¿Una única Europa y 28 políticas fiscales?

Artículo publicado el 11 de Febrero de 2015
Artículo publicado el 11 de Febrero de 2015

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Conferencia y debate con Olivier Lefebvre, Michaël Schmitt y Pierre Henri Thomas. Un evento organizado por los estudiantes del Máster Ejecutivo en Comunicación y Política Europea (CPE) el 12/02 en el Auditorio Léon Velge a las 19 h

La armonización fiscal, tema central del debate sobre el futuro de Europa

¿Puede la Unión Europea tener una segunda oportunidad, después del escándalo del caso Luxleaks y de la aplastante victoria del partido griego Syriza, para declarar la guerra a sus instituciones? ¿Es la armonización fiscal, tema a primera vista técnico y poco atractivo, la vía que podría devolver a Europa su segunda juventud? Estas son algunas de las preguntas que proponen los estudiantes del Máster Ejecutivo en Comunicación y Política Europea del Institut des Hautes Études des Communications Sociales (IHECS) de Bruselas que, con motivo de los diez años de su programa de estudios, organizan una conferencia-debate sobre la política fiscal europea y la eventual necesidad de una armonización fiscal. El evento tendrá lugar el 12 de febrero a las 19 h en el Auditorio Léon Velge (Rue de l’Etuve, n°58-60). Tres ponentes participarán en el debate y tratarán de responder a vuestras preguntas: Olivier Lefebvre, presidente honorario de la Bolsa de Bruselas; Michael Schmitt, consejero para Asuntos Económicos y Monetarios del Grupo de los Verdes del Parlamento Europeo; y Pierre Henri Thomas, periodista de Trends-Tendances especialista en temas fiscales.

Desde la creación de la moneda única, proceso que nació cojo, el tema de la armonización fiscal planea sobre Europa. Pero son las revelaciones del caso Luxleaks, a finales de 2014, las que han impulsado de nuevo el debate. Es verdad que esas prácticas de optimización fiscal son financieramente legales, pero moralmente discutibles en un momento en el que los países europeos -unos más que otros- se aprietan el cinturón con el pretexto de la austeridad. Esto abre de nuevo el camino para un debate que, según varios economistas, debería haberse tenido en cuenta en el momento mismo de la creación del euro. Pierre Moscovici, nuevo comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, ha declarado desear utilizar «una oportunidad y una responsabilidad política para trabajar sin descanso desde ahora en materia de armonización fiscal». 

¿Un proyecto utópico? 

Sin embargo, ¿podemos confiar realmente en la capacidad de esta nueva Comisión para acabar con esas prácticas en el caso de multinacionales tales como Apple, Amazon, Pepsi, Heinz o Ikea, a pesar de saber que las decisiones en materia de política fiscal se votan por unanimidad en el Consejo de Ministros? ¿Podemos imaginar de una manera objetiva que los Estados más laxistas en este aspecto, como Luxemburgo o Irlanda, renunciarían a los millones de euros generados por estas prácticas por el bien comunitario? Estas cuestiones actualmente cruciales forman parte de un debate más amplio en el que la UE está más enfrentada que nunca: hace falta ¿más o menos integración? Bastaría con un poco menos de hipocresía por parte de los responsables y un poco más de voluntad política para acometer la etapa siguiente, la de la unión bancaria, que acabaría con muchas preocupaciones.

La conferencia-debate del 12 de febrero intentará responder a estas cuestiones esenciales. No es preciso ser experto en economía o temas fiscales para asistir a este debate que nos concierne a todos como ciudadanos europeos que somos.