Volotourism: Mitos, abusos y realidad

Artículo publicado el 30 de Julio de 2013
Artículo publicado el 30 de Julio de 2013

Cada vez más de moda, cada vez más sentido como una obligación por estudiantes ingleses y norteamericanos, el año sabático dedicado al volontourism ha tenido un boom en los últimos años. Africa Insight estima un beneficio total de 173 mil millones de dólares sólo en 2012, y el crecimiento de la oferta está aumentando constantemente.

viajar como voluntario

El volontourism (unión de voluntariado y turismo, NdR) nace como forma alternativa de viaje que incluye actividades de voluntariado, utilizando como idioma el inglés, en aldeas de países en vía de desarrollo, en lugares remotos, desarrollando proyectos de investigación y trabajo en reservas naturales con e fin de conservar ecosistemas en peligro de extinción. A pesar de ser promovida como una actividad que hacer durante su gap year, a menudo estos programas duran tan solo algunos meses, o incluso solamente algunas semanas. 

Hasta hace unos años, este tipo de experiencia era, por lo general, ofrecida por las ONG, organizaciones fundadas para promover una causa específica. Sin embargo, en las últimas décadas, los principales tour operadores han visto en esta forma alternativa de viaje una atractiva oportunidad de obtener beneficios y han decidido lanzar el producto al mercado mainstream.Así es como el año sabático dedicado al voluntariado se ha vuelto cada vez más popular, hasta llegar a ser percibido casi como una obligación en países como el Reino Unido, donde el gap year es, tradicionalmente, un año dedicado al autodescubrimiento que los jóvenes emprenden una vez terminados sus estudios secundarios.

Moda, marketing y business

Las grandes agencias turísticas han hábilmente introducido el volontourism en el mercado como si se tratara de un periodo de largas y soleadas vacaciones que, además, enriquece el currículo. De esta forma, muchos jóvenes europeos y norteamericanos parten cada año hacia este viaje, llenos de expectativas, que desgraciadamente se encuentran muy lejanas de la realidad, y sin una adecuada preparación. La verdad es que participar a este tipo de proyectos requiere dedicación, fuerza y espíritu de adaptación. Como destaca la profesora Barbara Heron, investigadora en la Universidad de York, en su libro Desire for Development: Whiteness, Gender and the Helping Imperative, los voluntarios que recurren a agencias turísticas están impulsados por motivaciones distintas con respecto a aquellos que acuden a ONG con años de experiencia en el sector. Salen de  vacaciones únicamente para visitar y ver como funciona el tercer mundo, con la ventaja de poderlo añadir a su currículo y tener algunas fotos para mostrar a los amigos. Otros parten solo porque “lo hace todo el mundo” – porque, de hecho, está de moda.

Las agencias turísticas no poseen la competencia necesaria en el sector del voluntariado y no están familiarizadas con el proceso de selección de los voluntarios que, en parte, se basa también en sus competencias. Una vez pagada la cuota de afiliación (prácticamente único requisito para poder participar), se les deja solos hasta el día de la salida en el que reciben el inevitable choque. Es un negocio, nada más.

¿VOLONTOURISM? SÍ, pero PREPÁRATE

Las ONG consolidadas y nacidas con el fin de apoyar a comunidades en vía de desarrollo y proteger la biodiversidad, por otro lado, procuran cerciorarse de que los voluntarios estén preparados y motivados en participar de manera positiva en los proyectos sociales, creados con dedicación y con mucho trabajo por detrás.

Como voluntaria en las oficinas centrales de  Frontier aquí en Londres, cada semana asisto a la diligente labor de preparación de los estudiantes que parten hacia su experiencia de volontourism, tanto en su país como fuera. Los teléfonos en las oficinas suenan constantemente con preguntas, dudas y solicitudes, a las que el personal contesta dando a los voluntarios el mayor número posible de detalles acerca de la experiencia que están a punto de emprender.  A menudo son sus padres que llaman, preocupados por algún detalle sobre el traslado del aeropuerto al campamento base, o para asegurarse de que sus hijos estén a salvo en medio de la jungla salvaje. Antes de la salida los voluntarios participan a un fin de semana de sesiones informativas, durante el cual tienen acceso a cursos de formación como el TEFL. Asimismo, cada voluntario tiene la posibilidad de mantener un contacto directo con el personal que trabaja en el proyecto que eligieron para aprender las últimas novedades y saber lo que tienen que esperarse. Una vez llegados a destinación, los voluntarios estarán listos para el trabajo que les espera.

VIAjar COMo VOLuNTARIO SIGNIFICA CRECER

El blog Into The Wild, redactado por Frontier, ofrece un número casi infinito de relatos de viaje de voluntarios que quieren compartir su experiencia de vida. Muchos hablan de "travel bug", el virus del viajero, contraído durante su año sabático. Otros describen las extraordinarias criaturas que han podido admirar en su propio medio ambiente mientras contribuían a su conservación. Otros cuentan sobre las calificaciones obtenidas durante el viaje, del desafío a la vida de una pequeña comunidad en medio de la naturaleza y del espíritu de adaptación que ahora llevan consigo, sea donde sea que les lleve el futuro.

Viajar haciendo el bien es una experiencia que permite crecer. En un mundo cada vez más orientado al capitalismo, es muy fácil pensar en explotar una nueva moda para sacar el máximo provecho, así como lo es también estropear algo noble a causa de viles segundas intenciones. Antes de partir hacia esta fantástica e inolvidable aventura es aconsejable asegurarse de estar preparados para dejar las comodidades del hogar para sumergirse en una experiencia que pone a prueba y cambia positivamente y permanentemente.