Una visión poliédrica mediterránea

Artículo publicado el 6 de Febrero de 2011
Artículo publicado el 6 de Febrero de 2011
Mediterráneo, Akdeniz, Mesdhetar, Μεσόγειος. Todas estas formas de llamar al Mare Nostrum se convertirán dentro de, aproximadamente año y medio, en una experiencia inolvidable para Mercedes Vallejo y Luis García, protagonistas e impulsores del proyecto Tandem Nostrum, cuyo objetivo principal es el de unir las orillas de estas aguas en bicicleta.
Todo un ejemplo de superación y solidaridad que saldrá de Sevilla el próximo sábado 12 de febrero.

“Siempre hemos tenido una visión ‘mediterránea’ de nuestro ser”. Con estas palabras, Mercedes Vallejo explica el porqué de un periplo que le llevará a ella y su compañero a 22 países, un recorrido de 20.000 kilómetros en aras de un mejor entendimiento entre los pueblos que forman este mar. Con 10 euros diarios de gasto medio, y 65 kilos de equipaje, http://tandem-nostrum.org/ pretende recoger las necesidades que detecte en el camino y ofrecer rutas alternativas a las convencionales para llegar por otras vías secundarias a lugares remotos compartiéndolos con todos en GoogleMaps.

bici.jpgEl tándem lleva impresos los nombres de las ciudades por las que irán pasando

Ocho meses de gestación

Aficionados desde siempre al Cicloturismo, Mercedes y Luis, médico y arquitecto de 30 años respectivamente, decidieron formalizar su sueño hace ocho meses. “Hay aún cabos sueltos que se irán solucionando sobre la marcha (nunca mejor dicho) pero: ahora o nunca”. Tras una ardua aventura en busca de patrocinadores y subvenciones, la mayoría de éstas, aclara Mercedes, “las hemos conseguido en especies”. Por ejemplo, Inturjoven, la red de albergues juveniles de Andalucía les garantiza alojamiento gratuito en todas sus etapas de la Comunidad Autónoma, La Real Federación Española de Ciclismo les paga el seguro de viaje en todo el territorio europeo y varias marcas de ciclismo profesional les han dejado a precio de coste herramientas imprescindibles para este tour.

globo2.jpg La concesión de los visados también se irá haciendo on the way, ya que el plazo de expiración de los mismos es de 3 meses. Lo único que preocupa ahora mismo a Mercedes y Luis son las revueltas del norte de África y Oriente Próximo pero se muestran contundentes al afirmar que si se les impide el paso por manifestaciones sociales “será genial, significa que la ciudadanía está viva”.

Apelación a la hospitalidad

A pesar de que nada está completamente cerrado ni apalabrado, estos valientes sevillanos confían en la solidaridad existente en el Mediterráneo, y es precisamente lo que pretenden testimoniar con este largo viaje. Ya han contactado con asociaciones de ciclistas de varios países y, de momento, Italia, Grecia y Turquía han dicho sí a su alojamiento y recibimiento gratuito. Muchos de ellos pertenecen a la red www.warmshowers.org , una especie de club de la hospitalidad exclusivo para ciclistas.

Warmshower (ducha caliente) es una de las tantas iniciativas que, como www.hospitalityclub.com se encuentran ajenas a los circuitos turísticos. Desde el año 2000 casi 300.000 personas encuentran casa en las ciudades que visitan. Su lema es ¡acercar a la gente! y en España tiene 18.000 asociados.

Hijos del carril bici

camiseta.jpg La primera etapa será el sábado 12 de febrero y les llevará hasta Jerez de la Frontera (Cádiz), unos 100 km que harán acompañados de medio centenar de amigos. Si todo sale bien no volverán a Sevilla hasta agosto de 2012. "Somos hijos del carril bici de Sevilla - comenta Mercedes -. Salimos y volvemos a Sevilla porque Sevilla se mueve en bici". Creen que la etapa más difícil será la primera ya que supone concienciarse de todo lo que les queda por delante, aunque se irán preparando mentalmente durante el mismo viaje.

Este 5 de febrero ha sido la etapa prólogo de su viaje, un recorrido de tres horas por las calles de la ciudad, seguidos por amigos y familiares, que ha finalizado en la Alameda de Hércules con una fiesta de despedida que han aprovechado para seguir recaudando fondos.

Texto: Clara Fajardo

Fotos: Elena Urbina