Vesela Kazakova, guapa y con talento

Artículo publicado el 8 de Mayo de 2006
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 8 de Mayo de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

La actriz búlgara Vesela Kazakova va camino del estrellato. A los cuatro años comenzó en el teatro, y a sus 28 años ha participado ya en varias producciones europeas.

En el festival de cine de Moscú, celebrado en 2005, Vesela Kazakova consiguió el premio "Golden St. George" a la mejor actriz. La actriz americana Daryl Hannah la elogió diciendo: “esta chica me ha conmovido hasta hacerme llorar. Es tan maravillosa y emocionante”.

Razones suficientes para esperar con ilusión a que se produzca el encuentro con la actriz búlgara. La Berlinale está en todo su apogeo y a pesar de ello Vesela acude puntual. Luce una ajustada camiseta de color claro y unos vaqueros, mide uno setenta y es muy delgada. Mi mirada se detiene involuntariamente en sus chispeantes ojos oscuros que brillan aún más cuando se ríe. Sin aires de diva, Vesela habla abiertamente, de forma cordial. Su nombre no podría irle mejor: Vesela significa en búlgaro “divertida, feliz”.

La herencia materna

Ayer, Vesela, en el último minuto, se hizo un cambio de imagen para su actuación en Berlín y por la noche realizó una representación en el teatro Hambara de Sofía. "No sé cuándo he dormido bien por última vez", confiesa la actriz. En Bulgaria participa activamente en las obras de teatro alternativas, escribe guiones y compone música para el teatro. Lleva en los escenarios desde los 4 años, cuando con su hermana gemela Bilyana participaba en el grupo de teatro infantil “Cascabel”. El amor por la interpretación lo ha heredado de su madre Snezhina. Vesela ha estudiado en Sofía en la Academia de Actores de Stefan Danailov, actualmente ministro de cultura búlgaro.

Bebé té, y desde hace unos meses ha abandonado sus adorados cigarrillos y el café, tras completar un programa de estudios especiales sobre nutrición. Para el papel de una prostituta de lujo húngara en la película Prima Primavera Vesela tiene que engordar 10 kilos. Hasta ahora ha conseguido subir dos. “En cada papel doy el cien por cien de mi misma. Ahora no tengo más remedio que ponerme morada”, nos cuenta la joven actriz.

Haciendo carrera a través de anuncios

Tras la Berlinale estudiará el papel para esa película en húngaro. Un desafío considerable, ya que el húngaro es un hermoso aunque complicado idioma que ella no domina. En verano, comienza el rodaje y Vesela espera con ilusión su estancia en Hungría y Budapest. Le gustan todos los países europeos, pero encuentra Italia “especialmente guay” por la extraordinaria belleza de sus paisajes y su clásica "dolce vita". "Me parece estupendo que Bulgaria entre en la UE", nos dice.

A Berlín viene Vesela sin camarilla. En Bulgaria no tiene agente, como la mayoría de los actores búlgaros, por razones económicas. Como consecuencia, los protagonistas búlgaros se enteran por casualidad de los próximos castings. "A menudo, a través de una nota informativa pegada a la entrada de la Academia de Actores de Sofía, nos aclara. Eso impide la libre competencia. La falta de una plataforma para el intercambio de información en el sector incrementa las posibilidades del solicitante que tiene buenos contactos y recibe información sobre los castings directamente", nos explica con fastidio Kazakova.

En uno de esos castings, en Sofía, consiguió el papel para la película Otkradnati Otschi (Ojos robados), con el que ha sido premiada con el Golden St. George, imponiéndose a más de 300 candidatas.

La película Ojos robados trata un episodio oscuro de la Historia búlgara. En 1986 se obligó a la minoría turca de Bulgaria a cambiar sus nombres al búlgaro. Ayten, interpretada por Vesela Kazakova, pierde en ello a su hijo, y se enamora del soldado responsable de la muerte de su hijo. Esta coproducción turco-búlgara es una historia de amor inusual y melancólica, que mediante un final feliz intenta curar las heridas de la historia. El que la haya visto entenderá a Daryl Hannah.