Wok Dynasty, comida asiática cerca de bruselas

Artículo publicado el 19 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 19 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Esta se­ma­na me de­ci­dí a pro­bar algo nuevo para los afi­cio­na­dos a la gas­tro­no­mía.

Hace unas se­ma­nas pasé por Ove­rij­se (un mu­ni­ci­pio cer­cano a Bru­se­las) y me di cuen­ta de que había un nuevo res­tau­ran­te a punto de abrir. La se­ma­na pa­sa­da volví a pasar por allí y vi que ya había abier­to, así que hoy de­ci­dí que era la hora de pro­bar algo nuevo. In­vi­té a al­gu­nos ami­gos y fui­mos a ver qué tal es­ta­ba Wok Dy­nasty Ove­rij­se.

Su lo­ca­li­za­ción es per­fec­ta, en el 554 Chaus­sée de Bru­xe­lles (Brus­sel­ses­teen­weg en fla­men­co), con una gran ilu­mi­na­ción gra­cias a los ven­ta­na­les. Está de­co­ra­do con mo­bi­lia­rio, cua­dros y es­cul­tu­ras de es­ti­lo asiá­ti­co, lo que crea una at­mós­fe­ra exó­ti­ca. El jefe de comedor nos re­ci­bió con una bien­ve­ni­da tí­pi­ca­men­te ho­lan­de­sa (tengo la misma sen­sa­ción siem­pre que voy a Flan­des) y nos ofre­ció una mesa en el cen­tro de la sala.

Des­pués, nues­tro ca­ma­re­ro nos ex­pli­có todo en neer­lan­dés, así que antes de pedir el pos­tre le pre­gun­ta­mos si ha­bla­ba in­glés o fran­cés (nos sen­ti­mos como si es­tu­vié­se­mos en el ex­tran­je­ro, aun­que no hu­bié­se­mos sa­li­do de Bél­gi­ca). Cam­bió al in­glés y nos vol­vió a ex­pli­car el sis­te­ma del res­tau­ran­te.

En pocas pa­la­bras, te­nían un menú buf­fet que in­cluía en­tran­tes fríos y ca­lien­tes, un plato te­ri­ya­ki o wok a es­co­ger y pos­tre, todo por 15€. La otra op­ción in­cluía solo un plato wok y cos­ta­ba unos 12€, así que nos re­par­ti­mos entre buf­fet y wok para pro­bar todas las op­cio­nes po­si­bles.

El buf­fet ofre­ce op­cio­nes muy va­ria­das (sushi, en­sa­la­das, bro­che­tas de pollo…) y el tiem­po de es­pe­ra es corto. Los woks se preparan al momento así que en el buffet se pueden escoger los ingredientes que a uno le apetezcan; en cambio, para los woks del menú existen combinaciones predefinidas. Todos los in­gre­dien­tes son fres­cos y se co­ci­nan al ins­tan­te, ade­más de que la es­ca­la de pi­can­tes es exac­ta­men­te como la des­cri­ben. La co­mi­da es sana y a buen pre­cio. ¡Está de­li­cio­sa!

La ma­yo­ría de los co­men­sa­les du­ran­te la hora del al­muer­zo eran ve­ci­nos o tra­ba­ja­do­res del lugar (casi todos ellos ex­pa­tria­dos), ade­más de algún bru­se­len­se per­di­do, por lo que su­ge­ri­ría que ofre­cie­sen el ser­vi­cio en­te­ro tanto en fran­cés como en in­glés, ya que la ma­yo­ría de los clien­tes no son ha­blan­tes de neer­lan­dés. Aun­que geo­grá­fi­ca­men­te per­te­nez­ca a la pro­vin­cia del Bra­ban­te Fla­men­co la zona es muy in­ter­na­cio­nal.

Ex­cep­tuan­do el idio­ma, dis­fru­té mucho del con­cep­to: el lugar, la fres­cu­ra y la ca­li­dad de la co­mi­da ofre­ci­da. Así que si os ape­te­ce pro­bar la co­mi­da asiá­ti­ca… ¡ya sa­béis a dónde ir de wok!