Una lámpara de araña en Estrasburgo por Navidad  

Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2015
Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Las luces de Navidad de Estrasburgo se han encendido este viernes 27 de noviembre, llenando las calles de la ciudad de encanto navideño. La edición 2015 contará con fiestas relacionadas con los dulces y las chucherías, pero con una novedad: este año habrá una mágica y apetitosa lámpara de araña. 

El entramado de luces navideñas comenzó a iluminar las calles de la ciudad este viernes 27 de noviembre. A las 18:30, hora punta, cientos de calles de la capital de la Navidad comenzarán a resplandecer. La cantante Anggun y el cómico Thierry Neuvic han presionado el botón de la ceremonia de clausura. Inmediatamente, todas estas luces, que se han convertido en una tradición con el paso de los años,—la puerta de luces, que adorna la rue du vieux marché aux poissons; el árbol azul que preside la place Gutenberg; o los ángeles, que sobrevuelan la rue Mercière— han cobrado vida con el encendido.     

Pierre Bardet, presidente de la asociación de comerciantes Vitrines de Strasbourg, que ha tomado la iniciativa del alumbrado navideño, ha ideado una novedad para esta edición: colocar una gran lámpara de araña. «Me he dejado llevar un poco», confiesa sonriendo. Efectivamente, su estructura es impresionante. Con una altura de 3,5 metros y un diámetro de 6 metros, cuenta con tres pisos de luces y una cascada de golosinas compuesta de dulces típicos navideños.  

Gracias a su impresionante tamaño, ha sido colocada en el cruce entre la rue du Fossé des Tanneurs y Grand'Rue. «Es un camino muy frecuentado por turistas, entre la estación de tren y la puerta de luces», indica Pierre Bardet. «La gente que pase por allí podrá hacerle fotos», asegura al imaginarse la sorpresa de los visitantes.  

Hacer soñar

Las entradas de la Grand'Rue combinan con la gran lámpara de araña. Por un lado, en el cruce de la rue des Francs bourgeois, hay una cortina decorada con dulces navideños en forma de corazón y una golosina en forma de frambuesa; mientras que cerca de la iglesia Saint-Pierre-le-Vieux han colocado un árbol del que cuelgan chucherías y otros dulces. 

El presidente de Vitrines de Strasbourg lleva trabajando sobre este projecto desde principios de este verano. «Uno de mis objetivos principales es reducir el consumo de energía. La araña no consumirá más de 1 635 vatios, algo similar al consumo de una aspiradora», se felicita.

En Estrasburgo cada año se iluminan cientos de calles de diferentes barrios. «Mi objetivo es hacer soñar a la gente y que los visitantes piensen que Estrasburgo es la ciudad más bonita del mundo. Para conseguirlo, se necesita innovar continuamente», destaca. Por ello, este año se ha invertido más en decoración para garantizar a todo el mundo unas deliciosas navidades.

Célia Garcia-Montero