Cafebabel Bruxelles

Aramburu: “El miedo no ha determinado mi obra”

Artículo publicado el 2 de Octubre de 2017
Artículo publicado el 2 de Octubre de 2017

Fernando Aramburu presentó su novela en el Instituto Cervantes de Bruselas el pasado 27 de septiembre, acompañado por la eurodiputada de UPyD Maite Pagazaurtundúa, presidenta de la Asociación Víctimas del Terrorismo entre 2005 y 2012. Patria ha sido el libro más vendido en España de 2017, con más de 145.000 ejemplares hasta la fecha.

El éxito de Patria no se forjó en un día. De hecho, Fernando Aramburu admite que su novela, que retrata la vida de la familia de una víctima de la banda terrorista ETA, no tuvo un gran éxito en el País Vasco en un primer momento.

Lo dice enfrente de una sala llena hasta la bandera del Instituto Cervantes de Bruselas, donde más de cien personas escuchan atentas lo que tiene que decir el fenómeno literario del año. Aramburu no tienen pinta de tal sino más bien de tipo sencillo, tanto es así que desde el público le piden incluso que levante la cabeza para que se le pueda oír mejor.

“No me imaginaba ni de lejos el fenómeno”, explica. Y es que la publicación de Patria podría no ser fácil de digerir para la sociedad vasca solo seis años más tarde del cese definitivo de la actividad armada. “El libro ha suscitado un debate en el País Vasco. Hay gente que no estaba de acuerdo”, explica Aramburu. A pesar de ello, defiende que el miedo no determinó su obra y que, si se atrevió con este tema es porque es importante “decir claramente lo que se piense, le moleste a quien le moleste”.

Pagazaurtundúa, donostiarra, explica que no todas las librerías de San Sebastián apostaron por vender la novela cuando se publicó en septiembre de 2016, algo que cambió conforme el fenómeno Patria se fue extendiendo por el resto del país: “Hubo un tsunami que venció la sensación que existe aún en San Sebastián de que ciertos autores los vamos a ocultar”, comenta la eurodiputada.

Patria “ha sido un éxito en las peluquerías”, concluye orgulloso Aramburu. Tanto es así que, comparado con el boca a boca, la publicidad apenas ha sido efectiva en la promoción del libro. Las recomendaciones de personalidades públicas, como Pau Gasol, han acabado por catapultar las ventas.

Tres años de construcción y una vida de preparación

El tratamiento del conflicto de ETA no es un tema baladí y por eso Aramburu no lo había  tratado hasta ahora: “Durante años no sabía cómo expresar con altura literaria [sobre el tema del terrorismo en el País Vasco]”, admite. El autor de Patria  explica que la novela es el fruto de su evolución literaria durante toda su carrera ya que utiliza recursos que ya puso en práctica en trabajos anteriores, como Ávidas Pretensiones y Los Peces de la Amargura.

Algunos de estos recursos son las palabras con barra en medio (por ejemplo, olvidar/pasar)  o la introducción del participio activo más propio de otras lenguas (como Bittori, mascante de carne, abrió la puerta).

Tres años de trabajo, sumados a la introducción de fórmulas innovadoras en el idioma español, así como un acertado reflejo de la manera de hablar y de actuar de los vascos, da al libro un halo de realidad difícil de igualar.

 El tipo de familias y lenguaje en Euskadi contribuye a que las emociones no se expresen tan fácilmente”, explica Pagazaurtundúa. Las mujeres son las que cortan el bacalao  y existe un gran sentido del deber, que hace que los vascos trabajen muy bien en equipo y sean muy disciplinados. Si esto se usa para mal, el resultado es una banda de fanáticos, explica Pagazaurtundúa.

El éxito de Aramburu es tal que la novela se está traduciendo a varios idiomas y HBO España va a producir una serie de televisión basada en ella. Queda por ver si la producción audiovisual consigue  acercarse al éxito del trabajo de Aramburu a las letras.