World Press Photo, fotografías que hablan del mundo

Artículo publicado el 28 de Octubre de 2016
Artículo publicado el 28 de Octubre de 2016

En 1955, un grupo de fotógrafos holandeses organizó un concurso para exponer su trabajo ante colegas internacionales. Desde entonces, el World Press Photo ha crecido hasta convertirse en uno de los premios más prestigiosos en el campo del fotoperiodismo. Hablamos con el director ejecutivo de World Press Photo, Lars Boering, en el Festival de la revista italiana Internazionale en Ferrara.

cafébabel: Cuando se convirtió en director ejecutivo dijo que le daría gran importancia a los valores de la narración visual ¿Cómo planea hacerlo?

Lars Boering: Es importante que la organización entienda que ahora todas las estructuras tradicionales, como los periódicos y los editores, están perdiendo su poder. Queremos compartir conocimiento en todo el mundo a través de clases magistrales y talleres. Nuestro mayor avance será el lanzamiento este mes de una plataforma en la que hablar de la parte comercial de la fotografía y generar debate. Un lugar donde todo el mundo pueda unirse y aportar su punto de vista. Cuanto más capaces seamos de compartir conocimientos entre nuestra comunidad, más eficaz será nuestro trabajo.

cafébabel: Un estudio encargado por el periódico francés Libération muestra cómo 54 de los últimos 58 ganadores del concurso World Press Photo han sido hombres. ¿Por qué hay tan pocas mujeres? ¿Es posible cambiar esta tendencia?

Lars Boering: Desde que estoy en el cargo hemos divulgado este tipo de estadísticas, lo que significa que somos más transparentes. Estamos trabajando con la International Women's Media Foundation en Washington DC, para hablar sobre el desequilibrio que existe entre los profesionales masculinos y femeninos que trabajan en el campo de la fotografía. Queremos investigar más sobre esto. Para crear concienciación, hemos organizado talleres en América del Sur y en África, donde se ha lanzado una base de datos de fotoperiodismo africano para animarles a participar en nuestro concurso. En definitiva, creo que es muy bueno que algunas revistas hayan compartido estas estadísticas, pero a su vez ya estamos trabajando duro para cambiar la situación en el futuro.

cafébabel: Hace un año se introdujeron nuevas reglas para el certamen y se descalificaron a 33 personas. ¿Cuáles son los límites éticos impuestos bajo su dirección?

Lars Boering: Era necesario dar un paso hacia atrás. Nuestras reglas no estaban claras ni para mí ni para otros profesionales, por lo que decidimos revisarlas cuidadosamente. Algunas reglas se escribieron en la década de los sesenta. Debemos promover un código ética claro si queremos tener el control total de nuestro certamen y evitar confusiones.

cafébabel: Warren Richardson ganó el premio de este año con una imagen borrosa que muestra a un bebé pasando a través de un agujero en una alambrada en los brazos de un refugiado sirio en la frontera entre Serbia en Hungría. ¿Es esta la manera de mostrar que las fotos deben ser más auténticas? Hablando en términos más generales, ¿cree que es peligroso mostrar fotos de niños en zonas de guerra?

Lars Boering: Hemos verificado la imagen. Era auténtica y se hizo en el lugar de los hechos. La tecnología nos permite tomar fotografías como la que ganó el concurso. El año pasado recibimos una gran cantidad de imágenes de refugiados y niños, porque hay muchas situaciones complicadas en todo el mundo que les afectan. Es cierto que a veces es difícil mostrar o ver estas imágenes pero, por otro lado, la fotografía cumple un papel importante para difundir el mensaje de que debemos actuar. Décadas después seguimos hablando de la foto de la niña vietnamita cubierta con napalm [combustible en forma de gasolina gelatinosa que se emplea por algunos ejércitos en conflictos armados, ndlr]. Esta niña creció y ahora forma parte del debate que existe en torno a esta imagen. No importa quién está en la foto, sino el mensaje y la historia que cada imagen le cuenta al mundo.