Uno de cada dos electores no sabe si votará en las elecciones europeas

Artículo publicado el 3 de Junio de 2009
Artículo publicado el 3 de Junio de 2009
Sólo el 30% de los encuestados europeos tiene por seguro ir a votar del 4 al 7 de junio de 2009. El 12 de diciembre se ha anunciado de forma oficial la fecha electoral. Solo quedan 6 meses para que Europa recupere la pasión por la política o la pierda por completo

El 71% de los checos pasa olímpicamente de las elecciones europeas

Portugal está a la cola en intención de votar el junio de 2009: solo el 14% de sus ciudadanos afirma querer participar con su voto en la cita electoral. En el polo opuesto se encuentra Luxemburgo, en donde el 68% de sus habitantes quiere ir a votar. Son los datos estadísticos más recientes de la Unión Europea, difundidos en otoño de 2008, y que además resaltan a República Checa como uno de los países en donde las elecciones suscitan menor interés, con un 71% de la población que literalmente pasa de este tema. El clima de crispación que su Presidente conservador Václav Klaus impone en el país con sus declaraciones antieuropeas puede que influyFoto de la Comisión Europeaan en el desánimo de sus compatriotas. El mes pasado declaró considerarse un “disidente de la Unión Europea” y ha puesto más de una vez en aprietos al gobierno del primer ministro democristiano Topolanek, al proponer, por ejemplo, que la bandera de la Unión Europea no figure en los actos, logotipos y documentos de la presidencia semestral de la UE que ostentará República Checa a partir de enero de 2009.

el 68% de quienes afirman no ir a votar se escuda en que su voto no cambiará nada

Los expertos Stefano Bartolini y Mark Franklin, del European University Institute, consideran que hay otras razones que explican el desinterés de los europeos en las elecciones. “No son elecciones que distribuyen poder político o de las que dependa el poder gubernamental”, explican, profundizando en el sentimiento ciudadano de no influir con su voto europeo. “Por eso, en estas elecciones tienen tanto éxito los partidos extremistas o extravagantes, porque el votante europeo tiene la impresión de estar apoyando a un partido que sí logrará influir en el día a día de Europa. Incluso aunque este partido no sea su favorito”, añade Franklin. Una visión corroborada por el dato de que el 68% de quienes afirman no ir a votar se escuda en que “su voto no cambiará nada”.

Hace falta más unidad en cada partido europeo

Por primera vez en la historia de la UE los partidos europeos tienen un presupuesto para hacer campaña electoral

Andrew Duff, eurodiputado liberal encargado de elaborar un borrador de legislación para reformar el sistema electoral, apunta hacia el hecho de que las elecciones se desarrollen durante 4 días como uno de los motivos principales de la desafección ciudadana, “pues los medios de comunicación no pueden realizar una cobertura rentable durante 4 días acerca de una elección y por lo tanto no hacen esfuerzos”. Franklin y Bartolini prefieren denunciar la ausencia de contenido europeo en las elecciones europeas: “Como en el seno de cada partido europeo hay tanta división de opiniones en cuanto a los temas europeos, los debates no se trasladan a la opinión pública y no se habla de nada”. De ahí que los referendos tengan tanto éxito, aclara: “Son buques cargados de responsabilidad política sobre cuestiones muy claras que no producen división en el interior de cada partido y por ello sí se lanzan al ruedo del debate”. ¿La nota positiva? Que este año, por primera vez en la historia de la UE los partidos europeos tienen un presupuesto para hacer campaña electoral y tendrán que emplearse duro para trasladar su coherencia a los ciudadanos.