¿Y tú, qué eres: feminista o 'igualitarista'?

Artículo publicado el 15 de Abril de 2015
Artículo publicado el 15 de Abril de 2015

En pleno debate sobre esos raperos de tres al cuarto que denigran a las mujeres y con los que me dan ganas de decir "el rap antes era mejor", respondo a mi interlocutor que parece encontrar todo esto muy divertido: "Por suerte quedan aún raperos como Akro que no tienen miedo de pasar por feministas". [Conversaciones en torno a la igualdad]

Parece perplejo y comprendo enseguida que él tampoco conoce realmente la definición de la palabra “feminista”, la cual asocia a una banda de arpías enfurecidas.  Sin embargo, el término “feminista” no es sinónimo de odio hacia los hombres.

Como dijo Emma Watson en su discurso del 20 de septiembre con ocasión del lanzamiento de la campaña HeForShe, “el feminismo se define como la convicción de que los hombres y las mujeres deben gozar de los mismos derechos y las mismas oportunidades. Es feminista todo aquel que cree en la igualdad política, económica y social de los sexos”.

Continúo por mi camino y le explico que se trata de una causa que hay que tomar muy en serio. En 2015, hay mujeres que no tienen derecho a conducir, a acceder a una educación, que asisten a conferencias sentadas en el suelo porque no tienen ni derecho a una silla como los hombres. Hay países en los que las violaciones son cometidas con total impunidad. Tenemos un presidente turco que afirma que “las mujeres no deben ser consideradas como iguales a los hombres”. Y encima una de cada tres mujeres es víctima de violencia de género. Es escandaloso, amoral, repugnante, chocante y un sinfín de sinónimos por el estilo.

Famosas y feministas

Afortundadmente, en los últimos años hemos asistido a una popularización de movimientos feministas pero no por la palabra feminismo en sí misma, por desgracia. Cada vez más personalidades influyentes defienden abiertamente esta causa. Christina Aguilera ya lo había hecho, aunque de una forma más bien vulgar, en su videoclip Can’t Hold Us DownBeyoncé lo reivindicó tomando parte del discurso de Chimamande Ngozi Adichie en su canción Flawless

Por su parte, la actriz Patricia Arquette hizo lo mismo durante la ceremonia de los Oscars y fue aplaudida por Meryl Streep. La marca de lujo Gucci ha lanzado su campaña internacionalChime For Change. Hay feministas radicales, un poco menos elegantes y más provocadoras que Emma cuyos pechos desnudos a menudo aparecen en los medios de comunicación y que responden al nombre de Femens. Y, además, hay hombres como Guy-Bernard Cadière y Denis Mukwege, ambos médicos implicados en la lucha contra la violencia hacia las mujeres. El mensaje es a veces transmitido de forma torpe, y no siempre inteligente, pero está claro: igualdad de género, en todas partes y para todos.

¿Feminista o 'igualitarista'?

Tras haber definido el término “feminista” a mi interlocutor, es él quien me responde que para él, el término no ha sido elegido correctamente. Si es la igualdad para todos los que la defienden, se debería llamar “humanismo” o “igualitarismo”, me replica. No le doy la razón en seguida, aún demasiado exaltada por mi argumentación. Me mantengo en mi postura y me reivindico feminista. Sin embargo, él no va desencaminado. De hecho, él, como otros muchos hombres, podrían haber sido mejores activistas si el término “feminista” no comportara una connotación negativa. En algunas entrevistas que he leído, los hombres comienzan a menudo sus frases por “yo no me llamaría feminista, pero estoy a favor de la igualdad de género…”. Señores, ustedes son entonces feministas, o si prefieren, igualitaristas. Poco importa el término utilizado, a fin de cuentas la causa defendida es la misma.