Vomitar como un europeo

Artículo publicado el 28 de Enero de 2009
Artículo publicado el 28 de Enero de 2009
¿Te ha sentado mal algo que has comido? Cuando la cabeza de Europa se asoma a la taza del váter, ¿qué lenguaje utiliza?

En todos los aspectos de la vida –y no todos son agradables- salta a relucir la diversidad lingüística europea. A través del continente, el hecho de vomitar requiere cierto grado de discreción. Por ello, un alemán diría que se está entregando a sí mismo cuando está vomitando (sich übergeben©Monika), parecido a su vecino francés que devolvería (rendre©Léa) lo que no pertenece a su cuerpo. 

Nuestros amigos de Polonia recurrirían a las tradiciones folclóricas en esos momentos de privacidad y dirían que están bordando (haftować). La nobleza polaca y alemana pareció haberse convencido de que los franceses eran más elegantes hasta en los aspectos más desagradables de la naturaleza humana, ya que tomaron prestada la expresión vomir©Léa (vomieren, womitować). Por supuesto, esta palabra nos lleva a los romanos (en latín, vomire) y también ha dado origen al inglés vomit©Nabee, al español vomitar y al italiano vomitare©Franci. Después de todo, ya se sabe que los romanos eran conocidos por sus maratonianas comilonas y su forma innovadora de usar las plumas… 

Hablando de plumas, los alemanes asocian las arcadas con la garza. Según el diccionario etimológico de Kluge, el término alemán Reihern©Monika deriva de las regurgitaciones de las aves zancudas. El polaco, por su parte, habla de forma poética de 'liberar el pavo real' (uwalniać pawia). Pero, más allá de las plumas, las flores se convierten también en un símbolo para esta cosa tan desagradable: en Francia se dice gerber para referirse a alguien que está devolviendo un gerbe©Léa, o sea, un ramo de flores. Y si esto no fuera suficiente, en Alemania podrías llamar a Ulf o Jörg (Ulf oder Jörg rufen©Katha), ya que puede que  el sonido de sus nombres te recuerde a vomitar en el gran váter de procelana blanco, como diría metafóricamente un inglés talking to Ralph on the big white telephone (hablar con Ralph en el gran teléfono blanco).