Una Noche en Blanco llena de objetos curiosos

Artículo publicado el 4 de Octubre de 2017
Artículo publicado el 4 de Octubre de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¿Fuisteis a la Nuit Blanche el mes pasado? Esa noche los ciudadanos de Bruselas se enfrentaron a piezas de arte algo raras y muchos de ellos no pudieron evitar preguntarse: ¿qué leches es esto?»

El barrio europeo: un lugar frío que de día se llena de coches ruidosos y ciclistas con camisetas de Ralph Lauren, pero que de noche se encuentra completamente vacío. Sin embargo, por una noche, en lugar de brillantes mocasines  pudimos ver zapatillas de deportes raídas de la jungla de Calais, mientras que algunos de los espacios más sofisticados del barrio, como la Biblioteca Solvay o el Concierto Noble, no celebraban ningún lujoso banquete con sushi y cócteles sino que albergaban más de 20 obras de arte, reunidas con motivo del tema de este año: Fronteras.

¿Antenas parabólicas en el lago del parque Leopold? «Una protesta orwelliana contra el poder de los medios de comunicación». ¿Docenas de cintas magnéticas rodando al son de un extraño mantra? Esta era «una manera de experimentar la música como una escultura constantemente frágil y emotiva». ¿Un círculo de luces parpadeando en cadencias diferentes en la explanada del Parlamento Europeo? « ¡Un gran círculo de columnas creado con materiales efímeros e intangibles para formar una experiencia basada en la percepción del movimiento!»

«Esto es demasiado alternativo para mí», me comentaba un amigo. Puede que estuviera en lo cierto, pero a Bruselas le encantó. Después de 13 años, la Noche en Blanco (Nuit Blanche) se ha vuelto tan popular que los voluntarios tuvieron que advertir de la larga espera provocada por las colas formadas para ver algunas de las exhibiciones de arte (más de una hora para entrar en la Biblioteca Solvay).

Es posible que lo más interesante de la Noche en Blanco de este año fueran las diferentes interpretaciones del tema «fronteras». Varios artistas aprovecharon la cercanía de la ciudad con las instituciones europeas y reflejaron las condiciones de vida de los inmigrantes en el viejo continente: un video proyectado en una cancha de baloncesto detrás del Parlamento Europeo mostraba un grupo de refugiados recitando una versión del discurso «Dirección del miedo» (Address of fear) del padre de la Unión Europea, Henri Spaak. Las palabras pronunciadas por los refugiados descubrían una nueva perspectiva a los problemas a los que Europa se enfrenta en la actualidad: «No se asusten por el terrorismo porque es más probable que mueran en un accidente de tráfico», no me puedo quitar esa frase de la cabeza.

También pudimos conocer otra historia sobre inmigración en la obra de Céline de Vos, en la que una colección de mapas y maquetas denunciaba la existencia de centros de expulsión de inmigrantes. Con solo una línea de 10 metros de documentos de instituciones como la policía nacional belga y varias embajadas, la artista nos contó la historia de un inmigrante anónimo que llegó a Bélgica desde Liberia. Estuvo retenido en el centro Caricole en Steenokkerzeel, al lado del aeropuerto de Zaventem. Aquí puedes ver un video del proyecto de Vos.

Otros artistas optaron por una interpretación más poética del tema «fronteras». Los artistas, Bixas y Labspace Studio, hicieron uso del concepto de puertas con dos significados completamente diferentes: mientras que el primero cuestionaba la libertad de movimiento en Europa, el segundo quiso invitar a la reflexión sobre la libertad de elección. Otra instalación se basaba en el concepto del hogar, un tema muy discutido en una ciudad llena de expatriados, y para ello, llevó a cabo una representación de una casa típica con un sofá y una alfombra que invitaba a los miembros del público a compartir este espacio con otros asistentes.

La Nuit Blanche lleva celebrándose desde 2003, pero ha sido en las últimas ediciones cuando los participantes han conseguido demostrar que no les faltan ideas frescas: estoy seguro de que la ciudad está deseando que llegue el año que viene para ver las grandes y disparatadas ideas que los organizadores puedan tener.