Yuri Gurzhy: 'Achtung!' La fiesta está libre de rock ruso

Artículo publicado el 31 de Marzo de 2011
Artículo publicado el 31 de Marzo de 2011
Notorio DJ y productor residente en Berlín, Yuri Gurzhy es el casi legenderio organizador de Russendisko, evento musical creado en 1999. Cuatro años después este músico ucraniano creó la banda Rotfront junto a sus compañeros ruso y húngaro del grupo Emigrantskis. Es el momento de tomar un té en Colonia.

El escenario del club Kaffee Burger, en el centro de Berlín, es pequeño. Un banda vestida con atuendos punk predominantemente rojos está tocando una variación balcánica de la “hora”, una tradicional danza judía que se baila en círculo. La pista está cubierta por alemanes, rusos, judíos, y españoles que forman un círculo y se abrazan eufóricamente, bailando cada vez más rápido y creando una mezcla de éxtasis y gozo puro.

Sonidos de Rotfront y Russendisko

Rotfront, la banda residente en Berlín y que hizo que No Smoking Orchestra, de Emir Kusturica, luciera como un desgastado estereotipo, fue fundada en 2003 por el judío-ucraniano Yuri Gurzhy y el húngaro Simon Wahorn. Describir la mezcla ruso-alemana-inglesa-húngara de Kleyzmer, los Balcanes, el punk, el reggae, el hip hop y el electro es una tarea realmente difícil. No es de extrañar que sintieran que su sonido requería un tema completamente nuevo: Emigrantski Raggamuffin. “Odio la palabra crossover. Se usa en exceso”, dice Yuri, con quien me reuno para cenar en Colonia unas horas antes de que actúe como DJ para una fiesta internacional. "Básicamente hacemos malabares con música de diferentes naciones, con diferentes estilos y de ciertos estratos culturales. Lo más importante es que funcione. Es como un cóctel: puedes mezclar algo que nadie ha mezclado jamás, pero si no sabe bien nadie lo beberá. Quizás la primera reacción sea ‘guau, es interesante’, pero no durará. De verdad, es sólo música pop."

Lee la entrevista con Vladímir Kaminer, en cafebabel.com

UKRAINE do AMERIKAAdemás de tocar la guitarra para RotFront, Yuri forma la otra mitad de los famosos eventos Russendisko (que él creó junto al autor ruso Vladímir Kaminer), y con todo derecho un DJ exitoso. -“Achtung! Esta noche, la fiesta está libre de rock ruso”, me dice bromeando, dejando claro que la línea Russendisko ('disco ruso') underground/criminal/pop folk de habla rusa o ucraniana sigue siendo la misma incluso cuando deja su usual residencia en Torstraße 60, en Berlín.

Cambiar Ucrania por Berlín y el vodka por té

El restaurante tradicional en el centro de Colonia es un pequeño pedazo de campo alemán frente a un centro comercial, cuyas luces de neón se pueden ver a través de los grandes ventanales de vidrio. Paneles de madera, grandes mesas de madera y largos bancos están decoradas con almohadas de cuadros rojos y blancos y fotografías descoloridas en marcos de madera oscura.

En el fondo, el orgullo y la alegría de Alemania, Lena, está cantando la canción ganadora de Eurovisión 2010. Yuri pide la comida del día, pasta con hongos y salsa de crema, y una taza de té verde. No es exactamente la combinación de vodka y ajo que él celebra en uno de los mayores éxitos en vivo de Rotfront. “No bebes?”, pregunto ignorando mi Coca light. Yuri replica con una broma popular rusa:- “El pequeño Vovochka acude a sus padres y dice: '¡Mamá, papá, ¿podéis creerlo? ¡Lenochka no bebe ni fuma! ¿Por qué?' '¿De verdad, Lenochka?, le preguntan los padres a la pequeña de diez años. '¿Tú no fumas ni bebes? ¿Por qué?' '¡YA ESTOY CANSADA DE ESO!”, remata Yuri poniendo la voz ronca y soltando una carcajada.

Yuri siguió a sus padres desde Járkov, la segunda ciudad de Ucrania, hasta Berlín, hace quince años. “Ellos tuvieron la idea. Yo sólo me fui con ellos, como en una gran aventura. Perder la oportunidad de ir a Alemania habría sido estúpido. En mi corazón decidí que, si no me gustaba, volvería. Después de todo, esos eran las años sesenta, cuando irse significaba quemar todos los puentes." Evidentemente le gustó lo suficiente como para quedarse. Visitando Járkov regularmente, Yuri ha hecho de Berlín su hogar, y lanzando una inesperada carrera en la música. Aparte de RotFront, Russendisko, y giras como DJ, Yuri es parte de una larga fila de varios proyectos musicales. El más reciente es Mama Diaspora, junto con el serbio Igor Sakach (Ingvo), el ucraniano Ivan Moskalenko (DerBastler) y el moldavo Eugeniu Didic (miembro fundador de Zdob şi Zdub). Mama Diaspora, más inclinada al electro, nació en un festival en Bielorrusia en 2009, pero es sólo una más entre las muchas bandas que trabajan con sonidos balcánicos.

Basta con mencionar a Balkan Beat Box, establecida en Nueva York y originaria de Israel, para ejemplificar la invasión de la música del nuevo milenio: una invasión balcánica. Tampoco Berlín se queda atrás. La ciudad que se enorgullece de ser la capital del electro trae ahora un nuevo estilo. Con la Balkantronika vagando por la fiesta berlinesa, la noche BalkanBeats, habitual del DJ Robert Soko en el club Lido de Kreuzberg, y los conciertos en vivo de varias bandas, es seguro decir que el género ha llegado para quedarse. Durante la semana de la música en septiembre del 2010, Berlín anunciaba que su meta era mezclar diferentes formas musicales, por lo que no asombra mucho que Rotfront se sienta como en casa al tocar en Kaffee Burger. A las nueve en punto Yuri y yo somos los únicos clientes que quedamos sentados en el pequeño restaurante. En el camino a la estación S-Bahn él explora con sus ojos a quienes nos rodean. “¿Sabías que las Valenki están de moda ahora?”, dice refiriéndose a la tendencia, popular este invierno, de vestir las tradicionales botas de fieltro rusas. '"¡Rebeldes en Valenki!", dice riendo.

Fotos: Portada ©Dmitriy Shakhin/myspace.com/yuriygurzhy; Russendisko ©myspace.com/yuriygurzhy