Ve donde te lleve la intención de voto: los erasmus italianos no pueden votar

Artículo publicado el 25 de Enero de 2013
Artículo publicado el 25 de Enero de 2013
El 21 de diciembre de 2012, la profecía de los mayas pronosticaba que no veríamos el amanecer del día siguiente y, contra toda previsión, llegó el 22 de diciembre. Justo aquel día, el presidente de la República convocó oficialmente las elecciones que se celebrarán en Italia entre el 24 y el 25 de febrero de 2013.
En cualquier caso, otra amenaza apocalíptica ha desencadenado la furia de los estudiantes indignados y emigrados “a corto plazo”: la imposibilidad de participar en el voto y la negación de un derecho ciudadano fundamental.

El texto del decreto incriminado define la modalidad de voto para los ciudadanos italianos que se encuentran en territorio extranjero y específicamente para los residentes inscritos en el AIRE (donde se recogen los datos de los italianos residentes fuera del país por un periodo superior a 12 meses) y aquellos que se encuentran temporalmente en el extranjero “por motivos de servicio o misiones internacionales” (como los pertenecientes a las fuerzas armadas, funcionarios públicos, profesores e investigadores universitarios). El resto de ciudadanos residentes fuera del país “podrá votar exclusivamente personándose en Italia en las secciones establecidas por sus municipios para las listas de votantes”.

Un derecho negado

¿Quiénes son los ciudadanos italianos obstaculizados en el ejercicio de su derecho-deber de voto? Son los estudiantes y trabajadores que están fuera de su localidad y los estudiantes que se encuentran en otros países como los erasmus. Un número importante de italianos, bastante importante, no tendrá la posibilidad de volver a Italia o dirigirse a una sede en el exterior para votar. Basta pensar que solo una de estas categorías —la de los erasmus— comprende al menos 25.000 personas.

Estudiantes erasmus italianos protestando.

Muchas han sido las peticiones para intentar cambiar la situación a tiempo para la inminente vuelta electoral, como la de la europarlamentaria Silvia Costa, para un registro de inscripción especial para los estudiantes erasmus dentro de los consulados italianos o un reembolso para los gastos de viaje de vuelta a Italia. Por otra parte, los estudiantes han unidos sus voces, sobre todo gracias a las redes sociales, centrando la atención de los medios de comunicación en su petición directa a la ministra Cancellieri.

Lee nuestro dosier 25 años de Erasmus: así se hace Europa.

Pero ¿por qué esta polémica? El problema no es nuevo. Otros ciudadanos y estudiantes que están fuera de sus municipios o en el extranjero, en el pasado, se han visto obligados a elegir entre afrontar los gastos del viaje y volver a su casa para votar o incrementar el porcentaje de abstenciones. Entonces, ¿por qué en estos días la atención mediática es tan alta?

Se lo hemos preguntado a algunos estudiantes: Alessandra P., de 21 años, originaria de Bari pero estudiando en Trento y actualmente de Erasmus en Gran Bretaña, está entre los que han decidido movilizarse vía internet para expresar su indignación, creando una de las páginas de Facebook más activas y seguidas en estos días: Studenti italiani che non potranno votare alle prossime elezioni (en castellano, Estudiantes italianos que no podrán votar en las próximas elecciones). “Creo que se le ha dado más eco al problema ahora, por medio de nuestra gran movilización”. Según Alessandra, los medios sociales han sido esenciales para “reunir a todos aquellos deseosos de votar e imposibilitados a hacerlo”.

Para Andrea M., napolitano de 24 años, estudiante de Ingeniería y de Erasmus en París, “es una cuestión de principios: garantizar el voto a todos aquellos que tienen la ciudadanía italiana que están por el mundo por motivos como estudios, investigación, trabajo... y que dentro de unos meses volverán a Italia. Los erasmus están en el extranjero participando en un proyecto firmado también por el Gobierno italiano, el mismo que hoy no es capaz de garantizar el voto”.

¿Una derrota o el primer paso para un cambio?

Esto es lo que vale el voto de los erasmus italianos.Y aún a pesar de las protestas y la indignación, el Consejo de Ministros ha declarado que, al menos para esta vuelta electoral, los estudiantes en el extranjero incluidos en el programa Erasmus —al menos 25.000— no podrán votar debido a “dificultades insuperables: principalmente es una cuestión de tiempo y sentido práctico y, sobre todo, de constitucionalidad al seleccionar únicamente a los estudiantes Erasmus, excluyendo a todos los demás que se encuentran en el extranjero por razones de estudio, pero sin beca Erasmus, como nueva categoría de electores temporales”. Una derrota, al fin y al cabo.

Pero no para Alessandra: “Personalmente no veo el no del Consejo de Ministros como una derrota; es más, es solo el primer paso de una batalla que nos obliga a no contentarnos con un cambio temporal de última hora, sino a pedir a nuestro país un paso más hacia una dimensión más democrática y europea”. Palabras que reflejan la naturaleza de los jóvenes italianos, a menudo culpados por su desafección política, por ser niños inmaduros o cerebros en fuga que abandonan el Bel Paese a su propio destino. Tal reivindicación sugiere una imagen bien distinta: muchachos emprendedores en el uso de nuevas herramientas de comunicación y con muchas ganas de ir más allá de sus propios límites, sin considerarse excluidos de la vida política de su país. “Hemos demostrado que Italia tiene una cantera de jóvenes deseosos de cambiar las cosas y que juntos podemos conseguir un gran impacto”.

En Italia, donde la política se convierte, a menudo, en motivo de burla o desconfianza, en un clima electoral cuyas palabras clave han sido rottamazione (desguace) y rivoluzione (revolución) y donde los absentistas son “el primer partido de Italia”, la indignación no debe ser buscada en el mero acto físico de obstaculizar a un ciudadano en la expresión de su preferencia en las urnas. Lo que ha indignado a estos jóvenes son las promesas de la generación política y una llamada al cambio que no encuentra jamás respuesta en el inmobilismo de la realidad italiana. ¿Volveran los estudiantes erasmus a Italia para votar? “Desgraciadamente están los gastos de viaje y las clases a las que asistir, estas son las verdaderas dificultades insuperables”.

Fotos: portada y texto, © página en Facebook de Studenti italiani che non potranno votare alle prossime elezioni.