Videominuto: 60 segundos para contar nuestro tiempo

Artículo publicado el 29 de Agosto de 2008
Artículo publicado el 29 de Agosto de 2008
Un festival de cortometrajes de un minuto máximo de duración se celebra en Prato, cerca de Florencia, del 6 al 13 de septiembre. Creatividad condensada

Al principio, parece que las reglas son restrictivas. Sin embargo, es justamente este el desafío lanzado por el concurso internacional, celebrado en el centro de arte contempáneo Pecci, con sede en Prato: una condensación de creatividad. Cineastas en ciernes o reconocidos: ¿A quiénes podemos encontrar entre el público? “Muchos son seguidores de los participantes”, explica Georg Breusch, responsable técnico del festival. “Comentan, apoyan a sus favoritos y no se cortan a la hora de criticar en voz alta. Este no es el público clásico de un festival de cine. Los votos que tienen más peso en el veredicto final son los del jurado popular, elegido a suertes entre los asistentes”. 

Videominuto no es el único festival de estas características. A lo largo de los años, el festival ha estrechado lazos con otras manifestaciones de este tipo para crear el One World Minute Festival en 2007. Este está formado por Suiza (Video Festival Aarau), Holanda, Inglaterra, Polonia, Lituania (Pravda One Minute), Eslovaquia (Azyl Film Festival), Croacia (COM Film Fest), Portugal, Chile, Brasil (One Minute Festival Brazil), Estados Unidos, Canadá (Minute Moments), España (Iberminuto) y de un festival sin fronteras en Internet (Filminute).

Para celebrar la gran familia de Videominuto, uno de los eventos más destacados de este año es la exposición One World One Minute: 900 vídeos provenientes de 87 países, seleccionados por la Fundación One Minutes de Ámsterdam. Este evento fue presentado por la primera vez en junio en el Today Art de Pekín como parte integrante del programa de los Juegos Olímpicos, para demostrar que el deporte no es el único medio para traspasar las barreras culturales. 

El sexo, la guerra y el arte

Entre las obras expuestas, Banana Rossa es una denuncia de las minas antipersona. El autor, Paolo Zucca, fue el ganador de Videominuto en 2004. Paolo participó en numerosas ocasiones en el festival antes de hacerse con el premio: “La primera vez que me llamaron fue para decirme que no contaban conmigo pero que proyectarían encantados mis videos en los baños. Algo es algo”. 

El sexo también tiene una cita: toma asiento en Cortomobile, un Alfa Romeo 2000 berline de 1974 con las ventanas ocultas por una tela burdeos para presenciar el Sexy Minute, una selección de obras que tratan el tema del sexo de forma irónica, sensual o romántica. Para ver en pareja. 

La ceremonia de clausura incluirá djs y vjs (video-jockeys) de diferentes nacionalidades en las que los canadienses Chic Miniature y el equipo de diseño visual berlinés Pfandfinderei mezclarán música y vídeos por todas las salas del museo para demostrar que el sonido, la imagen y la tecnología están en el centro del arte contemporáneo.