Ya sólo falta Zapatero para lanzar a Rasmussen

Artículo publicado el 6 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 6 de Febrero de 2009
Martine Aubry, primera secretaria del Partido Socialista francés, puede ser el último cartucho para que los europeos tengan un candidato alternativo al conservador Barroso para presidir la Comisión europea. Su misión es convencer al presidente español, Zapatero. “Sería aberrante pensar que Europa no fuera capaz de encarnarse en un hombre y un parlamento fuertes.
”“La campaña será un éxito para los socialistas porque la derecha gobierna en casi toda Europa y es responsable de la crisis”, manifestaba Martin Schulz, líder del grupo socialista europeo, durante la presentación de Aubry en el Parlamento europeo esta semana. “Es la llegada de los gobiernos liberales la que nos ha conducido a esta situación”, añadía Aubry, convencida de que “para superar la crisis es necesario un plan de la UE, en vez de una simple coordinación de los planes nacionales”.

Schults y Aubry

Rasmussen con cara de póker

“La Unión no es el problema, sino la solución a corto plazo. En junio debemos convencer a los ciudadanos para que nos voten y poner en marcha un plan europeo de relanzamiento”, insistía junto al Presidente del Partido Socialista Europeo, Poul Nyrup Rasmussen, favorito en las quinielas para ser el candidato socialista a presidir la Comisión europea y presente en la conferencia de prensa con cara de póker. Entonces, ¿a qué esperan los socialistas para lanzar su candidatura? A obtener el apoyo de uno de los pesos pesados del socialismo en Europa, el presidente español José Luís Rodríguez Zapatero, quien en público ha manifestado su apoyo al conservador Durão Barroso, cuestión de solidaridad ibérica.

Una misión para Aubry

apoyo a Rasmussen

El británico Gordon Brown tampoco le ha negado su apoyo a Barroso, pero todos saben en el PES que los laboristas juegan por su cuenta: nadie espera su apoyo manifiesto a Rasmussen. Es a Zapatero a quien hay que convencer y para ello hace falta un emisario. “El partido socialista francés desea un candidato socialista para presidir la Comisión y espero que nos sigan los demás partidos socialistas y socialdemócratas de Europa”, afirmaba Aubry esta semana, quien a buen seguro sabe lo que significa que la Comisión la presida un socialista, pues es hija de Jacques Delors, único presidente de la Comisión que ha repetido mandato entre 1985 y 1995. “En el instante en que Obama va a encarnar el multilateralismo que todos deseamos y la justicia, sería aberrante pensar que Europa no fuera capaz de encarnarse en un hombre y un parlamento fuertes. No soy yo quien debe anunciar a nadie, pero no faltarán militantes franceses para apoyar una candidatura que a lo mejor todos imagináis”, remachaba mientras Rasmussen, al otro lado de la mesa, redoblaba su cara de as en la manga. Todo apunta a que a finales de mes habrá en la Unión para que dos candidatos encarnen modelos contrapuestos para enfrentarse a la crisis en Europa, Barroso y Rasmussen. Este medio ha sido informado de que, ya en el coche de regreso del Parlamento europeo, Aubry lanzó la siguiente frase enigmática: “Tengo que viajar a Madrid para reunirme con Zapatero; ya sólo queda él”.

fumata blanca

(Fotos, )