¿Y después de Cannes? Cuatro películas que no te puedes perder

Artículo publicado el 11 de Junio de 2010
Artículo publicado el 11 de Junio de 2010
El tío Boonmee, que puede recordar sus vidas pasadas, llamó la atención durante el pasado festival de cine de Cannes y, por primera vez, una película tailandesa se llevó la Palma de Oro. Desde el punto de vista artístico, fue la película más atrevida de la competición y la más similar al universo fantástico del presidente del jurado, Tim Burton

El director tailandés Apichatpong Weerasethakul no sólo se lo puso difícil a los periodistas con la pronunciación de su nombre, sino que también presentó la única película que proponía un nuevo acercamiento artístico al cine en un certamen en el que sólo competían películas del montón. El tío Boonmee, que puede recordar sus vidas pasadas es la historia de un hombre que está a punto de morir contada con escenas fantásticas y muchas veces divertidas. Al estadounidense Tim Burton, presidente del jurado, creador de películas como Alicia en el País de las Maravillas, Big Fish o Sleepy Hollow, le deben haber gustado los fantasmas con forma de simio del universo de Weerasethakul, que parecen un cruce entre Chewbacca de La Guerra de las Galaxias y Morlocks de La máquina de tiempo de H. G. Well.

La asociación de Weerasethakul entre la naturaleza y lo surreal, la vida y la muerte, lo habitual y lo metafísico hacen que ésta sea una película con mucha fuerza. Esperemos que llegue a algunos cines artísticos. Sin embargo, tras la proyección de la película en Cannes, el público se mostraba dividido. James, estudiante de cine de Boston, salió del teatro en el que se proyectaba la película 40 minutos después de que empezara, cosa que nunca antes había hecho. “Sinceramente ha sido la peor película de mi vida. Es muy larga y no tiene dirección. Falta al respeto al público, que quiere seguir. No puedo creer que haya ganado”, dice. 

Blue Valentine, de Derek Cianfrance: el olor de flores rotas

Para los que aprecian el drama con un argumento algo más ligero les propongo el magnífico Blue Valentine del prometedor director estadounidense Derek Cianfrance. Cualquiera que haya atravesado la dolorosa experiencia de una ruptura amorosa conoce esta historia: primero se deja de hablar, después no se para de pelear y, al final, llega la gran pelea. ¿Por qué la que fue una pareja perfecta tiene que terminar tan mal? Es entonces cuando Cianfrance mete la cámara. Muestra cómo Cindy (Michelle Williams, la ex de Heath Ledger) y Dean (Ryan Gosling) intentan salvar su matrimonio, aunque sólo sea por su hija, de seis años. Una noche en un hotel futurista debería de arreglar las cosas. Pero igual que la fría luz azul de su claustrofóbica habitación, a su relación le invaden la ansiedad y la desilusión. Estas escenas, básicamente irritantes primeros planos, son tan intensas que casi se puede oler la repulsión entre los dos. En la narración se intercalan flashbacks de su pasado feliz grabados en vídeo. Cianfrance sube al espectador en una montaña rusa de lágrimas, alegría e increíbles diálogos con mucha fuerza. Williams y Gosling se compenetran tan bien en la película que fue inevitable que en Cannes la gente se preguntara si son o no pareja en la vida real.

Rubber, de Quentin Dupieux: el Tarantino francés

Si lo suyo son las películas de terror, la recomendación es Rubber. Es, con diferencia, el guión más extraño que ha llegado a Cannes desde hace mucho tiempo. Se trata de un neumático asesino en masa en su misión de venganza que mata a diestro y siniestro en el desierto de California. Esta extraña película de terror, que recuerda a los principios de Tarantino, viene de la mano del director y productor de música francés Quentin Dupieux, conocido en el mundo de la música bajo el seudónimo de Mr Oizo. Creador del anuncio de Levi’s Flat Eric, también ha compuesto la música para esta película. Al neumático se le ha podido ver en su propia butaca en el estreno de Cannes y tomando el sol en la playa. 

Pieds nus sur les limances, de F. Berthaud: al límite del sol estival y almas libertinas

Por último, pero no por ello menos importante, tenemos que mencionar la sensacional película de Fabienne Berthaud, Pieds nus sur les limances. Las actrices franco-alemanas Diane Kruger y Ludivine Sagnier encarnan a dos hermanas, tan diferentes como la noche y el día, unidas por cosas del destino en una casa de verano de la Provenza. Esta desgarradora y divertidísima película sobre una chica con trastorno límite de la personalidad recibió una ovación de pie durante diez minutos tras el estreno. El filme, encargado de cerrar el festival, recibió el galardón a la mejor película en la Quincena de los Realizadores. En Francia se estrenará en noviembre y esperemos que le sigan otros países. 

Foto: ©Blue Valentine/ imdb.com; Vídeos: 'Uncle Boonmee Who Can Recall His Past Lives' ©houdinistudio;  'Blue Valentine' ' ©stereolullaby;  'Pieds nus sur les limaces' ©wunderschonDiane/ toutes courtesy de Youtube