Volcán Eyjafjalla: clima contra naturaleza y hombre

Artículo publicado el 19 de Abril de 2010
Artículo publicado el 19 de Abril de 2010
La erupción del volcán islandés Eyjafjalla, que tuvo lugar el pasado 15 de abril, provocó el bloqueo del espacio aéreo europeo y, al mismo tiempo, detonó el surgimiento de teorías conspiradoras que abogan por la reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera y el enfriamiento del planeta. Cafebabel.com Atenas ha decidido priorizar en su blog.

Si la humanidad pierde la guerra contra el cambio climático, sólo las denominadas "soluciones de la geoingeniería", tales como el envío de espejos gigantescos al espacio y la plantación de árboles artificiales, entre otras, podrán prevenir la catástrofe del calentamiento global. O, al menos, así lo advirtieron los investigadores después de la cumbre sobre el cambio climático de la ONU, que se celebró en Copenhague el pasado mes de diciembre. Por su parte, Barack Obama, Premio Nobel de la Paz en 2009, auguró consecuencias nefastas para el planeta si no se pone freno a las emisiones de CO2. Estas son las advertencias del presidente de Estados Unidos, país desarrollado que se cuelga la medalla de plata en cuanto a mayor número de emisiones de gases de efecto invernadero, llevándose China el oro, y el único que no ha ratificado el Protocolo de Kyoto, destinado a reducir las emisiones de carbono.

"Necesitamos un reglamento en materia climática que esté por encima de recesiones, elecciones y desastres naturales"

De hecho, si no implementamos medidas que reduzcan drásticamente la polución para el año 2020, lo que supone unos 170 euros anuales por habitante, las posibilidades de que la temperatura global no aumente más de 2ºC serán prácticamente nulas. Según expone Kim Carstensen, director de la Iniciativa Climática Global de WWF, "necesitamos un reglamento en materia climática que esté por encima de recesiones, elecciones y desastres naturales. De nada nos sirve un reglamento que caiga en el olvido cada vez que Londres, Tokio o Washington cambien de dirigente". A la espera de que la nube de ceniza volcánica termine por disiparse, sólo queda una pregunta en el aire: ¿Quién y cómo pagará las consecuencias?

Lee la entrada completa en el blog del equipo local de cafebabel.com en Atenas

Imagen: ©Difusa/ Flickr