Una Navidad iraní

Artículo publicado el 16 de Enero de 2015
Artículo publicado el 16 de Enero de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Irán democrático propuesto por Maryam Radjavi

En una época en la que un loco integrista iraní siembra la muerte en Australia e integristas musulmanes en una escuela infantil en Afganistán, en una época en la que unos matan en Irak a las mujeres que se niegan a que las casen a la fuerza y en la que otros secuestran en África a adolescentes de las que todavía no sabemos el paradero, nos cuesta imaginar que líderes religiosos musulmanes en Francia predican la no violencia, como esos imanes que recuerdan que el Islam no es una religión que defiende la violencia, o que este otro hijo de Francia defiende una acción compartida en favor de la integración del Islam en ese país. Nos cuesta asociar la idea de la Navidad con un grupo de musulmanes de origen iraní.  Y sin embargo, acercaros a conocerles.

Su valentía lo merece. Representan la nueva sangre, no la de los que la derraman con la barbarie, sino la que corre por las venas de valientes defensores de las mujeres, de la libertad individual y de la laicidad bien entendida y no exclusiva, como la que transmiten nuestras tiendas en las que está prohibido mostrar, en medio de cualquier intento de convertir la Navidad en algo completamente ateo, una visión pagana, el más mínimo recuerdo de la imagen de la primera Navidad en Belén. ¿Y nuestra cultura occidental de abundancia y de derroche pretende predicar la generosidad de espíritu, la tolerancia y la libertad?

En Irán hay cristianos. Y más valientes que los que cambian al Niño Jesús nacido en un humilde pesebre hace más de 2000 años por abetos iluminados y llenos de guirnaldas brillantes. Desde la cárcel, el pastor evangélico iraní Behnam Irani escribe y denuncia la represión que sufren los cristianos bajo el régimen de los mulás. Su carta se publicó el 24 de diciembre en la página web de los «militantes en favor de los derechos humanos y de la democracia en Irán». Condenado a seis años de prisión por sus convicciones religiosas, este es el tercer año que pasa la Navidad preso en Karaj, cerca de Teherán. Además de las minorías cristianas armenia y asiria, existen  los que llamamos cristanos persanófonos… La comunidad de los cristianos persanófonos es objeto de presiones cada vez mayores, víctima de medidas de seguridad, de acoso, de amenazas y de detenciones.

Los agentes de los Servicios Secretos entran por la fuerza en sus casas y confiscan los libros y las publicaciones religiosas, los documentos personales, los teléfonos móviles, las cámaras y los ordenadores. No se ha permitido construir ninguna iglesia en Irán desde hace 34 años. Las que existían tienen el acceso cada vez más restringido, incluso se han cerrado a cal y canto. En una casa de Karaj, cerca de Téhéran, estaban reunidos cuatro cristianos para celebrar allí la festividad de Año Nuevo rezando. Fueron detenidos. Después de haberles molido a palos, los policías les trasladaron a un lugar desconocido. Las «iglesias domésticas» son, según las autoridades, un peligro para la seguridad nacional. El 6 de enero, un tribunal del régimen de los mulás condenó a Hossein Saketi-Aramsari a un año de prisión. A este iraní, convertido recientemente al cristianismo,  se le acusó de «propaganda en favor del cristianismo». 

La víspera de Navidad, los mulás en Irán no solamente detienen, torturan y ejecutan a los jóvenes y a los opositores, sino que además persiguen a los cristianos. Los pastores evangélicos fueron juzgados por «atentar contra la seguridad del Estado». Las iglesias están sometidas a restricciones y a controles. Este año, el régimen presionó a algunos sacerdotes para que abandonasen sus actividades religiosas o para que abandonasen el país en tres meses. Los mulás privaron a los fieles de las otras religiones de su libertad de culto  y de sus derechos. Como consecuencia de ello, muchos miembros de las minorías religiosas tuvieron que abandonar el país. Este comportamiento de los mulás va en contra de la cultura y de las tradiciones iraníes, así como de las enseñanzas del Islam, puesto que el Corán no hace ninguna diferencia entre los profetas. En el Islam, Jesucristo es un gran profeta.

En el Irán democrático propuesto por Maryam Radjavi, presidenta del Consejo Nacional de la Resistencia Iraní, coalición opositora al régimen iraní y que se fundamenta en la separación entre religión y Estado, todos los iraníes de cualquier religión o creencia convivirán en el respeto y la libertad, en la paz y la tolerancia, sin discriminación alguna. El pueblo iraní está decidido a liberarse y a instaurar la democracia. La vanguardia de la Resistencia Iraní se encuentra hoy en día en Camp Liberty, cerca de Bagdad. Decidió no capitular ante la dictadura religiosa, debido a que los mulás y su gobierno fantoche en Irak decidieron aniquilarlos.  Esta es la razón por la que tenemos que continuar nuestra movilización con más fuerza para acabar con las ejecuciones y conseguir la libertad de los presos políticos en Irán, así como la paz y la democracia en todo el país.