¿Y si el padrino nació en Belfast?

Artículo publicado el 16 de Enero de 2006
Artículo publicado el 16 de Enero de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En Irlanda del Norte, el IRA ha depuesto las armas, pero no renuncia al crimen. La mafia amenza con devorar la paz y, mientras, las instituciones vacilan.

El terrorismo de matriz islámica no es el único que ha ensangrentado Europa: no nos olvidemos de las alarmas que durante más de cuarenta años lleguan desde Irlanda del Norte, para expresar a instancias independentistas a través de amenazas que desean hacer tropezar el sueño de una Europa unida. Aunque últimamente el IRA se hace sentir menos, no hay que dejar de temerle. De hecho, ha diversificado su cartera de negocios.

IRA, Sinn Fein & Compadres

La Irish Republican Army (IRA), es una de las formaciones terroristas más longevas de Europa: su lucha por la indenpendencia de Irlanda del Norte de Inglaterra se remonta a los años veinte, aunque no es hasta los primeros años setenta cuando las masacres ocupan las primeras páginas de los diarios. El 28 de julio de este año el IRA ha proclamado el final de la lucha armada y a aceptado desmantelar sus arsenales, después de siete años de durísimas negociaciones con los gobiernos de Londres y Dubín. Un proceso de paz iniciado por los llamados “acuerdos del viernes santo”, firmados en 1998 y gracias a los cuales el Ulster se dotó de instituciones políticas semiautónomas, como por ejemplo un ejecutivo y un parlamento local con los que reconducir los desgarros producidos entre la población católica y la protestante.

Estos progresos van unidos a aquellos del Sinn Fein, ex-brazo político del IRA que en el espacio de veinte años ha logrado emanciparse del grupo terrorista: exponentes del partido se sientan ahora tanto en el parlamento del Ulster como en el de Dublín. Este vuelco en la relación de fuerzas se debe a su ambiguo lider, Gerry Adams, ex-miembro del IRA (aunque él lo niegue) y al mando del Sinn Fein desde 1983. Adams sigue trabajando por la indenpendencia del Ulster y su unificación con Irlanda, pero su objetivo parece lejano. Parte de los católicos norirlandeses no es realmente ostil a los lazos con Londres, y los protestantes, como es de prever, se oponen a la independencia.

La Sicilia sin sol y del norte

Mientras tanto, varios grupos armados -el IRA, pero también sus antagonistas protestantes- se han dedicado a actividades menos sanguinarias pero igualmente innobles: lavado de dinero, venta de drogas, robos, contrabando, homicidios, etc. Se remonta al 2004, el robo efectuado por el IRA al Nothern Bank de Belfast: un botín de 38 millones de euros, la cifra más alta jamás sustraída de una caja fuerte europea por medios ilícitos. Es una mafia cada vez más potente, tanto que se ha llegado a definir al Ulster como “una sicilia sin sol”. Quién sufre las consecuencias, como en tiempos de la lucha armada, es la mayoría de los ciudadanos protestantes y católicos, desde hace tiempo hostiles al terrorismo.

¿Y Gerry Adams? Las víctimas de la nueva mafia le acusan de “encubrir” los crimenes del IRA: él sigue describiendo a sus viejos compañeros como idealistas desbocados. Revela una indulgencia que roza la complicidad. Sordo a las críticas, se dedica a exigirle a los ingleses la amnistía para los terroristas fugitivos, después de haber obtenido la liberación de numerosos prisioneros. Se trata, según él, de un progresivo camino hacia la paz; discurso, éste, que no convence a las familias de las víctimas. Mientras tanto, el Ulster corre el riesgo de axfisiarse: instituciones paralizadas e inseguridad son condiciones que exacerban la idealización del pasado y debilitan la esperanza. Para enterrar el hacha de guerra se necesitará aún de algún tiempo.

Sus primos vascos: el caso de ETA

Irlanda y el Reino Unido no son los únicos países europeos sacudidos por el terrorismo independentista. La organización separatista europea trismtemente más famosa, junto con el IRA, es ETA, que desde 1958 ha segado más de ochocientas vidas en nombre de la independencia de la nación “vasca”, situada entre el norte de España y el sur de Francia. Actúa haciendo sobre todo recurso a los atentados contra políticos alternando con proyectos de masacres de mayor amplitud; técnicas que tanto recuerdan a las del IRA. La formación vasca ha continuado su lucha, indiferente a cualquier tentativa de conciliación: desde la amnistía proclamada despues de la muerte de Franco a la concesión de una autonomía siempre más amplia a la región. El brazo político de ETA, ha sido declarado ilegal en 2003, mientras el gobierno y la justicia española continúan la lucha contra el brazo armado todavía activo. En el último año se ha asistido a la explosión de diversos artefactos.