadena de televisión NBC ha ganado la friolera de 100.000 dólares por segundo de anuncio emitido. Y eso que estamos en plena crisis. Para mí, los mejores y más divertidos han sido los de Doritos, Pepsi y Budweiser, cada uno de ellos tuvo tres anuncios diferentes durante todo el partido. Así que sumando, probablemente me falten dedos para contar la cantidad de ceros que tendría el cheque que han pagado cada uno por aparecer en pantalla.

Después de que Arizona remontara dándole un poco de emoción al partido que, prácticamente ya se veía ganado por los Steelers desde el principio, llegamos al descanso, donde Bruce Springsteen no paró de arrancar vítores y aplausos de la multitud en los quince minutos de actuación.

Al final, ganaron los de Pittsburg por 27-23, y los Cardinals perdieron su primera oportunidad de conseguir el aclamado título. Así que se suele decir, en la Superbowl no importa quién gane, lo que importa realmente es participar. Y si te bebes un par de cervezas y te tomas unos nachos mientras tanto, mejor que mejor.