Viviendo Barcelona

Artículo publicado el 29 de Agosto de 2005
Artículo publicado el 29 de Agosto de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Vanguardistas personajes catalanes como Miró, Dalí y Gaudí han colocado a Barcelona como pionera de la cultura moderna, pero la ciudad es mucho más que su fabulosa escena artística.

Barcelona es el destino ideal para un escapada: mar y montañas, una espléndida cocina tanto internacional como tradicional catalana, una vida nocturna hedonista y muy sofisticada y actividades culturales. Ahora bien, quedarse a vivir en Barcelona por un periodo más largo también es muy recomendable. Atravesando la fachada turística de la ciudad surge su rico pasado histórico y se logra una mejor comprensión de la ferviente minoría nacionalista que le da a la ciudad y a su gente su peculiar carácter.

El factor catalán

Es recomendable aprender catalán si se pretende vivir en cualquier parte de Cataluña. La región es oficialmente bilingüe (se habla tanto castellano como catalán), pero muchos catalanes hablan entre ellos en catalán. Esto no debe verse como un obstáculo, al contrario, el catalán es una lengua romance acústicamente atractiva y fácil de aprender. Por lo general los catalanes animan a los extranjeros a aprenderla de una forma tan cálida que la mayoría de los foráneos que viven en Barcelona no se resiste.

Además de tener su propia lengua los catalanes tienen sus propios rasgos característicos, como una fuerte ética del trabajo y un talante cosmopolita. Lo que hay de cierto tras estos estereotipos se refleja en muchos aspectos del funcionamiento diario de la ciudad: en el eficiente sistema de transportes públicos, en los bien organizados eventos culturales, en el dinámico gobierno regional de Cataluña -la Generalitat- y en el creciente crisol demográfico internacional.

En la otra cara de la moneda, los españoles de otras partes de España tienden percibir a los catalanes como gente que se considera culturalmente superior al resto de España. Este alegado complejo de superioridad ciertamente no es verdad respecto a la mayoría de los catalanes, pero es fácil comprobar cómo otros sí creen en él.

De alguna manera, la sociedad catalana se ha desasociado de los tópicos asociados a España como el toreo o el flamenco, y en su lugar ha adoptado su propio juego de símbolos nacionales.

Ajustes necesarios

Aparte del catalanismo, existen muchos otros aspectos culturales de la vida en Barcelona a los que la mayoría de los extranjeros se tendrán que adaptar. Los horarios laborales y de las comidas son considerablemente diferentes a los de otros países europeos. Por ejemplo, es bastante normal salir a cenar tan tarde como a las 22:00. Muchos negocios aún mantienen la hora de la siesta, aunque las tiendas más grandes permanecen abiertas todo el día, y es de buena educación saludar al dependiente al entrar y salir de su local. Fumar es habitual en la mayoría de los espacios públicos, incluyendo los bancos y las tiendas.

De todas formas, cualquiera de los ajustes necesarios es un precio insignificante a cambio de vivir en una ciudad tan hermosa. El sol brilla durante todo el año, la comida es maravillosa y a la gente le encanta hablar y socializarse. Realmente, vivir en Barcelona es un experiencia que recompensa y si los catalanes esperan ganarse al resto del mundo, han empezado con buen pie.

INFORMACIÓN INDISPENSABLE

Idioma

La Universidad de Barcelona ofrece cursos asequibles de catalán y de castellano para estudiantes y no-estudiantes. Si le interesa hacer amigos angloparlantes visite www.barcelonaconnect.com, una web que atiende las necesidades prácticas y sociales de los extranjeros recién llegados a Barcelona.

Universidades

Las principales universidades son la UB, UAB, UPC, UPF y la Ramon Llull. Son muchas las que imparten cursos de idiomas adicionales a los cursos semestrales. También es amplia la oferta Erasmus en estas universidades.

Un sitio exclusivo

Les Quatre Gats. (C/Montsio, 3, Metro: Catalunya): Recogido restaurante de cocina catalana, uno de los lugares favoritos de Pablo Picasso y sus contemporáneos.

No perderse

El Tibidabo (en la parte alta de la ciudad): para contemplar de cerca la versión catalana de la estatua del Cristo Redentor de Rio de Janeiro e increíbles vistas de la ciudad y más allá. (Tren FGC desde Plaça Catalunya)

No hacer nunca

No se quede en el primer hueco de la playa que se encuentre tal y como viene del centro de la ciudad; esa parte de la playa está constantemente llena de gente mientras que dando un agradable paseo un poco más lejos descubrirá millas de limpias playas cada vez más vacías.

Alojamiento

Residencias de Estudiantes: www.resa.es, Compañía privada con varias residencias de alta calidad por todo Barcelona.

Pisos compartidos: www.barcelonaconnect.com o un vistazo a los anuncios en la oficina del Servicio de Alojamiento para Estudiantes de Barcelona (C/ Calabria, 147)

El Centro Universitario de Barcelona puede ayudarle tanto a encontrar pisos compartidos como residencidas.