Voxe: La plataforma que quiere salvar la política

Artículo publicado el 7 de Octubre de 2015
Artículo publicado el 7 de Octubre de 2015

Finalista del próximo Google Impact Challenge, Voxe ya ha ganado 3 millones de usuarios en el mundo con su plataforma de iniciativa cívica. Considerado como una especie de Wikipedia de la política, el proyecto pretende arrastrar el poder desde las instancias tradicionales de decisiones hasta las manos de los ciudadanos. Entrevista con Léonore, cofundadora.

Cafébabel: ¿Qué es Voxe?

Léonore de Roquefeuil: Voxe es una iniciativa cívica que facilita el acceso a la información política de calidad, para que la participación ciudadana sea más simple. Básicamente, hace más clara la información política. Para hacer esto, 9 personas trabajan en París, y un equipo de voluntarios se movilizó y reunió en 60 comunidades alrededor del mundo.

Cafébabel: ¿Qué herramientas utilizan para llevar a cabo la iniciativa?

Léonore de Roquefeuil: En el 2012, creamos una plataforma de comparación  de agendas políticas neutral e internacional que está activa durante las elecciones. Con esta plataforma estamos presentes en 12 países y ya convencimos a 3 millones de personas en el mundo. También tiene la particularidad de ser una "fuente abierta" y trabajar con crowdsourcing, como una especie de "Wikipedia de las elecciones". En otras palabras, cualquier persona puede introducir las propuestas de los candidatos —incluidos los propios candidatos— y añadir contenido.

Cafébabel: ¿Cómo controlan ustedes la veracidad de la información?

Léonore de Roquefeuil: Tan pronto como recibimos una sugerencia, evidentemente controlamos la fuente. Cuando se trata de propuestas, por ejemplo, publicamos sólo aquellas que provienen de los manifiestos oficiales de los partidos.

Cafébabel: ¿Por qué?

Léonore de Roquefeuil: Cuando creamos Voxe, se pensaba que todos los partidos  proponían más o menos lo mismo. Pero de hecho, cuando uno mira los programas, se da cuenta que todavía existe una división y que las ideas en bruto están sujetas al debate. Luego añadimos otros datos públicos para asegurar que la comprensión de las propuestas sea óptima. Supongamos que un candidato está a favor de TAFTA, entonces es necesario que los ciudadanos sepan de qué se trata. Como resultado, nuestro equipo y nuestros voluntarios buscarán información en sitios como vie-publique.fr o regardscitoyens.org para proporcionar un complemento a esa información, tan neutral como sea posible.

Cafébabel: ¿Voxe fue fundada en respuesta a un déficit democrático?

Léonore de Roquefeuil: Sí y no. Queríamos, sobre todo, tratar de cerrar la brecha entre políticos y ciudadanos, y restaurar cierta confianza en la política. Hoy en día, los ciudadanos ya no están comprometidos. Ni por el voto, ya que cada vez hay más y más abstención, ni a través de los partidos políticos, que ya no generan interés en las personas. Por un lado, el ciudadano tiene la impresión de no tener impacto en la sociedad y, por otro, no comprende la información que se le transmite. Nosotros actuamos sobre estos dos grandes problemas, al hacer que la información sea más clara en época electoral. Y, vamos más lejos, al afirmar que mejorar la democracia no es simplemente mejorar la manera en que la gente vota. Si queremos mejorar la democracia, debemos trabajar sobre el compromiso cotidiano. Específicamente, estamos trabajando en una aplicación desde principios del año que permitirá a los ciudadanos estar informados, posicionarse y tener misiones de compromiso real.

Cafébabel: ¿Por ejemplo?

Léonore de Roquefeuil: Supongamos que soy propietaria de una autoescuela. Me suscribo en la aplicación debido a mi negocio (reforma del permiso de conducir, etc...). Tan pronto como haya algo nuevo, recibo una alerta con el descifrado de la ley, una infografía con las cifras del sector, un mapa con los principales actores que usan la carpeta, un espacio para saber si mi miembro del Parlamento está a favor del proyecto... Una vez que me haya informado, la aplicación me pedirá que me posicione como "a favor", "en contra" o ”no me interesa”. Según la respuesta, proponemos a la gente participar en acciones, que pueden abarcar desde la manifestación a la petición.

Cafébabel: Con ese funcionamiento, ¿no tienen miedo de que la gente participe sólo por interés?

Léonore de Roquefeuil: El objetivo sería romper las barreras entre estos grupos de interés y construir grupos de lobbys ciudadanos que vayan mucho más allá de las profesiones reguladas. Este es el punto focal de la plataforma, que ofrezca varias cosas y que los ciudadanos no sean sólo informados acerca de su negocio. Así, se podrían comprometer con una causa que no les concierne directamente. En el caso concreto que comentábamos antes, incluso un pasante en medicina podrá dar su opinión sobre la reforma y encontrar un terreno común con la autoescuela.

Cafébabel: En su manifiesto, ustedes afirman que todos somos hombres y mujeres políticos, pero que lo ignoramos. ¿Qué quiere decir eso?

Léonore de Roquefeuil: Eso retoma un poco la idea de la campaña llevada a cabo por Pierre Rabhi y el artista JR en 2012, "Todos candidatos", para lo cual habían hecho retratos de personas anónimas en blanco y negro. El objetivo fue mostrar que en una elección, todos podemos ser candidatos. Hoy en día, pasamos nuestro tiempo des-educándonos, diciéndonos a nosotros mismos que hay personas que se van a ocupar de los asuntos públicos por nosotros. De repente, ya no creemos en la legitimidad de nuestra opinión. Ya no vamos a votar con la cabeza en alto. Pero en realidad, todo es política, y tal vez eso comienza con la conversación por la mañana con un vecino. Y si todo es política, somos todos hombres y mujeres políticos.

Cafébabel: Ustedes creen en el poder de la tecnología para dar a los ciudadanos acceso a la información más neutral, llevar a los jóvenes hacia la política, luchar contra la abstención... ¿Qué es lo que la tecnología puede hacer que los medios tradicionales no pueden?

Léonore de Roquefeuil: Los medios tradicionales utilizados por la administración ya no se corresponden con la forma de pensar de los ciudadanos. Actualmente, hay gobiernos que nos hablan como si estuviésemos en el siglo XIX, utilizando un vocabulario de abogado. Los gobiernos actuales no utilizan en ningún momento las nuevas tecnologías, excepto para hacer el top-down, es decir, "equilibrar" la información. Aunque hay intentos de ir en la dirección correcta, siguen siendo marginales. Sin embargo, hemos visto durante la Primavera Árabe, por ejemplo, que podemos movilizar a millones de personas con la tecnología. Su poder es inmenso. El problema es que todavía no nos había permitido proponer alternativas viables a la política que es rechazada por muchos movimientos sociales.

Cafébabel: ¿Tiene Voxe algún color político?

Léonore de Roquefeuil: No. Para nada.

Cafébabel: ¿Se inspiraron en algún modelo similar en Europa?

Léonore de Roquefeuil: En realidad no, aunque tampoco somos el único comparador en el mundo. Por otra parte, Voxe es la única plataforma que trabaja con un enfoque de crowdsourcing y la única en ser una "fuente abierta". Sabemos que hay esfuerzos por hacer en nuestro diseño y trabajamos con desarrolladores voluntarios a quienes la idea les parece genial.

Cafébabel: Si ganasen el Google Impact Challenge, y recibiesen los 500.000 euros. ¿Qué harían?

Léonore de Roquefeuil:  Haríamos un rediseño total del sitio y desarrollaríamos la aplicación. También se añadirían algunas funciones tales como la adaptación de la plataforma a todas las lenguas (Voxe cuenta 5 actualmente, incluyendo francés, español, portugués, inglés y rumano, n.d.r.). También queremos dar la oportunidad a los ciudadanos de que puedan cuestionar las políticas aún cuando no se posicionen sobre el tema. Eso generaría un poco de presión.

-

Todavía puedes votar por Voxe en el marco de Google Impact Challenge