Vientos europeos en Facebook

Artículo publicado el 5 de Diciembre de 2007
Artículo publicado el 5 de Diciembre de 2007
Facebook: 10 millones de europeos ya están inscritos en su web de intercambio social en plena expansión. Los más eurófilos no han tardado en crear su propio grupo.

Nacido en 2004 en una habitación de estudiante en Harvard, este sitio comunitario de relaciones y amistades permite encontrar amigos perdidos de vista hace tiempo o compartir fotos, vídeos, aficiones e incluso intereses. Hoy, esta plataforma, cuya mayor peculiaridad es la de poder seguir el rastro de los amigos en todo momento, conoce excepcionales cifras de crecimiento entre los estudiantes de todo el mundo: en octubre de 2007 eran 45 millones los usuarios registrados, lo que significa que, en un año, sus adeptos se han multiplicado por diez y que, en seis meses, ha alcanzado un crecimiento del 422%.

En el Viejo Continente, Facebook ya ha cazado a 10,8 millones de europeos, lo que lo convierte en la tercera red social virtual más visitada. Reino Unido, Noruega y Suecia, con algo más de ocho millones de personas inscritas, ocupan el podio de honor, seguidos por Francia, Turquía, Alemania, España, Irlanda, Italia y Países Bajos. Con la próxima traducción del sitio a varias lenguas, esta cifra de usuarios está llamada a dispararse.

Influencia gringa

Facebook, sin embargo, no ha esperado a los europeos para inmiscuirse en política. En ultramar (campaña presidencial obliga) se pierde ya la cuenta de los grupos que apoyan a tal o cual candidato y esta militancia en línea parece dar sus frutos: la red se convierte así en un medio para movilizar tropas y organizar acciones.

En nuestro continente, ya se trate de estudiantes en práctica de la Comisión Europea, de juristas o de antiguos Erasmus, son muchos los apasionados por la idea de una Europa unida que han creado grupos en los que comparten sus convicciones. Creado en noviembre de 2006, “European Union”, el más antiguo, cuenta con 2.400 miembros y cada día unos cuarenta neófitos vienen a incrementar este número. En los foros, los debates se suceden a un buen ritmo e internautas de todas las ideologías pasan revista a la política, la economía, la defensa y otros temas directa o indirectamente ligados al Viejo Continente.

“Al principio, creé este colectivo con un amigo de promoción e invitamos sólo a los usuarios de Facebook que habían hecho el mismo curso. ¡Nunca imaginamos que íbamos a alcanzar tal difusión!” Laura fue, pues, el origen de una comunidad de más de 1.000 facebookers que piden la creación de una red europea para todos los que se reconocen en una identidad múltiple y no únicamente nacional. “Hemos traducido, por ejemplo, nuestra petición en todas las lenguas europeas para dar un carácter más oficial al grupo y también para retransmitir ese espíritu europeo que defendemos.”

Virus ineludible

Estos grupos, como la mayoría de las aplicaciones, siguen un esquema de funcionamiento “viral”: cada miembro invita a unirse a la comunidad a toda su lista de contactos, y éstos, a su vez, son estimulados a transmitir la invitación a su propio círculo de amigos.

Facebook es un instrumento ineludible para los actores ya activos de la web europea. Los Jóvenes Europeos Federalistas (JEF), los Euros del pueblo, El Añojo (Le Taurillon), todaeuropa.fr (touteleurope.fr) o Euractiv también tienen su propia red en la nebulosa Facebook.

Las perspectivas de desarrollo ofrecidas por este nuevo sitio de red social son extraordinarias: como explica Sebastjan Meznaric, del grupo Union of European Federalists, “la considerable talla de Facebook permite a un grupo crecer mucho más rápido por vía virtual que por los medio tradicionales. Gracias a esto, podemos tener un impacto mucho más importante”.

El mismo procedimiento utilizado también por “European law network”, que integra Facebook en su estrategia de desarrollo a largo plazo. “Facebook se ha convertido en un soporte de difusión de nuestras ideas.”

Dicho esto, no nos engañemos: los grupos de “eurófilos” tienen todavía el tamaño de enanos virtuales, comparados a las decenas de millares de miembros con los que cuentan otros colectivos menos intelectuales del tipo “los auriculares de mi discman siempre se enredan en mi bolsillo”, “Odio las matemáticas (ou otras)”, “Federación francesa del aperitivo”, etc. Como testimonio, este comentario extraído al azar de una internauta descorazonada en un grupo “eurófilo” de Facebook: “¡Y pensar que proponiendo ponerse en pelotas durante un partido de fútbol se puede llegar a alcanzar 30.000 miembros en 3 días… Decididamente, Europa no es lo bastante sexy…!” Al buen entendedor…