"Workeer": Una plataforma de inserción laboral pensada para los refugiados

Artículo publicado el 21 de Septiembre de 2015
Artículo publicado el 21 de Septiembre de 2015

“Workeer” es la primera plataforma que propone ofrecer trabajo y posibilidades de formación exclusivamente para los refugiados en Alemania. Dos estudiantes de Berlín, David Jacob y Philipp Kühn, iniciaron este proyecto para su tesis de grado, con la intención de crear una plataforma que facilitara a los refugiados el ingreso en el mundo laboral.

Cafébabel: Actualmente, Workeer está todavía en la etapa beta. ¿Qué características piensan agregar a la plataforma para el momento de su lanzamiento oficial, a finales del 2015?

David Jacob: Todavía hay muchas temáticas que queremos abordar. En particular, hemos recolectado mucha información en el trascurso de la primera semana, nos han llegado muchas sugerencias. Le echaremos un vistazo a las recomendaciones que nos han dado e introduciremos mejoras funcionales y extensiones. Además de este aspecto, nos han solicitado el plurilingüismo para la plataforma. Naturalmente sabemos que este es un aspecto crucial. En este sentido, hemos pensado traducir la plataforma al inglés y eventualmente al árabe. Como tercer punto, queremos crear páginas informativas en las que poder contestar las preguntas de los empleadores: ¿Cuáles son las condiciones para desarrollar cierta actividad? ¿En qué oficina o entidad pública puedo solicitar empleo? En otras palabras, dar indicaciones paso a paso. Lo mismo para los refugiados: A través de las páginas informativas ellos deben saber cuáles son los trabajos que pueden desempeñar. Por otro lado, estamos pensando en un sistema de mediación para poner en contacto a los empleadores y trabajadores. De este modo, los empleadores pueden ver quién está detrás de las diferentes asociaciones y contactarse con los candidatos.

Cafébabel: Workeer surgió de su tesis de grado como un proyecto de utilidad pública para el que no estaba previsto, sin embargo, ayuda financiera ni ninguna cooperación. Ahora son responsables de cientos de candidatos y ofertas de trabajo. ¿Hasta qué punto buscan el apoyo de las asociaciones, instituciones o empresas?

David Jacob: Este es, sin duda, un tema a discutir durante las próximas semanas y meses. Debemos pensar en cómo organizar todo de manera profesional y asegurarnos de que el proyecto pueda avanzar. Tenemos que decidir con qué entidades colaborar y cerciorarnos de que el resultado sea una colaboración constructiva. Eso es fundamental. Y luego pensar en si será necesario activar algún tipo de financiación para así poder contratar dos o tres personas para asistirnos profesionalmente algunos días a la semana. Por como está estructurado el proyecto ahora, llevarlo adelante entre sólo dos personas es imposible.

Cafébabel: ¿Y qué tipo de colaboración les gustaría?

David Jacob: Podríamos colaborar con varias asociaciones para que nos dieran  indicaciones para aquellos que quieran presentarse y para que examinen los perfiles de los candidatos. Es más conveniente que sean ellos los que se pongan en contacto con los refugiados para ayudarlos a completar correctamente sus perfiles. De esta manera, mantendríamos la alta calidad del servicio y la precisión de los datos de los candidatos. Buscamos asociaciones que nos ayuden en la inserción de los refugiados.

Cafébabel: ¿Y han encontrado ya colaboradores?

David Jacob: En este último período hemos sido contactados por muchos. Muchas asociaciones nos han escrito, pero también organizaciones y entidades como la  Bundesagentur für Arbeit (la agencia federal para el empleo). También nos han contactado muchas personas que participaron en el proyecto “Early Invention”. Continuamos viendo gente, discutiendo y analizando si hay puntos de encuentro de los que pueda partir una colaboración.

Cafébabel: Los dos han encontrado trabajo inmediatamente tras su graduación. ¿Cuánto tiempo logran dedicarle a Workeer?

David Jacob: Ese es un tema crítico. Yo me dedico mucho durante la noche y el fin de semana, pero es difícil. Mi empleador me concedió tres horas a la semana para trabajar en Workeer en horario de trabajo. Ha decidido pagarme igualmente por esas tres horas, y así contribuye a su modo con el proyecto. Esto ya es una buena ayuda, dado que algunas cosas se pueden hacer solamente en horario de trabajo. Para Philipp funciona así: Puesto que trabaja como freelancer, cuando trabaja en Workeer le resta tiempo a los otros trabajos que tiene que desempeñar. En teoría, podría dedicarle tiempo al proyecto, pero sigue siendo un problema para él encontrar financiación para que su trabajo en el proyecto también sea rentable.

Cafébabel: ¿Están pensando quizá en ceder el proyecto por falta de tiempo?

David Jacob: Es muy probable. Nuestro plan era comenzar con Workeer y de hecho existe ya una versión 1.0 terminada que no necesita mayores desarrollos. De ahora en adelante quisiéramos colaborar con socios para co-gestionar el mantenimiento y la administración del portal. Pero hay algo que no cambiará: Workeer es nuestra creación. Es y siempre será nuestro proyecto. Nosotros lo fundamos y sería muy difícil cederlo completamente a otros. Quiero pensar que siempre cumpliremos una función de gestión o de asesoramiento. Así podríamos proponer nuevas ideas y tener voz en las decisiones importantes. Por ahora nos hace mucho mal pensar en abandonar Workeer o, en el peor de los casos, pensar que si dejásemos el proyecto en manos de otros podría tomar un rumbo totalmente diferente.