Viaje interminable a ninguna parte

Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2016
Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2016

FOTOGALERÍA. En Serbia. A medio camino. Atrapados en una espera que dura demasiado. El fotoperiodista español César Dezfuli sigue y acompaña a un grupo de refugiados en su éxodo hacia Europa. Sus fotos, que documentan el día a día de los recién llegados a tierra europea, alumbran allí donde la esperanza empieza a apagarse.  

Desde que abandonaron sus países de origen, los días pasan despacio. No saben dónde dormirán esta noche, o con qué se encontrarán mañana. A la espera de soluciones que no llegan, afganos y paquistaníes en su mayoría, deambulan por las calles de Serbia en busca de una señal que cambie su destino. 

La cámara de César Dezfuli ya fotografió la crisis de refugiados el año pasado cuando este verano decidió volver a Serbia para ver cómo evolucionaba la situación en los Balcanes. Esperaba encontrarlo todo mejor, pero ha sido todo lo contrario. La esperanza comienza a desvanecerse. "Hay un estancamiento. Cada vez hay más vallas, más policías, más controles. Los refugiados se encomiendan a los traficantes. Cada día, unas 30 personas pasan a Hungría de forma legal. El resto lo hace de manera ilegal, evitando que la policía les pille. Lo que les queda de esperanza les mueve a intentarlo como sea", explica César.

--

El trabajo de César Dezfuli puede consultarse en su web