Una estudiante macedonia lleva la buena voluntad al país más feliz del mundo

Artículo publicado el 24 de Enero de 2014
Artículo publicado el 24 de Enero de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Sandra Kostadinova es natural de Shtip (Macedonia). Tras finalizar sus estudios de secundaria y bachillerato en su pueblo natal, continuó sus estudios superiores en el Departamento de Lengua y Literatura Inglesas de la Facultad de Filología Blaze Koneski (Universidad de Skopie). Sin embargo, esto no fue suficiente, ya que decidió ampliar sus horizontes y buscar un reto aún mayor: cursar un máster.

Entrevista realizada por Stefan Alievikj y editada por Austin Fast

Sandra Kostadinova es natural de Shtip (Macedonia). Tras finalizar sus estudios de secundaria y bachillerato en su pueblo natal, continuó sus estudios superiores en el De­part­mento de Lengua y Literatura Inglesas de la Facultad de Filología Blaze Ko­nes­ki (Universidad de Skopie). Sin embargo, esto no fue suficiente, ya que decidió ampliar sus horizontes y buscar un reto aún mayor: cursar un máster que le permitiera adquirir un mayor conocimiento sobre las lenguas. Como los programas ofertados en su universidad no cubrían lo que ella estaba buscando, decidió solicitar un programa en el extranjero. Afortunadamente, Sandra fue aceptada en el programa de Semiótica Cognitiva de la Universidad de Aar­hus en Dinamarca. Esta semana hemos podido conocerla y estas son algunas de las repuestas que ha dejado para Mladiinfo.

1. Como estudiante en la Universidad de Aarhus (Dinamarca), ¿qué te parece el país? ¿qué cosas buenas y malas destacarías?

Aunque al principio me impactaron mucho los precios tan elevados, el alto índice de humedad y las lluvias diarias, conseguí adaptarme a la rutina diaria y debo decir que me gusta mucho. Aarhus se encuentra en la Región de Jutlandia Central y tiene mucho que ofrecer: playas, bosques, lagos y parques que hacen realmente complicado que uno se quede en casa. La gente siempre está de un lado para otro haciendo cosas fuera de casa, aunque el tiempo no acompañe. Aquí tienen un dicho: «Del tiempo no te debes quejar, pues en un santiamén ya no lo tendrás». Aarhus es una ciudad joven y vibrante que cuenta con muchos acontecimientos culturales. Lo que más me gusta es ver cómo la gente no solo se cuida a sí misma y su propio bienestar, sino que también cuidan de los demás. Lo que menos me gusta es que siempre está lloviendo.

2. ¿Qué diferencias hay entre Dinamarca y Macedonia? ¿Podrías establecer un paralelismo y comparar los dos sistemas educativos?

El adjetivo «sostenible» y Dinamarca son inseparables. La gente es muy consciente de lo que hace diariamente y cómo eso afecta al medioambiente. Compran alimentos ecológicos, reciclan y les encanta comprar cosas de segunda mano. Creo que el movimiento a favor de un modo de vida ecologista es aún muy joven en Macedonia, aunque avanza poco a poco. Los daneses prefieren usar la bicicleta como medio de transporte, mientras que en Macedonia prefieren el coche. Ahora soy ciclista y me siento muy orgullosa.

En lo que respecta a la educación, los sistemas son diametralmente opuestos. En Dinamarca, toda la responsabilidad de hacer el trabajo y seguir las lecturas, presentaciones y grupos de trabajo requeridos recae únicamente en el estudiante. El material puede resultar abrumador, pero hay que tener en cuenta que cubre los últimos avances de cada campo y que el estudiante es libre de llevar a cabo una investigación individual también. El profesorado siempre está dispuesto a ayudar y darnos sugerencias, nunca cierran una puerta a los estudiantes. Lo mejor es que las clases magistrales conforman solo una pequeña parte del proceso educativo. La mayor parte del trabajo lo realizan los estudiantes, ya sea de manera individual o en grupos de estudio. Además, suele haber congresos con bastante frecuencia a los que podemos acudir sin pagar por ser estudiantes. El sistema de calificaciones es también diferente. Aquí usan una escala que va desde el 12 hasta el -3. A diferencia de mi universidad de origen, los exámenes no son tan estresantes. Como el estudiante ha cubierto los contenidos previstos en el semestre mediante presentaciones y grupos de trabajo, los exámenes se contemplan como un mero trámite para afianzar lo aprendido. Hay exámenes orales y escritos. Lo curioso es que aquí te indican qué cae en el examen y te dejan una semana para que puedas desarrollar la pregunta y entregarla como un trabajo.

3.  Como estudiante de Semiótica Cognitiva, ¿qué podríamos encontrar en tu lista de lecturas recomendadas?

Mi campo de estudio es interdisciplinario y engloba aspectos de la lingüística, la psicología y la neurociencia. Su principal objetivo es comprender cómo se crea el significado en la lengua, en el pensamiento y en la percepción. En nuestra lista de lecturas recomendadas se encuentran obras de Lakoff, Tomasello o Fauconnier. A mí personalmente me gusta la cognición social, en especial el posicionamiento lingüístico, y me interesaría mucho poder investigar sobre el tema.

4. En tu opinión, ¿por qué crees que Dinamarca es el país más feliz del mundo?In your opi­nion, why do you think Den­mark is the hap­piest na­tion in the world?

Desde hace varios años Dinamarca ha sido calificado como el país más feliz del mundo según el PIB, la libertad de elección, la esperanza de vida y otros aspectos similares. He vivido en varios países antes, incluyendo los Estados Unidos y la Federación de Rusia, y he de decir que Dinamarca sobresale por encima del resto. Creo que es así por la forma en la que el gobierno cuida de su gente, esto es, a través de la asistencia sanitaria gratuita, la educación gratuita o incluso por las pagas que reciben los estudiantes daneses. Además, creo que se debe sobre todo a la forma en que se educa a los jóvenes. Se les enseña que deben explorar y que tienen libertad. No solo no tienen miedo a hablar con franqueza, sino que se les anima a que lo hagan. Y, lo que es más importante, siempre están tranquilos. Puede que no sean los más cariñosos, pero son siempre muy amables y educados. Aunque puedes encontrar a alguno un tanto enfadado si no pones el intermitente al girar o si se te olvida poner el separador tras tu compra en la caja.

Lee el artículo completo (en inglés)