vive como un marajá entre tréboles en madrid

Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Donde quiera que pase el verano, ya sea en FranciaMadrid o India, con las manos en la masa o entre los tréboles en compañía de un marajá o de un bajá... ¡Disfrute! En esta Torre de Babel aprenderemos como los europeos se refieren a la buena vida.

Aunque en Francia sea habitual decir Bonjour tristesse (buenos días tristeza), en los países de habla alemana esta nación sigue siendo sinónimo de savoir vivre. Buena música, comidas deliciosas, paisajes pintorescos... Los alemanes se quedan extasiados. Con todo esto, sólo les hace falta querer Leben wie Gott in Frankreich; es decir "Vivir como un dios en Francia". La expresión viene aparentemente de la época en que la vida en la corte del rey Luis XIV, el rey sol, era especialmente lujosa, en detrimento del resto de Europa.

Es sin duda alguna debido al furor revolucionario de estas tierras que los franceses prefieran otra expresión. Republicanos hasta la médula, ponen en escena el emblema nacional con la expresión  vivre comme un coq en pâte ("vivir como un gallo en la masa"), siendo el gallináceo el que tiene el honor de llevarse la gran vida. 

En Gran Bretaña, los vagos y despreocupados "viven en medio de los tréboles" (to live in clover). Sin embargo, el Reino Unido también utiliza la frase "vivir como un rey" (live like kings). De repente entedemos un poco mejor la emoción que gira alrededor del pequeño príncipe Jorge.  

Los polacos desencantados con reyes, animales y plantas sueñan con el sol y el calor. De ahí que cuando uno disfruta plenamente de la vida digan "vivir como en Madrid" (mieć życie jak w Madrycie). 

Los mismos españoles, también atraídos por el exotismo, dicen vivir como un marajá, los gobernantes indios extramadamente ricos.

En Italia, los afortunados viven "como un bajá" (vivere come un pascià). Este título honorífico se le atribuía a los altos funcionarios y los primogénitos del sultán otomano.