Viaje: Cinco cosas que no hay que hacer en Islandia

Artículo publicado el 29 de Septiembre de 2011
Artículo publicado el 29 de Septiembre de 2011
Islandia es el paraíso de los turistas: impresionantes cascadas, montañas cubiertas de nieve, playas de arena blanca, calientes manantiales azules, volcanes y mucha flora y fauna. Sin embargo, su infraestructura turística necesita unos retoques. Aquí os dejamos unas cuantas sugerencias para que tengáis un buen viaje.

1a.No se salga de los caminos señalados cuando esté en una zona volcánica

Hay quienes se han salido del camino y han regresado con desfiguraciones permanentes o sencillamente no han vuelto. Rebosantes fosos de lodo, respiraderos de vapor, rocas que brillan con calor, y profundas, angostas e hirvientes fisuras se encuentran en estas zonas. En Heimaey, en las Islas Westman, la tefra volcánica formada por la erupción de 1973 tiene 470oºC bajo la superficie, por lo que explorar en un hoyo puede ser un poco caluroso.

Capital de Vestmannaeyjar (Islas Westmann)

En la zona volcánica de Krafla, los humos de sulfuro pueden sofocarlo si va sin guía. Tampoco vaya por su cuenta por los glaciares, al menos que sepa lo que está haciendo.

Hveravellir, cerca de Krafla

1b. No espere que los senderos estén marcados de una manera útil, explicativa o interpretativa, pues generalmente no lo están. Lea sus guías, compre mapas adecuados y hable con las personas que parezcan saber de la zona.

1c. Tampoco espere que los letreros de los caminos tengan las distancias correctas. En las principales autopistas de la isla, una distancia que marcaba 166 Km (Dettifoss – Seyðisfjörður) nos tomó 2,5 horas de camino a una velocidad promedio de 100 Km/hora.

Es la cascada con la mayor tasa de flujo de Europa

2.  No compre souvenirs en la primera tienda que visite

Sombreros, abrigos, guantes, termos para cerveza. Las principales ofertas turísticas de Islandia (a parte de los bolsos de hákarl secos al frío y del barro del Blue Lagoon lujosamente envuelto) son los productos de lana. Algunos de estos diseños son verdaderamente únicos y generalmente se encuentran en tiendas de la provincia, por lo que vale la pena poner atención a los productos cultivados en casa en los mercados locales. Sin embargo, la mayoría de los productos de lana en venta son de estilo y marca uniforme y pueden encontrarse en cada tienda para turistas en Islandia.

3. No crea que el idioma es fácil de entender

Como en la película de 1958: las vocales engañan. Igual sucede con las consonantes, que cuya pronunciación cambia dependiendo de su posición en la palabra, si están ubicadas al ladro de otras consonantes y vocales, y de la región a la que usted viaje. Los libros de frase también son complicados: el mío tenía cinco maneras diferentes de decir “hola” a una persona y cinco otras en caso de que fuera una mujer. Si bien durante la erupción volcánica de 2010 sólo un puñado de anclas de televisión fueron lo suficientemente valientes para pronunciar el nombre del volcán (Eyjafjallajökull o “la montaña de glaciar de la isla”- como se ve, a los islandeses les gustan los nombres literales para las zonas-), el mayor reto fue la combinación de la pronunciación con el vocabulario aprendido, las variaciones regionales e informales y la difícil gramática. Los sustantivos se declinan y tienen tres géneros y el artículo con el género se agrega al final de las palabras.

Arnarstapi, en la península de Snæfellsnes.

4. No se pierda la reserva natural Skálanes o el Centro Zorro Polar

Ambas vistas hacen que valga la pena el tortuoso camino y la desviación. Skálanes es una pequeña granja transformada en reserva natural en la parte final de Seyðisfjörður en los Fiordos del Este. Al menos que tenga carro que pueda cruzar ríos, la vía para llegar ahí es a través una agradable caminata de 4 Km alrededor de la costa hasta alcanzar la encantadora granja roja. Los acantilados son impresionantes y la hospitalidad de los voluntarios y de los miembros del lugar hacen que sea un lugar encantador para relajarse durante una o dos noches. El Centro Zorro Polar en el pequeño pueblo de Súðavík, a 20 minutos de la capital regional de Ísafjörður, es un pequeño pero importante lugar, el centro de estudios e investigación de los zorros polares en Islandia y el lugar en el que los cazadores, conservacionistas y turistas pueden ir a aprender sobre la importancia de los mamíferos terrestres únicos de Islandia. A los excursionistas, kayakistas, escaladores e historiadores naturales les encantará este lugar. Ísafjörður es hogar de un delicioso restaurante de pescado en una casa vieja de madera, al lado del museo marítimo.

Fiordos del Este

5. No espere consistencia en los precios de los hoteles

Es posible quedarse en Reykiavik en una habitación doble, moderna y cómoda en el centro de la ciudad, que incluye un sabroso desayuno, por alrededor de 80 euros. Sin embargo, en la campiña, los precios de los albergues varía de manera proporcional a la demanda.

Lateral de la sala de conciertos Harbour

Alrededor del popular Lago Myvatn, la maravilla tierra volcánica al este de Akureyri (la segunda “ciudad” de Islandia) , 100 euros (16, 000 ISK) le permitirán quedarse en una habitación doble que incluye una encantadora vista al lago pero sin desayuno y sin sábanas o edredones, e incluso los viajeros económicos y medianos deben traer sus propios sacos de dormir.

De noche

Caso contrario ocurre en los increíbles y vacíos Vestfirðir, donde 60 euros (9, 500ISK) le serán suficientes para una noche en una casa al frente de la playa con una sala, cocina, un altillo y ventanas que dan directamente a las olas que chocan en la costa a menos de diez metros del lugar para comer. También puede explorar el más espectacular de Islandia: los Vestfirðir, que son el refugio en el que las aves y la vida marina. Igualmente, son de una violencia y tan lleno de tormentas que pareciera que fuera el fin del mundo.

En todos los sentidos, los pueblos de Islandia se parecen más a Copenhague un domingo por la mañana que a Björk: silenciosos, sin gente en las calles y con cafeterías que tienen música de Elton John. Pero realmente, ¿quién va a Islandia a ver los pueblos?

Consejos y direcciones:

* Haenuvík Farmstead/ Ferðaþjónustan Hænuvík; Hænuvík, 451 Patreksfjörður; ph: +354 456-1574; haenuvik@mi.is

* Hotel Aldan, Seyðisfjörður, Eastern Fjords

* Centerhotel Skjaldbreið, 
Laugavegur 16
; skjaldbreid@centerhotels.is – alrededor de 80 euros

* Dimmuborgir Guesthouse, Geiteyjarströnd 1, 660 Mývatn; ph: +354 464 4210 -¡lleva tu propio saco de dormir!

* Skálanes Nature Reserve: skalanes@skalanes.com; Tel: +354-861-7008; alojamiento para cuatro personas con desayuno por 42 euros (6. 700 IKR)

* Arctic Fox Centre, Melrakkasetur: Eyrardalsbæ, 420 Súðavík; melrakki@melrakki.is; Tel: +354 862-8219

* Tjöruhúsið restaurant, Suðurtangi, ‎Ísafjörður 400; tel: +354 456-4419, 897-6733. Se recomienda reservar. Buffet de marisco por 30 euros, unas 10-12 piezas de marisco fresco, merece la pena

* Kex Hostel in Reykjavik. 120 euros (19. 800 ISK), más desayuno por unos 30 euros

Y ¡no os preocupéis! La mayoría de los islandeses habla un inglés casi perfecto y algo de alemán, francés y español.

Todas las fotos : © Kris Anderson