Vladímir Puuutin: Abucheos del público al primer ministro ruso

Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2011
Artículo publicado el 2 de Diciembre de 2011
A pesar de que su índice de popularidad alcanza el 61%, la vida del primer ministro ruso, Vladímir Putin, no parece ser del todo color de rosa. El 20 de noviembre, el candidato con mayores papeletas para ganar las elecciones presidenciales de marzo de 2012, recibió sus primeros abucheos en público. Siempre hay una primera vez para todo... ¿o quizá era alguien que gritaba para ir al baño?

La pelea ha terminado, uno de los atletas se proclama vencedor y la multitud espera la llegada a la arena del gran líder. Una figura, pequeña pero imponente, se sitúa delante del público para formular unas palabras. Silencio. Cuando empieza a hablar su discurso es interrumpido por un sonido procedente del fondo del auditorio. Sorprendida, la figura mantiene la compostura y levanta la voz pero los abucheos ya se han extendido por todo el auditorio. ¿Habrá osado el público a desafiar a su líder?

¿Permiso para ir al baño?

Esta descripción no se trata de ninguna escena en el Coliseo romano. Los hechos tuvieron lugar el pasado 20 de noviembre durante una competición de artes marciales en Moscú. En ella, el líder de la escena, Vladímir Putin, es abucheado por primera vez en público por una audiencia en su mayoría rusa. Para colmo, el primer ministro estaba allí para apoyar a este deporte que el mismo practica con gran destreza. ¿Estará por fin Rusia desafiando al político cuyas críticas  suelen acarrear consecuencias poco deseables?

Eso es lo que en los periódicos de la oposición rusos y las agencias de noticias de otras partes del mundo sugieren. Son muchos los que califican este incidente como un punto de inflexión que determinará el apoyo a Putin y a su partido, Rusia Unida. El bloguero ruso Alexei Navalny, una de las voces anti-Kremlin más destacadas de la blogosfera, sostiene que los abucheos al primer ministro anuncian el “final de una era” y que son muy significativos ya que “todos en el país, desde los más jóvenes a los mayores” tienen conocimiento de lo ocurrido”. Además, en Youtube el vídeo se extendió como un virus y a la mañana siguiente ya contaba con 500.000 visitas, mientras que la entrada Abucheos a Putin ocupó el primer puesto en la lista de los más buscados en Yandex (buscador ruso). En los últimos meses, Internet se ha convertido en una plataforma desde la que criticar al Kremlin, ya que no hay censura y se garantiza el anonimato. Los abucheos hacia Putin son, sin embargo, la forma más directa de atacarle por sus críticas a la política internacional.

Mientras tanto, los intentos de los seguidores de Putin para justificar lo ocurrido van de lo ingenuo a lo ridículo: para unos, estos iban dirigidos al estadounidense Jeff Monson (perdedor en la pelea), mientras que para una conocida portavoz del movimiento juvenil Nashi, lo que el público pedía era ir al baño según afirma en la comunidad virtual LiveJournal. Por su parte, la televisión rusa editó el vídeo para que no se oyeran los abucheos. Esta manera tan descarada de ocultar la realidad recuerda a la del militar Sejano, confidente del emperador Tiberio, en su intento por conseguir que las quejas de los ciudadanos romanos no llegaran a oídos del anciano tirano. Aunque lo ocurrido en Rusia no vaya a tener un final tan violento como el de la antigua Roma (Sejano fue condenado a muerte y su cuerpo fue arrojado por las escaleras Gemonías), la historia nos deja una valiosa lección: no se puede ignorar la voz del pueblo.

Foto: (cc) Osipovva/ Flickr