Una palabra contra 'Google Traductor'

Artículo publicado el 27 de Abril de 2015
Artículo publicado el 27 de Abril de 2015

Dejenme que les explique en qué consiste traducir a través de una sola palabra: la palabra perfecta.

El término francés acribiologie es el arte de encontrar la palabra exacta, la palabra más justa. En esto consiste, desde mi punto de vista, el trabajo del traductor. El traductor no es un diccionario ambulante. No sé cuántas veces he oído decir:

- "¿Qué significa esta palabra?"

-"No lo sé".

-"¿Pero no estás estudiando traducción?".

Es exasperante. Sin duda las lenguas son un ámbito de predilección pero, a pesar de esto, puede que encontremos una palabra que no conocemos y que, entonces, busquemos su significado, su definición, el contexto en el que se utiliza e intentemos traducirla. Principalmente, tratamos de encontrar la traducción más válida. A primera vista, algunas palabras pueden parecer simples de traducir pero a menudo, por el contrario, requieren una traducción diferente en función del contexto.

Todos conocemos palabras inglesas como care o business y seguramente no tendremos dificultades para traducirlas aisladas de su contexto: "cuidados", "preocupación", "prudencia", "empresa", "asuntos", etc. Una vez incluidas en el contexto, sin embargo, adquieren matices muy diferentes. El término care es muy complejo y lo encontramos en una miríada de expresiones: I care for you, take care, I couldn’t care less, he cares for her, who cares?. En ninguno de estos casos habríamos utilizado la palabra "cuidados" para traducir care. La mismo pasa con business o con frases como mind your own business o también the dog did his business, que se podría traducir como "el perro ha hecho sus necesidades".

Todo esto para decirles que aprender el arte de la traducción no equivale en aprender de memoria un diccionario bilingüe en cinco años. Traducir es un arte; el arte de encontrar la palabra exacta. La traducción es una reflexión y es por eso que el traductor "humano" no podrá ser jamás sustituido por una máquina. En pocas palabras, Google Translate no es y no será el futuro de la traducción. Para entenderlo, basta observar estas imágenes.