Zagreb, palos en las ruedas

Artículo publicado el 30 de Septiembre de 2013
Artículo publicado el 30 de Septiembre de 2013

Hace falta un poco de tiempo en unas calles de Zagreb para darse cuenta del problema. Numerosos ciclistas zigzaguean peligrosamente entre coches y peatones. Incluso la ciudad recibió en 2012 el premio de la semana de la movibilidad de la UE, el lugar que tienen las bicicletas en el día a día es cómico. En reacción, los amantes de la bici se reúnen alrededor de proyectos innovadores. 

Si se mira bien, encontramos algunas vías ciclistas. Líneas amarillas son trazadas a lo largo de algunas aceras. Pero su disposición es cuestionable. ¿Por qué hay un cubo de la basura o una farola en toda la mitad? ¿Cómo puede una bicicleta atravesar las terrazas de bar que se cruzan? ¿Por qué la pista termina de repente para seguir más adelante? ¿Cómo pasar esta acera más alta?

La absurdez de las soluciones municipales

Si analizamos más de cerca, hay un buen etiquetado en las vías ciclistas. Podemos leer "recomendado por el ayuntamiento" o "atención a los peatones". Son obra del Sindicato Biciklista, organización militante que lucha para una mejor consideración de los ciclistas en Zagreb. Vladimir, estudiante de 26 años, es uno de los responsables: "¡Las vías ciclistas son absurdas! ¡Dos o tres veces por año se da la oportunidad para que los polícias nos multen!". Si la vía ciclista se acaba, el ciclista debe bajarse de su bici y andar justo hasta que vuelva a comenzar...Si no, no está mal. 

El nacimiento de la militancia

El sindicato nació en junio de 2011 durante una conferencia "La consagración de la primavera de la bicicleta" - el nombre de un ballet de Stravinsky, organizado por Bicickloporavljaona ( el lugar dónde reparan las bicis). 

Se trata de un espacio imaginado en 2009 por los miemblos de Zelena Akcija ( Acción Verde), una importante ONG ecologista. Gratuita y abierta a todos, cualquiera puede aprender a reparar su bicicleta con la idea de un experto voluntario. Lujin, uno de los creadores cuenta: "El éxito del proyecto no es ser un gueto. La comunidad se crea a partir de ella misma. ¡Cada vez más la gente se implica todavía hoy!". Jelena, estudiante, frecuenta el taller desde hace 2 años: "el boca a boca en el mundillo del estudiante funciona muy bien. El precio del transporte ha aumentado también el año pasado. Así que los estudiantes compran una bicicleta en el rastro y vienen aquí". 

En 2011 los participantes quisieron dar un significado político al proyecto e inventaron una cosa nueva. Así fue fundado el Sindicato Ciclista. Vladimir explica: "La voluntad al comienzo era asegurar nuestra seguridad en las calles para los ciclistas". El movimiento creció muy deprisa. En una semana la página de Facebook tenía 2.000 "Me gusta". El julio siguiente, el sindicato organizó una Critical Mass ( Manifestación en bicicleta) para la que se reunieron unas 900 personas. Tena, joven antropóloga y muy implicada al lado de Vladimir, cuenta: "hace muchos años que tenemos un boom por la bicicleta. La gente no lo ve como algo de ocio y sí como algo útil para el día a día". 

¿La respuesta de la ciudad?

Mucho trabajo pero poco retorno por parte del ayuntamiento que no tiene ninguna promesa a la vista ni hace nada concreto. Las raras medidas que se han aprobado como las pseudo vías ciclistas, parecen una broma de mal gusto. Por lo tanto el sindicato no hace más que protestar. Y propone soluciones: lugares para las bicicletas públicas, el sistema actual está en un estado lamentable - 6 terminales están inutilizables - o también parkings de bicis. Nada se ha hecho. "El ayuntamiento continúa favoreciendo al tráfico motorizado, construyendo parkings para coches, costeados por el ayuntamiento pero poco se hace por los usuarios o para limitar la velocidad en la ciudad", protesta Vladimir. La consecuencia: muchos consideran aún que tener un coche es sagrado. Preguntando al ayuntamiento sobre esta cuestión, la oficina del alcalde no nos ha respondido. 

La vida es dura para el sindicato. Pero si las institucuines les ignoran, los proyectos funcionan y los compañeros cada vez son más numerosos. Las mentalidades evolucionan, los habitantes de Zagreb quieren reconquistar las calles de su ciudad. Gracias a la presencia de festivales dónde se proponen "armarios para bicicletas" gratuitos y la venta de camisetas y pegatinas, el Sindicato Ciclista posee una iconografía propia y está cerca de ser una marca reconocible. El combate continúa. 

La Unión Europea y STUDOCIKL

Para Vladimir la entrada en la UE no ha cambiado gran cosa. "Nos dará más visibilidad. Pero el dinero se quedará allí", dice. Y es la opinión general, la semana de la movibilidad sostenible, organizada todos los años, no es una vitrina ficticia. El ayuntamiento no apuesta por poner en marcha los proyectos sostenibles. 

Algunos proyectos innovadores son sostenidos por las instituciones. Después de un año, la facultad de transportes de Zagreb propone a sus estudiantes y empleados un sistema para compartir bicicletas gratis, Studocikl. Disponen de 40 bicicletas para hacer de transporte entre los dos edificios de la facultad. Mario, responsable del proyecto: "Nos gustaría hacer la vida de los estudiantes más simple. Los transportes son caros y entre los dos edificios hay 40 minutos. Algunos estudiantes llegan tarde y en bici son sólo 15 minutos". La UE financia parte del proyecto. La universidad de Zagreb ha creado dos parkings. La facultad ha creado la página en internet y gestiona el sistema. Pero es la ONG ODRAZ, cuyo objetivo es la promoción de proyectos reales y el desarrollo sostenible, quien tuvo la idea. Lidija, responsable de ODRAZ estaba en el comienzo: "Quería hacer alguna cosa concreta con las bicicletas, que los resultados fueran visibles". El resultado es muy bueno. Studocikl se va a instalar en otras facultades y otras ciudades. 

Lidija y Mario son menos críticos que Tena o Vladimir acerca del ayuntamiento - que no fue a ver el primer día de Studocikl cuándo los medios eran numerosos. Pero todos coinciden en decir que el problema de bicicletas en Zagreb existe desde hace mucho tiempo. Lidija concluye: "Yo quiero sobretodo que la gente aprenda a compartir el espacio". Ahí está una parte de la utopía ciclista de Zagreb. Por lo que se trata, sobretodo, de reapropiarse del espacio urbano. 

Este artículo forma parte de una serie de informes mensuales que llevan en varias ciudades EUtopia on the Ground. Consulte la página para obtener más información acerca de nuestro deseo de "más Europa" desde Atenas a Varsovia. Este proyecto ha contado con el apoyo financiero de la Comisión Europea en el marco de una sociedad de gestión con el Ministerio de Relaciones Exteriores, la Fundación Hippocrene y la Fundación Charles Léopold Mayer para el Progreso Humano.