Zapatero 2.0 (y II)

Artículo publicado el 18 de Abril de 2008
Artículo publicado el 18 de Abril de 2008
Después de ganar inesperadamente las elecciones internas a la Secretaría General del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en el año 2000, José Luis Rodríguez Zapatero tomó las riendas de un partido en plena regresión. Entonces, nadie esperaba nada de él. Y aún menos en el exterior. Era una figura política por construir.

8 años más tarde, Zapatero, no sólo ha confirmado su autoridad en el seno del partido, sino que ha ganado dos veces consecutivas las elecciones españolas. En la actualidad, es la gran referencia, no sólo del socialismo español, sino también del europeo. Solamente tenemos que echar una breve ojeada a la situación del partido socialista en países como Francia, con el PSF en plena fase depresiva postsegolène; Italia, donde el Yes we can de Veltroni se ha convertido en un Berlusconi cans again; Alemania, donde el Linkspartei araña décima a décima puntos de intención de voto al SPD; o el Reino Unido, donde Gordon Brown no consigue renovar el social liberalismo de Blair.

Ante la evidente pérdida de su influencia, el socialismo democrático europeo necesita renovar urgentemente su discurso si quiere seguir siendo un partido de masas. ¿Pero hacia qué dirección? ¿Hacia el social liberalismo eficiente en plena decadencia de la Tercera Vía británcia o hacia la acentuación de una socialdemocracia que dé una respuesta social y igualitarista al capitalismo global? Muchos partidos socialistas europeos ven en el éxito de Zapatero un camino a seguir. No obstante, las recetas de modernización de la sociedad y el fomento de las libertades de las personas (igualdad de género, matrimonio homosexual) del gobierno socialista español no pueden considerarse como un modelo completamente aplicable en sociedades como Francia o Alemania mucho más preocupadas por el funcionamiento del estado del bienestar que no la española.

Traducción de Núria Baró