"Vampiro": Una visión fotográfica del toreo

Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2007
Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2007
La fiesta de los toros provoca múltiples sensaciones en el observador, sobre todo si es tu primera vez en el callejón como me ocurrió con esta imagen. Estas sensaciones, además, van cambiando al mismo ritmo que marca tu corazón. Sientes de todo menos indiferencia.
Tengo amigos en todos los bandos y dudo que (después de años de debate) yo pueda aportar alguna cosa definitiva sobre este tema, el del sacrificio del toro sobre la arena de una plaza. Así me ahorro varios párrafos con mi opinión. La foto la bautizo como "Vampiro". Sabrá Dios por qué tenemos los fotógrafos necesidad de bautizar nuestras miradas favoritas con un nombre propio, como si tuviéramos miedo de que no fueran lo suficientemente sugerentes por sí mismas. Imágenes grabadas a fuego en nuestras mentes infantiles por películas de terror a base de colmillos y murciélagos. El olor de la sangre, imposible de sugerir (o a lo mejor no) con el lenguaje visual. El torero-vampiro como necesidad de víctima y de sangre. Todo muy sugerente. El final de la peli ya lo sabemos. Fotografía y comentario de

Julio González