Unidos Podemos: entre la reforma y la revolución

Artículo publicado el 1 de Junio de 2016
Artículo publicado el 1 de Junio de 2016

La coalición de izquierdas 'Unidos Podemos' puede llegar a ser segunda fuerza política en el parlamento español. Se suman el discurso transversal de Podemos y la tradición comunista de Izquierda Unida. 

La lucha de clases junto a la transversalidad del discurso para alcanzar el poder. El Partido Comunista al lado de quienes hacen guiños a la OTAN. Las reformas junto a las revoluciones. Así podríamos resumir la coalición electoral 'Unidos Podemos', nacida el 13 de mayo, que se presentará en las próximas elecciones españolas del 26 de junio encabezadas por Izquierda Unida y Podemos junto a otros pequeños partidos.

Las encuestas apuntan a que la coalición, con sus diferentes fórmulas en varios territorios del país como Galicia, Comunidad Valenciana o Cataluña, pueden llegar a ser la segunda fuerza política tras el Partido Popular y superar a un Partido Socialista (PSOE) que está en declive por toda Europa. Existen algunas diferencias en el seno de la coalición, "algunos somos comunistas", afirmaba hace unos días el economista y líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, a lo que Iñigo Errejón, jefe de campaña y uno de los fundadores de Podemos respondía: "Los comunistas y los socialdemócratas son especies del pasado". Sin embargo, la línea anti-austeridad, como la que plantea el ex-ministro de economía griego Yanis Varoufakis y el retorno de algunos derechos sociales básicos como el acceso a la educación, la vivienda o la sanidad, que se han perdido en los últimos años de Gobierno del Partido Popular (PP), parecen ser los nexos de unión de esta coalición que entusiasma y preocupa, a partes iguales, a partidarios y detractores. 

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau ya recibió con ilusión la confluencia, "va a ser el elemento ilusionador de esta campaña. La ciudadanía lo va a agradecer, es el único elemento ilusionante después de la frustración de todos estos meses de no poder formar Gobierno y de tener un ejecutivo del PP en funciones". Del otro lado del parlamento, Mariano Rajoy ya ha alertado de la posible "deriva radical" que tendría España en caso de que Unidos Podemos ganase las elecciones. 

En un país con una tasa de paro del 21%, con más de 4 millones de personas sin trabajo, con un 22,1% en riesgo de pobreza, una coalición que reúne a comunistas, socialdemócratas, economistas de la ATTAC (Asociación por la Tasación de las Transacciones financieras y por la Acción Ciudadana), profesores universitarios y profesionales de algunos de los sectores más castigados por la crisis, parece que ilusiona al electorado de izquierdas español. Algunas encuestas hablan de que más del 23,2% optaría por esta coalición frente al 20,2% que lo haría por el PSOE o el 29,9% que votaría al PP. Empieza a coger fuerza, en los círculos políticos, la expresión sorpassok, [mezcla de la palabra italiana 'sorpasso' que significa adelantamiento y de Pasok, que es el partido socialdemócrata griego, nota de la editora], en referencia a lo que sucedió entre Syriza y el Partido Socialista en Grecia, donde la coalición de Alexis Tsipras consiguió adelantar a los socialistas como primera fuerza de izquierdas en el país heleno. Unidos Podemos es la fuerza política que más crece en las encuestas españolas, que a diferencia de lo que ocurre en gran parte de Europa, no está viendo como los partidos de ultra-derecha capitalizan el descontento social de la crisis.

Con un programa de mínimos que recoge 50 puntos "para gobernar España juntos", Unidos Podemos establece una hoja de ruta de carácter socialdemócrata, como la negociación de la deuda o el restablecimiento del Estado del Bienestar, lo cual ha recibido algunas críticas del lado más radical de Izquierda Unida. No obstante, pretende ser el punto de inicio con el que contentar a dos partidos de tradiciones distintas. Por un lado, los de Izquierda Unida, orgullosos de su pasado, -este año la formación cumple 30 años-, marcada por el control e influencia que ha tenido siempre el Partido Comunista, el republicanismo, el anticapitalismo y una clara posición anti OTAN. Por otro lado, el discurso transversal de la formación morada, "los de arriba, frente a los de abajo", aspecto que se han empeñado siempre en remarcar los de Pablo Iglesias, para esquivar etiquetas que les impidan llegar a un mayor número de personas. En las pasadas elecciones de diciembre, Podemos obtuvo más de 5 millones de votos e Izquierda Unida rozó el millón. Ambas formaciones esperan que esta coalición multiplique sus posibilidades para ser la alternativa a las políticas del PP.