¿Vemos una porno en mi smartphone?

Artículo publicado el 31 de Mayo de 2012
Artículo publicado el 31 de Mayo de 2012

L'unico Belsito è Youporn (“El único Belsito (buena web) es Youporn)”. Esto es lo que aparecía escrito en la pancarta que sobresalía entre las cabezas de los militantes de la Lega Nord durante la llamada “noche de las escobas “del pasado 10 de abril en Bérgamo. ¿Un simple juego de palabras con el nombre del tesorero acusado de haber robado o un duro (eso sí) síntoma de que la clase política, que ha hecho siempre de la virilidad y del “celodurismo” una elección identitaria, que se ha resignado al “autoerotismo”?

¿Os imagináis a William Wallace, el héroe de Brave Heart y orgulloso depositario de la cultura celta, juguetear con su herramienta delante de Xvideos o Youporn? ¿Por qué no también él? De hecho, según las estimaciones y a pesar de toda hipocresía, son éstas las páginas más visitadas en el mundo, por delante de ellas solo Google y Facebook ( entre otras cosas, quizás, muchos escriben en Google 'tits' o en Facebook buscan las fotos calientes de las amigas). Pensad que Xvideos, la primera web porno del mundo con sus 4,4 millones de accesos mensuales, es visitada 10 veces más que el New York Times y 3 veces más que la CNN. Es humillantes también el tiempo de permanencia medio en las web con luces rojas: cerca de 15 minutos diarios (frente los habituales 4,8 minutos en las tradicionales páginas de información). En fin, el tiempo necesario...

No se vuelve uno ciego, sino impotente

Gratuidad y facilidad de acceso o las principales características del éxito del porno 2,0 – respecto al porno tradicional: demasiado caro y demasiado poco rentable – son, sin embargo, también causas de inquietantes consecuencias. La primera de todas, la drástica bajada de la edad media de los visitantes. Ya son cerca de 4 de cada 5 los chicos (y las chicas) en torno a los 16 años los que ven regularmente películas porno en internet. Y no es tranquilizador. ¿Por qué? Según el estudio dirigido por el profesor Carlo Foresta de la Universidad de Padua, “una exposición continuada al porno – sobre todo en edades tempranas – daría lugar a la pérdida de la realidad sensorial (además del sentimiento de afectividad) y conduciría después al riesgo de eyaculación precoz y a la impotencia”.

In quanti di voi hanno notato gli orecchini colorati della ragazza? 

El daño, explica el experto, “es físico, no psicológico: el bombardeo erótico, de hecho, estimula continuamente un neurotransmisor que activa el placer sexual del cuerpo, la dopamina. La consecuencia es que el cuerpo no consigue responder a su producción y encontrar el placer se vuelve difícil si no imposible”. Si habéis visto Shame, la última película de Steve McQueen, recordaréis que el protagonista (que sufre de adicción al sexo) no es capaz de hacer el amor con una pareja “normal” (es decir, con alguien que no sea una prostituta o una actriz porno).

También para Android

per fortuna che ci pensa la nuova tecnologia Android, a risolvere certi inconvenienti..Aquellos que harían sexo en todas partes. Incluso con Android si, como nos contaba Rocco Siffredi en cafebabel.com, en la pornografía “ las imágenes se vuelven cada vez más extremas y el sexo se vuelve cada vez más competitivo”, no es difícil imaginar cómo puede convertirse cada vez más difícil enfrentarse con el verdadero sexo, visto que el umbral del placer se radicaliza cada vez más. ¿Cómo puede sorprendernos entonces el hecho de que también las mujeres, cada vez más, se aficionen al porno? Según Google Analytics, en la media de visitantes de páginas pornográficas los hombres representan un 68% y las mujeres el 32%, en un lento pero constante crecimiento respecto a 2008. Bueno, no se puede decir que lo hagan para masturbarse, o para sustituir el verdadero sexo que ya no existe. Estamos de acuerdo, “en los hombres la estimulación visual actúa más fácilmente, con respecto a las mujeres, que, por el contrario, tienen la necesidad de más elementos contextuales”; pero es en cualquier caso verdad que también a las mujeres les gusta masturbarse (7 de cada 10 han admitido hacerlo regularmente, incluso viviendo en pareja) y les gusta hacerlo ante una película porno. ¿Siempre lo han hecho, solo que antes no lo decían? Ok. Pero, en cualquier caso, pongamos atención: ya hace un año, un cliente de cada tres que se dirigía al Quit Porn Addiction (el centro de asesoramiento sobre porno más grande de Inglaterra) era mujer. Según BusinessWeek, otro importante elemento debido a la expansión del sector del porno 2.0 es la difusión de los Smartphone, tablets y la banda ancha. En fin, la portabilidad.

Las imágenes, en este caso las imágenes pornográficas y, además, cada vez más extremas, hoy nos siguen por todos lados. Queriendo podríamos beneficiarnos de ellas en cualquier momento del día. Y los efectos podrían no ser secundarios. ¿No es impactante, por ejemplo, que el 19% de los usuarios en posesión de un smartphne encuentren el sexo en Android (no me preguntáis cómo se hace) comparable al sexo real? ¿Qué mejor ocasión para hablar del “Delito Perfecto” que aquella que escribía Baudrillard? En un mundo en el que todo debe ser rico en imágenes, en información, en virtualidad, solo hay un único cadáver: la realidad.

Fotos: portada (cc)susan belle/flickr; texto: (cc) zelluloid/flickr. Video: voglioscendere/youtube.