Virginie Despentes y Lucía Etxebarría: Perras sabias

Artículo publicado el 2 de Julio de 2008
Artículo publicado el 2 de Julio de 2008
Despentes y Etxebarría: dos autoras que han dado que hablar con sus novelas Fóllame, Las perras sabias y Lo que los hombres no saben, en Francia y en España, sobre la superficialidad de las críticas culturales y la necesidad de escribir sobre el cuerpo femenino.

¿Qué clase de relación de la mujer con su cuerpo pretende plasmar en sus novelas?

Despentes: Antes de escribir una novela, no me hago esa pregunta. La relación con su trabajo, con el dinero, con la autoridad, con la edad adulta puede… ¿Pero con el cuerpo? Si me paro a pensarlo, me parece que veo el cuerpo de la mujer del mismo modo que el del hombre, como una herramienta susceptible de producir riqueza y sometida a poderes (prisión, hospital psiquiátrico, moda, seducción, trabajo de todo tipo) difíciles de evitar, por no decir imposibles.

Etxebarría: Creo que la mujer moderna está muy disociada de su propio cuerpo, o ve como ajeno a sí misma, como un ente que hay que disciplinar, que mantener a raya. No podemos dejar que engorde, que le salga celulitis, que surjan las arrugas. Tenemos que controlar lo que comemos, lo que dormimos, lo que corremos. Hay que hacer ejercicio constante. Es un cuerpo para el Otro, no para una misma. Creo que debemos reconciliarnos con nuestro cuerpo y aprender a amarlo tal cual es. Porque no existe la disociación cristiana alma/cuerpo. El alma es el cuerpo.

¿Cómo han acogido sus obras la sociedad y los medios? ¿Qué dice esto sobre la mentalidad de su país?

Despentes: Si comparo la acogida dada por los medios franceses a mis libros con la que le dan a otras novelas de autores menos mediatizados no me puedo quejar en absoluto. Pero he de destacar que mis libros siempre se leen como libros de mujeres, y estoy convencida de que los comentarios serían bastante diferentes si firmara como Robert Despentes. Todo aquello que trata de política, de una visión de la sociedad en su conjunto, es automáticamente abordado con condescendencia desde el momento en que va firmado por un nombre femenino. 

"La crítica literaria francesa es incapaz de aportar un punto de vista interesante y pertinente"

Sobre la crítica literaria francesa en general, más allá de mi propio caso, diría que es átona, incapaz de aportar un discurso o un punto de vista interesante y pertinente. Cuando leo una novela de Houellebecq, Didion, Nothomb, Lolita Pille o Easton Ellis tras haber leído varios artículos dedicados a ellos, siempre acabo gratamente sorprendida de lo que no he leído en la prensa y que me parece ligado a la novela, a la obra o al tema tratado. En este estado de ignorancia, la cosa debería ser interesante, pero en la práctica es algo patético. No creo que las novelas publicadas en Francia carezcan de interés o que no digan nada sobre su época, sino que hace tiempo que la crítica literaria ha perdido la perspectiva.

Etxebarría: Mi libro Lo que los hombres no saben ha funcionado espectacularmente bien en ventas, pero apenas ha aparecido reseñado en medios de comunicación, ya que cuando el libro salió a la venta lo hizo en tirada muy pequeña y sin campaña.

¿Por qué existe una nueva generación de autoras que sienten la necesidad de escribir sobre su cuerpo y la sexualidad de la mujer de manera explícita?

Despentes: Colette, Violette Leduc, Miller, Bukowski, Dustan, Anaïs Nin, Daniel Defoe… Yo no diría que la sexualidad de la mujer sea la única que interesa a los novelistas, el cuerpo del hombre y su sexualidad también parecen interesarles mucho. Y menos aún me atrevería a decir que esto sea un fenómeno reciente.

"De la sexualidad heterosexual masculina ya se ha escrito casi todo"

Etxebarría: Porque durante siglos a las mujeres no se nos ha permitido escribir sobre estos temas, así que se trata de un tema nuevo, lleno de posibilidades por descubrir. De la sexualidad heterosexual masculina ya se ha escrito casi todo. Ya hemos leído a Apollinaire, a Bukowski, a Miller... Pero incluso los gays masculinos habían escrito y publicado. Las mujeres no hemos tenido acceso general a la lectura y la escritura hasta bien entrado el siglo XX, y solo en algunas partes del mundo (a día de hoy gran parte de la población femenina sigue siendo analfabeta) por eso hay una urgencia tan grande en contar lo que no se ha contado, pues siempre que se ha hablado de la sexualidad femenina ha sido a través de ojos masculinos, viéndonos como objeto y no como sujeto.

©CarêmeVirginie Despentes es una de las escritoras más transgresoras de Francia. Ex prostituta y trabajadora ocasional en espectáculos de voyeurismo, llega a afirmar que la mediatización a la que está expuesta como escritora es más traumática que la prostitución. En su bibliografía destacaFóllame (Baise-moi, 1998), obra adaptada al cine y censurada, que la catapultó al éxito. Sus otras obras sonPerras sabias (1998), Lo bueno de verdad (2001) y la recienteTeoría de King Kong (2007); en las que las protagonistas ocupan roles tradicionalmente reservados a los hombres.

©Elisabeth MorenoLucía Etxebarría, madre a los 41 años, sigue persiguiendo sus ideales feministas con sus obras. Habladora y polémica, la escritora española alcanzó la fama en 1997 con su obraAmor, curiosidad, prozac y dudas, adaptada al cine en 2001, consideraba como obra clave de la llamada ‘Generación X’ en España a pesar de las acusaciones de plagio. En 1998 ganó en premio Nadal (premio literario más antiguo en España) por su obraBeatriz y los cuerpos celestes. Además de narrativa, Etxebarría también ha escrito poesía, guiones, ensayos y trabajos periodísticos. En su bibliografía destaca tambiénNosotras que no somos como las demás (1999),De todo lo visible y lo invisible (2001),Una historia de amor como otra cualquiera (2003),Un milagro en equilibrio (2004) yCosmofobia (2007). Para saber más, lee nuestro Bruch con Lucía Etxebarría pinchando aquí.

Entrevista con Virginie Despentes traducida del francés por Aída Ramos Martínez