Vidal-Quadras: Centro derecha y centro izquierda deben cooperar para preservar la democracia

Artículo publicado el 29 de Noviembre de 2004
Revista publicada
Artículo publicado el 29 de Noviembre de 2004
El vice-presidente del Parlamento Europeo y miembro del Partido Popular Europeo y Demócratas Europeos (grupo mayoritario del Parlamento, de centro derecha), opina sobre el éxito de la derecha.

En su opinión, ¿cuáles son las razones de la victoria de la derecha en las últimas elecciones europeas?

Desgraciadamente, en las elecciones europeas desempeñan todavía un papel importante algunas cuestiones de interés nacional, por lo que los resultados de estas elecciones se podrían estudiar desde el punto de vista de cada uno de los 25 Estados miembro. Si tuviéramos que establecer un marco general europeo para estas elecciones, diría que, para los ciudadanos europeos, éstas se han basado realmente en dos elementos: la política económica y la política internacional. Vivimos en una época en la que la atención de los ciudadanos se centra cada vez más en la política internacional, ya que lo que sucede a miles de kilómetros de nosotros puede tener consecuencias decisivas para Europa. [Como resultado] La política internacional, se ha convertido en un aspecto decisivo en la agenda política, mientras que tradicionalmente no se le había dado demasiada importancia.

Como Ud. ha dicho, en los 25 Estados miembro concurren diferentes formas de izquierda y de derecha. ¿Cree Ud. que la Constitución Europea será capaz de reconciliar las distintas partes constituyentes?

La Constitución es el resultado del consenso entre todos los partidos políticos. Es el resultado de un acuerdo, un equilibrio según el cual los partidos de centro, tanto de derecha como de izquierda, se sienten cómodos unos con otros. Sin embargo, ¿quiénes son los que se oponen? Los partidos de extrema derecha y de extrema izquierda. Estamos hablando de una constitución de carácter moderado en su enfoque y en los conceptos que recoge, una constitución que pretende basarse en principios y valores que puedan ser compartidos por todos y cada uno de los europeos que tengan sentido común. Por esa misma razón, tanto los partidos socialistas como los de centro-derecha apoyan la constitución. Sin embargo, nos estamos topando con una fuerte oposición por parte de los partidos extremistas, que se sitúan fuera del sistema [político].

No puede negar, sin embargo, que la influencia de la extrema-derecha, y especialmente de la extrema-izquierda, está aumentando. Por ejemplo, en el caso del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP). Y, aunque hasta ahora esto no suponga un problema, podemos estar seguros de que podrá llegar a serlo en un futuro.

Sí, estoy de acuerdo. Esto supone un problema. Hay determinadas cuestiones que están favoreciendo el resurgimiento de tales políticas extremistas. Por ejemplo, mediante el problema de la inmigración, es muy fácil despertar sentimientos xenófobos en la población. Incluso el problema que constituye la necesidad de reformar el sistema del bienestar, que los defensores de ideas de extrema-izquierda pueden explotar con facilidad. A la gente le preocupa enormemente cuestiones de seguridad y criminalidad, que la extrema-izquierda transforma en votos. En mi opinión, la solución pasa por que los partidos moderados mayoritarios de centro, tanto de derecha como de izquierda, colaboren en la defensa de principios fundamentales que caracterizan nuestra sociedad democrática. En segundo lugar, es necesario un liderazgo fuerte. Necesitamos personas con verdaderas dotes de liderazgo, tanto en los gobiernos nacionales como dentro de las filas de los partidos, capaces de inspirar confianza en los ciudadanos. Estos son los elementos que debemos potenciar para luchar contra el resurgimiento de los extremistas: el liderazgo, el trabajo en equipo y el acuerdo dentro y entre los principales partidos.

El grupo mayoritario dentro del Parlamento Europeo es de centro-derecha. ¿Cree que esto representa la Europa actual?

Refleja la mayor parte de Europa en general, si bien esto puede cambiar. Los socialistas también han gozado de mayoría en el Parlamento en el pasado. Ahora es una mayoría moderada y de centro, en ocasiones de centro-derecha, en ocasiones de centro-izquierda, dependiendo de la evolución de los asuntos de interés público o de cuestiones políticas. Sin embargo, la gran mayoría se sitúa en el centro del espectro político.

¿Cree que la derecha se siente cómoda en lo que respecta a la adhesión de Turquía a la UE?

La incorporación de Turquía va a tardar en producirse. Se le ha dado el estatus de “estado candidato” y, recientemente, un informe de la Comisión declaraba que, puesto que todas las reformas económicas, jurídicas y constitucionales requeridas se han satisfecho, las negociaciones para la incorporación deberían iniciarse. Ha reiterado que, en términos legales y constitucionales, Turquía ha hecho grandes avances, pero es necesario seguir trabajando para poner estos avances en práctica. En teoría, el sistema jurídico y constitucional de Turquía es impecable en lo que se refiere al respeto de los Derechos Humanos, pero si vas a las cárceles, a los tribunales, a las comisarías de policía, etc., quizás este respeto no se cumpla en la práctica.

Deberíamos iniciar las negociaciones, ya que será un largo proceso. Si durante este periodo Turquía demuestra que al final de las negociaciones cumplirá con los requisitos de la UE, tanto en la teoría como en la práctica, deberíamos darle la oportunidad [de incorporarse a la UE]. Si podemos demostrar al resto del mundo que una sociedad con 98% de población musulmana puede convertirse en una sociedad con una mentalidad abierta, en una verdadera democracia, como la entendemos en Occidente, creo que vale la pena arriesgarse. Esto supondría una reivindicación del modelo europeo. Soy consciente de que muchos de mis colegas se muestran escépticos y no están a favor del comienzo de las negociaciones, pero yo creo que merece la pena intentarlo.

Para terminar, ¿está satisfecho con la nueva Comisión o cree que favorece a determinadas visiones políticas más que otras?

No, creo que es una Comisión estable donde todas las familias políticas están representadas correctamente y de una manera equilibrada. Después de todos los problemas con los que nos topamos en las últimas semanas, creo que esta Comisión puede hacer un buen trabajo. Barroso es un líder político competente. Dentro de la Comisión, además, hay personalidades brillantes, las personas justas para desarrollar las labores que se les han asignado. Durante estas semanas, se ha demostrado que hemos trabajado como una verdadera democracia. El Parlamento ha enviado un mensaje a los Estados miembro: “no propongan como comisario al primero que se les pase por la cabeza, porque vamos a estudiarlos, a observarlos cuidadosamente, y si descubrimos que no es la persona adecuada para el trabajo, vamos a rechazar la propuesta”. Los Estados miembro se han visto obligados a aceptar este desafío, como bien saben los gobiernos de Italia, de Letonia y de Hungría. En este sentido, nos ha servido como experiencia para mejorar la vida democrática dentro de la UE. Se ha demostrado que el Parlamento no está ahí sólo para poner el sello a las cosas.