Unión Europea: ¿Con o sin usted?

Artículo publicado el 24 de Octubre de 2016
Artículo publicado el 24 de Octubre de 2016

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Reino Unido tuvo once referéndums desde 1975 a la fecha. La mayoría sobre la descentralización, la soberanía y una mayor independencia para el país. El 23 de junio no sólo los británicos, sino también todos los europeos, seguirán los resultados de un plebiscito que decidirá el futuro de Gran Bretaña. ¿Pero qué tan complejo es este debate es? ¿Qué tan informados están los ciudadanos británicos?

Gran Bretaña siempre ha sido un miembro reacio dentro de la Unión Europea (UE). De hecho, la interrogante de Gran Bretaña sobre quedarse en la UE se remonta a la época de ingreso del Reino Unido (UK) en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE), en 1973. Edward Heath fue el responsable de dicho movimiento audaz. Sin embargo, su oponente laborista Harold Wilson estuvo desde el principio en desacuerdo con los términos de la entrada del Reino Unido a la Unión y, por tanto, después de ganar las elecciones en 1974, llamó a un referéndum para renegociar la posición del Reino Unido en la CEE. El referéndum se llevó a cabo en junio de 1975.

Participación ciudadana

El jueves 26 de mayo la BBC transmitió el programa “Question Time" en Ipswich, moderado por David Dimbleby. El debate fue intenso y los británicos - incluyendo descendientes de inmigrantes - tuvieron la oportunidad de exponer sus preguntas, dudas y miedos.

El debate - uno de los muchos - incluyó la participación de personalidades como el diputado conservador David Davis, el ex líder laborista Ed Miliband, la ex líder verde Caroline Lucas y el ex asesor de David Cameron, Steve Hilton.

Lucas señaló que el Reino Unido necesitaba más a la Unión Europea que lo que la Unión necesitaba al Reino Unido. En cuanto a Davis, consideró que esta campaña era el resultado de una batalla entre la clase dirigente y el pueblo, y pidió por la votación del Brexit con un modelo económico como en Canadá, un país que tiene acuerdos de libre comercio y controles fronterizos. Ed Miliband, hijo de padre belga y madre polaca, argumentó para que Gran Bretaña permanezca en la UE, centrándose en la cooperación en materia de seguridad, combate al terrorismo y cambio climático, entre otras. De hecho, el actual líder laborista Jeremy Corbyn está a punto de hacer un llamado en conjunto con Ed Miliband para alertar sobre el cambio climático.

En general, el pueblo británico está confundido y preocupado. Encuestas, cifras y gráficos inundan la web y desconciertan. Los argumentos para salir o permanecer son muy teóricos y el futuro – dentro o fuera – no es claro. Los argumentos más fuertes se centran en la inmigración, la seguridad y el terrorismo y, por supuesto, el apuntalamiento del país, la economía y la estabilidad financiera.

Los argumentos para abandonar la UE culpan al flujo de inmigrantes en el Reino Unido, acusándolos de "robar" puestos de trabajo, aumentar la inseguridad y cambiar la identidad del país. También sienten que el Reino Unido ha perdido su poder de negociación e influencia como actor internacional dentro de la UE, y consideran que serían más fuertes fuera de la Unión – sin dejar la Commonwealth – y con más poder para decidir su futuro.

Por otra parte, siguen habiendo argumentos centrados en la estabilidad económica y el proceso simbiótico existente entre la UE y el Reino Unido cuando se trata de comercio e inversión. Los defensores de permanecer en la UE también acusan a los defensores del Brexit de que están equivocados, remarcando la contribución neta que los inmigrantes (de la UE y fuera) traen al país. De hecho, varios estudios sobre los efectos fiscales de la inmigración en el Reino Unido consideran que los inmigrantes hacen una contribución positiva, incluso durante los períodos en que Gran Bretaña estaba atravesando déficits presupuestarios.

Juego de Poder

Nos encontramos ante un debate muy complejo y aunque algunos podrían usar el Brexit para poner por delante sus agendas políticas - si irse o permanecer -, esto no es (o no debería ser) una batalla política. David Cameron se comprometió a realizar un referéndum sobre la permanencia del Reino Unido en la UE en 2014, reclamando una renegociación firme del sistema de seguridad social en el Reino Unido, y considerando una posibilidad real de que se saliera de la UE en el caso de que no se cumplieran sus requisitos.

En febrero de 2016, tras conversaciones y reuniones en Bruselas, Cameron logró llegar a un acuerdo con la UE en el que se le concedía al Reino Unido  un "estatus especial" con respecto a los beneficios migratorios. A partir de ese momento, Cameron anunció que haría una campaña de "corazón y alma" para permanecer en la Unión. Dicho tratamiento especial concedido al Reino Unido tuvo su dosis de polémica, ya que aumentaron las posibilidades para que otros Estados miembros pidieran diferentes tipos de condiciones.

A principios de febrero de 2016, el ex alcalde de Londres, Boris Johnson, sorprendió a David Cameron al comunicar su compromiso con la campaña para el Brexit. Este anuncio también causó polémica, ya que algunas voces acusaron a Johnson de haberse dejado llevar por las futuras elecciones generales. Recientemente, durante su campaña, acusó a la UE de tratar de crear un "Estados Unidos de Europa". En cuanto a Nigel Farage, líder de UKIP, afirmó que los conservadores podrían arriesgarse a perder una considerable cantidad de miembros si el pueblo británico decidiera permanecer en la UE.

Escocia

También se originaron preocupaciones en Escocia. El resultado de los votos del pueblo escocés podría provocar que se instale un nuevo referéndum para decidir la independencia de Escocia en el Reino Unido, dijo Alex Salmond, ex líder del Partido Nacional Escocés. En septiembre de 2014 Escocia votó en un referéndum para determinar su permanencia, que superó (55,30%) al deseo de independencia (44,70%).

El exterior

Donald Trump, el controversial candidato a la Casa Blanca, ha expresado públicamente que EEUU no tratará de forma diferente al Reino Unido si el pueblo británico vota la salida. Como respuesta, el primer ministro David Cameron, que supuestamente describió a Trump como "estúpido, divisivo y equivocado", declaró durante la reciente reunión del G7 su creencia en la "relación especial" con EEUU, independientemente del presidente electo.

El actual presidente de EEUU, Barack Obama, y el Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, son algunas de las figuras influyentes que compartieron públicamente su apoyo a la permanencia británica en la UE. Las conclusiones tras la reunión de los líderes mundiales del G7 se inclinan a que el Brexit representaría un peligro para el crecimiento global. Por otra parte, la prensa europea también parece estar empujando para que el Reino Unido permanezca en la Unión.