Vídeos: Políticos sin pelos en la lengua

Artículo publicado el 22 de Enero de 2009
Artículo publicado el 22 de Enero de 2009
Se les acusa de demagogos o de usar demasiado a menudo un lenguaje estereotipado. A veces, sin embargo, los políticos dicen lo que piensan realmente, ya sea por error o porque no les queda otra. Para muestra, unas imágenes

No hay duda, las ceremonias protocolarias son muy aburridas. Pero si un político se atreve a confesarlo, el escándalo está asegurado. Mariano Rajoy, Presidente del Partido Popular español, lo vivió en sus carnes. Calificó el desfile de la Hispanidad de "coñazo", algunos días antes de tener que asistir. Inoportuno. Sobre todo teniendo en cuenta que el año anterior había realizado un vídeo donde llamaba a la gente... ¡A participar en masa!

En la categoría del orador honesto, he aquí un huésped inesperado: Jack Lang, el socialista francés, famoso por su verborrea. Por una vez, la cruda verdad sale de su boca y no duda en pedir "¡valor, joder!" para las inversiones públicas.

Hablar de política con 'humor' sin mencionar a Berlusconi, es imposible. Esta vez, es el nuevo Presidente de los Estados Unidos quien aparece como víctima de la "sinceridad" de un Primer Ministro italiano. Previsible pero siempre tan ‘divertido’.

¿Quién dijo que los hombres que se dedican a la política esquivaban siempre las cuestiones que molestan con respuestas ambiguas? Lo intentan, pero no siempre lo consiguen, como lo demuestra, muy a su pesar, Boris Johnson, el alcalde de Londres. Se encuentra acorralado por un periodista sobre el precio de su propuesta de renovación de los transportes públicos de la ciudad. Esperemos que con un poco más de experiencia aprenda a salir de estas encerronas.

Como todo el mundo, los políticos y las políticas, tienen también sus pequeños secretos y sus opiniones sobre sus colegas. Las de Rachida Dati, actual ministra de Justicia de Francia y candidata al Europarlamento, y de Françoise de Panafieu, consejera de distrito en París, acerca del encanto del Ministro de Ecología Jean- Louis Borloo no son especialmente favorables a este último. Peor para él si los medios de comunicación están siempre ahí para dar a conocer estos dictámenes tan ‘sinceros’.