Uniones civiles: ¿Por qué lo pone Italia tan difícil?

Artículo publicado el 23 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 23 de Febrero de 2016

[OPINIÓN] El proyecto de ley Cirinnà sobre las uniones civiles podría cambiar la vida de numerosas parejas homosexuales al abordar por fin el asunto desde un punto legal y formal en Italia. Pero ¿por qué la discusión final en el Senado está tardando tanto? Explicación de un síndrome político italiano.

Digamoslo así. En Italia, por fin se respiran aires de cambio que podrían poner las cosas mucho más fáciles a los homosexuales. El progreso social ha avanzado lo suficiente como para que nos demos cuenta de que las preferencias sexuales son precisamente eso, "preferencias", y no una cuestión discriminatoria.

Dicho esto, puede que la realidad no sea tan simple: Este razonamiento optimista pronto podría ser deconstruido, si tenemos en cuenta la controversia sobre la famosa teoría de género o las manifestaciones por la "familia natural".

Pero dejemos todo eso a un lado. Examinemos la cuestión con optimismo, y sonriamos a un futuro brillante que parece prometer grandes cosas en el terreno de los Derechos Civiles. Con el proyecto de ley Cirinnà, el debate sobre el reconocimiento de las parejas del mismo sexo ha entrado finalmente en la cámara del Parlamento italiano. Las bases del proyecto van por el buen camino y parece que el gobierno de Matteo Renzi realmente pretende aprobar el texto. Así que todo va bien, ¿verdad? Pues no realmente.

La discusión en el Parlamento

El hecho de que la derecha y la izquierda italiana tengan opiniones opuestas con respecto a los derechos que se deben garantizar a las parejas del mismo sexo no es nuevo. Pero si no hubiera más que un simple debate entre la mayoría y la opisición, aquello no se convertiría en un drama, ese es el juego democrático. La cosa es que por desgracia no sucede así. Y esto se debe a muchas razones.

Por una parte tenemos al partido Nuovo Centro Destra (NCD - Nuevo centro-derecha, ed.), que aunque tiene pocos miembros, forma parte de la coalición que apoya a Renzi, y su líder, Angelino Alfano, es ministro del Interior. Este pequeño partido centrista y católico está planteando muchos problemas al Presidente del Consejo italiano. El NCD está a favor del reconocimiento de las parejas homosexuales, pero está en contra de la stepchild adoption (que permitiría adoptar al hijo natural de su pareja, ed.). Y son muchos los que considerarían la ley como una sopa tibia y sin sabor si el gobierno renunciara a esta disposición.

El segundo motivo es la conocida como "mayoría variable", que en ocasiones comparte el Partido Demócrata (PD) en el poder con el Movimiento 5 estrellas (M5), que ha demostrado ser poco fiable. Dicho esto, el M5S es un grupo que no debe pasarse por alto. Con más del 10% de los escaños en el Senado, el partido se ha mostrado favorable a la aprobación de esta ley, hasta el punto de llegar a amenazar a Matteo Renzi con no votar el texto si se ha cambiado una sola coma. Entonces, ¿la ley ha sido aprobada? No tan rápido.

Ha surgido un nuevo problema: El total apoyo a la ley Cirinnà por parte del M5S se ha visto debilitado por un artículo en el blog de su fundadorBeppe Grillo, en el que apelaba a los senadores a usar su libertad de conciencia. Básicamente, es una invitación a decir: "Haz lo que consideres oportuno, somos neutrales", que en este caso debe interpretarse bajo el punto de vista de la gran mayoría de los votantes de M5s, orientados a la derecha política y que no están de acuerdo con la posición del grupo sobre este tema. Y mientras Beppe Grillo intenta mantener el tipo, Matteo Renzi ya no puede contar con el pleno apoyo del M5S.

El tercer punto se refiere a las divisiones dentro del propio Partido Demócrata. El PD se divide en tres grandes grupos: Los diputados favorables a la ley, los católicos (parcialmente o totalmente en contra) y el ala más a la izquierda, que que aún conserva algunas dudas. Esto es cualquier cosa menos una situación ideal para votar un texto tan delicado.

El cuarto y último punto a tener en cuenta: El "santo" obstruccionismo de Prima Repubblica (la expresión "Primera República" se refiere al sistema político de la primera República Italiana durante el cual el país experimentó un cierto inmovilismo político, debido a la imposibilidad de que las partes se pusieran de acuerdo sobre las diversas cuestiones políticas, ed.), al cual recurre la oposición parlamentaria. Por ello, ahora los partidos pueden proponer las modificaciones que deseen. Así, de las casi 6.000 modificaciones que se introdujeron al proyecto de ley de unión civil, unas 5.000 llevaban la firma del partido de la Liga Norte.

El "supercanguro" y la stepchild adoption

Todo parece ir mal. Tanto es así que se ha llegado a un "pacto entre caballeros" entre la Liga del Norte, Forza Italia (el partido de Silvio Berlusconi, ed.) y el Partido Demócrata que elimina de la ecuación el 90% de las enmiendas propuestas, aunque unas 500 todavía tienen que ser votadas. Sin embargo, el pasado 17 de febrero, el Partido Demócrata quiso votar la aprobación de una enmienda conocida como "supercanguro", una táctica parlamentaria que habría permitido "saltar" el estudio de las enmiendas y así eludir el obstruccionismo. Esta propuesta fue rechazada por el M5S, que afirmó que quería proceder de forma "democrática", por lo que solicitan una votación de las enmiendas una por una, para tratar de seguir poniendo trabas al gobierno.

Para evitar el mal mayor, el Partido Demócrata se ha visto obligado a aplazar la votación del Senado a mañana, miércoles 24 de febrero, pues no contaba con el número de senadores necesarios para votar el proyecto de ley Cirinnà con tranquilidad. El Primer Ministro Matteo Renzi ha declarado que pretende usar el voto de confianza sólo cuando haya recibido el apoyo de otras fuerzas de la coalición o de la mayoría "variable" en el Senado. Un seguro que evidentemente tarda en llegar y que –como se pudo ver el domingo pasado en la reunión del Partido Demócrata– empuja a los demócratas a aprobar un texto, de acuerdo con el NCD, que rechaza la stepchild adoption.

¿Habéis prestado atención? Hasta ahora hemos hablado de los juegos de poder, negociaciones, documentos de posición... Eso es todo. Aquí, la política favorece la forma en que el texto podría ser moderado sobre la verdadera naturaleza de los motivos que hay detrás de cada decisión. Tal es la situación actual en el Senado, completamente alejada de la realidad y muy cerca de este egocentrismo institucional. Así es como una cuestión fundamental para el futuro de la sociedad italiana ha sido utilizada con fines políticos. Bravo. Aplausos. Telón. Hasta la próxima.