Unas elecciones municipales tremendamente europeas

Artículo publicado el 19 de Febrero de 2015
Artículo publicado el 19 de Febrero de 2015

Troika, Eurogrupo, Merkel, Reconocimiento de Deuda, Bruselas, Comisión o Parlamento Europeo son ya conceptos y vocablos que se han incorporado a nuestro discurso cotidiano. Pero lo relevante con respecto a otros años electorales no se encuentra solo en nuestras conversaciones mundanas, sino en nuestras cábalas a la hora de perfilar nuestra intención de voto. 

Autóctonos y comunitarios

Este año 2015 es un periodo en que los comicios municipales mirarán muy de cerca la repercusión de las decisiones tomadas en Bruselas y Estrasburgo en nuestro hoy y en nuestro ahora. La perspectiva puramente local de nuestra realidad no solo debe abandonarse por el vínculo, cada vez más estrecho, que tenemos en todos los campos los países miembros de la Unión Europea, sino porque la gran movilidad de ciudadanos entre países ha pasado las fronteras imaginarias y físicas del viejo continente.

Casi dos millones y medio de EUmovers residen en España, es decir, el 4’5% de la población proviene de alguno de los 28 de la UE, porcentaje que está llamado a votar en las urnas municipales ya que gozan de pleno derecho por ser europeos, cifra nada despreciable para las campañas de los distintos partidos.

Los “guiris” que reservan hoteles en Málaga, Madrid o Alicante comienzan a ser serios residentes y electores, según el Instituto Nacional de Estadística, sus poblaciones foráneas ascienden a 170.000, 350.000 y 280.000 extranjeros respectivamente.

Andalucía

El atractivo turístico de Andalucía explica que, por comunidades, sea la más deseada para visitantes puntuales y de larga estancia. Una larga estancia que, para muchos ciudadanos europeos de origen nórdico, se convierte en hibernación. Debido precisamente a esa visita prolongada, la implicación en la vida social y política de los municipios en los que viven estos conciudadanos es cada año mayor, lo que se traduce en un incremento considerable en el padrón municipal.

Sin embargo, esta incorporación que claramente se puede apreciar en los pueblos de costa andaluza, no se traduce directamente en número de electores. Para optar a ser candidato en unas elecciones o poder ejercer el derecho de voto no basta con estar empadronado en la localidad de residencia, hay que inscribirse en el censo electoral, algo que no se practica por desconocimiento, y quizás dejadez, en la mayoría de consistorios españoles y andaluces.

Con casi 350.000 extranjeros registrados en Andalucía (el 18% de la población total de la comunidad autónoma) solo el 4% se encuentra inscrito en el CERE(Censo Electoral de Residentes Extranjeros). ¿Qué hacer?

Operation Vote

¿Alguna vez has votado en tu país? ¿Cuál es tu conocimiento sobre tus derechos en España? ¿Qué trámites hay que realizar para poder votar?

Éstas son algunas de las preguntas que contesta el proyecto cofinanciado por el Programa Fundamental Rights and Citizenship de la Unión Europea Operation Vote cuyo principal objetivo es sensibilizar a ciudadanos de la Unión Europea empadronados en España sobre su derecho al voto en elecciones locales y europeas.

El programa Operation Vote se ha puesto en marcha simultáneamente en Austria, Italia, Portugal y Suecia. En todos ellos se celebraron elecciones europeas en 2014 y municipales en  los casos de Austria, Italia y Portugal, por lo que su campaña en España se amplió hasta el pasado mes de octubre de cara a los comicios municipales de mayo 2015.

Según técnicos de dicho proyecto, es muy probable que este desfase entre inscripción municipal y censo electoral se deba al desconocimiento del trámite y su complejidad, la falta de voluntad política de muchos dirigentes por incorporar electores extranjeros a su público objetivo y, sobre todo, a la ausencia de información sobre la importancia de la participación en la toma de decisiones de nuestro ambiente inmediato más allá del sol y la playa.