Zu Guttenberg, el Superman de la economía alemana

Artículo publicado el 21 de Septiembre de 2009
Artículo publicado el 21 de Septiembre de 2009
¿Un político portador de esperanza o un descarado aristocrático? El actual ministro de Economía, Karl-Theodor zu Guttenberg, divide opiniones. Este caballero de 37 años se mantiene elegante, hasta el momento, con sus declaraciones sobre una carrera hacia la elección al parlamento alemán

Su hora llegó el día siete de febrero de 2009. Por aquel entonces, Michael Glos (CSU- Unión Social Cristiana de Baviera, aliado al CDU de Angela Merkel) tiraba la toalla y en Alemania quedaba vacante, de repente, el cargo de Ministro federal de Economía y Tecnología, un trabajo que, a decir verdad, nadie quería tener al atravesar una crisis financiera. Solo unos días después tomó juramento Karl-Theodor zu Guttenberg (también del CSU) como el ministro de Economía más joven hasta el momento. 

¿Obama, made in Germany?

Guttenberg polariza. Se le podría alabar por ser la persona que está trayendo la esperanza a una nueva generación de políticos. Brilla con sus conocimientos en lenguas extranjeras y un fabuloso título en Derecho, cumple sus promesas, elocuente e incluso muy acicalado en el vestir. O quizás se esté esforzando por parecer un Obama germano: aristocrático, pianista, propietario de un palacio en Oberfranken (Alta Franconia) con experiencia en el servicio militar con los soldados de montaña bávaros -de los que se dice que consiguen todo- y que se ha lanzado en una campaña contra los salarios mínimos y las ayudas del Estado a los bancos desdichados. 

Conflictiva fábrica de rumores 

La prensa acogió su asunción del mando de manera resistente. El nombre del flamante ministro provocó el primer escándalo. Un autor anónimo de Wikipedia había engañado con respecto a sus diez nombres (Karl-Theodor Maria Nikolaus Johann Jacob Philipp Franz Joseph Sylvester), insertó sin vacilar otro nombre, el de Wilhelm (con connotaciones aristocráticas-tradicionales-imperialistas). Como si el matrimonio de Guttenberg con una bisnieta Bismarck no hubiera sido bastante histórico. “¿Tenemos que seguir recordando ese nombre?” propuso como título el periódico Bild. Otra incertidumbre surgía: ¿De dónde sacó el nuevo ministro sus competencias en el campo de la economía? En la Unión de Juventudes Democristianas y como diputado en el Bundestag (Parlamento alemán) se ocupaba de la política exterior. Una investigación de la cadena de televisión NDR en Baviera reveló que Guttenberg gestionaba también el patrimonio de la familia y, además, había sido jefe de tres empleados.

©zuguttenberg.de/ cafebabel.com

Impuestos abajo, Opel fuera

La competencia económica de un lado y de otro: En sus siete meses de mandato Guttenberg se ha hecho respetar. En el barómetro político de la cadena de televisión pública alemana ZDF se sitúa en la segunda posición de los políticos “más importantes”, justo detrás de Angela Merkel. Trata la crisis con sentencias enérgicas y advierte de que el resultado valdrá la pena. Hablando en cristiano, los impuestos deben disminuir y el Estado no habrá perdido nada en el mercado. En el segundo paquete de medidas coyunturales, aprobado por el gobierno federal en enero de 2009, Guttemberg también tomó parte. Sin embargo, el bueno del Estado parece que vuelve a jugar el rol de guardián de las tradiciones, al atribuírsele una preferencia por el liberalismo tradicional. “Me declaro un crítico de principios proteccionistas”, declaró Guttenberg en febrero al periódico FAZ. 

Su bautismo de fuego llegó en EE UU: La quiebra del consorcio de coches General Motors amenazaba también a su homóloga alemana Opel. Guttenberg abogó por dejar hacer a las reglas del mercado ante la insolvencia de Opel, incluso frente al gran aumento del desempleo que supondría en Alemania. El haberse opuesto con esta actitud a la Canciller, le gustó al público. Tras duras negociaciones y la marcha atrás del ministro, ahora y a pesar de todo, Opel ha encontrado un buen acuerdo y se ha salvado. Guttenberg ennobleció su tur americano echado a perder con un toque de glamur y sesiones fotográficas en Times Square. 

Destacando su juventud

Poco antes de la elección al Parlamento alemán se esforzó, pero destacó por su juventud. Se pasea por los mercadillos bávaros con camisas de ACDC y rocanrolea “was das Zeug hält!” (a más no poder). Recogía en un juego de ordenador creado por la Unión de Juventudes Democristianas de Baviera con el ministro de Finanzas, Peer Steinbrück, los lingotes de oro, que el hombre del SPD tiraba por la ventana. ¿Joven, dinámico y todo potencial? Los sueños de futuro con dirección la cancillería quedan descartados por sus aristocráticos modales. ¡Ni siquiera se ha especulado tras la elección al parlamento alemán! En comparación con el último candidato principal del CSU, Guttenberg se encontraría en ventaja: Es un hombre de mundo y habla un correctísimo alemán, pero su actuación en internet ataviado con la chaqueta regional, no la perdonará el resto de la República.