Cultura

Fútbol: Brasil contra Italia, el caso Battisti en el terreno de juego

Artículo publicado el 9 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 9 de Febrero de 2009
De las portadas de los periódicos al campo de fútbol. Tras las polémicas sobre el ex terrorista italiano de los Proletarios armados por el comunismo Cesare Battisti, acogido como refugiado político en Brasil, ambos países se encuentran sobre el terreno deportivo. Impresiones de dos periodistas de ambos lados del Atlántico

Valerio Clari, periodista deportivo en el diario italiano La Gazzetta dello Sport en Milán, y Pedro Sá, su homólogo brasileño del Jornal dos Sports en Sao Paulo, responden a las mismas preguntas sobre el partido entre Brasil e Italia, con la polémica sobre el ex terrorista italiano Cesare Battisti como trasfondo. Entrevista cruzada

¿Qué tiene de especial un encuentro Italia-Brasil? 

www.gazzetta.itValerio: La partida entre Brasil e Italia tiene algo más que un amistoso. Se encuentran las dos naciones que más veces han ganado el campeonato del mundo y que por primera vez se encuentran fuera de un gran torneo. Además, en el Mundial de 2006, Italia alzó la copa sin jugar contra Brasil. Ganarles querría decir terminar una obra completa. Para rematar, se celebra en un estadio Emirates repleto: deportivamente no se puede pedir más. 

Pedro: Creo que la principal importancia del encuentro entre Brasil e Italia es la gran tradición de estos dos países en el fútbol y la relación que los aficionados tienen con sus clubes. También hay que destacar la calidad de los jugadores que han hecho historia en estos duelos tan equilibrados.

¿El caso Battisti ha calentado el ambiente?

www.jsports.uol.com.brV: El caso Battisti fue y continúa siendo el centro de atención. Los medios se hacían eco de los intentos italianos de hacer cambiar la opinión del presidente Lula y el procedimiento parlamentario y judicial de Brasil sobre la extradición. Algunos representantes del gobierno italiano habían propuesto incluso no jugar el partido, como señal de protesta. Ha sido sobre todo una provocación para la prensa: La celebración del encuentro ya no se discute. Pocos centran ya el amistoso alrededor de la cuestión política y judicial, aunque gran parte de los periódicos está de acuerdo en considerar injustificada la decisión brasileña de conceder el estatus de refugiado político. 

P: No creo que el caso de Cesare Battisti haya creado polémica sobre el partido, a pesar de los rumores de que el amistoso podría ser cancelado. Pienso que eso quedará en la escena diplomática. La prensa brasileña ha hablado sobre la situación de Cesare, se ha opinado, pero las decisiones de las autoridades competentes deben hablar más alto. 

¿Esta polémica podría afectar al partido? 

V: No creo que este caso vaya a condicionar la partida. Como mucho, podrá comportar alguna prohibición, pero el hecho de jugar en Londres, la eficiencia de los controles de los servicios ingleses y la venta individual de las entradas (no a grupos organizados) debería impedir la presencia de algunos ultras de Italia. 

P: Creo que ese problema diplomático no afectará mucho al amistoso entre Brasil e Italia. El partido será disputado en el ámbito deportivo. En cuanto a los forofos, como se trata de un amistoso, no habrá grandes expectativas sobre la actuación de los jugadores… Y de vuelta al asunto de Battisti, creo que si hubiera alguna reacción sería por parte de los italianos, que es un pueblo más politizado que el brasileño… a mi parecer…

¿Y cuál es su opinión sobre la decisión de Brasil?

www.larrabetzutik.org / FlickrV: Creo que la decisión de Brasil de conceder el asilo político a Cesare Battisti es precipitada, sobre todo porque ha sido condenado por los tribunales italianos de diferentes categorías. Sus compañeros están cumpliendo o ya han cumplido sus penas por los mismos hechos. Está claro que la violencia debe ser condenada, pero toda la cuestión de los años de plomo [periodo de violencia callejera y urbana en la Italia de los años 70 debido a la insatisfacción política e institucional, donde se produjeron los crímenes de Petrella y Battisti entre otros] debería ser reconsiderada, situando los crímenes y penas en su contexto historico.

P: Aunque es un asunto muy complejo, hay que respetar las leyes de cada país. La ley brasileña es muy clara cuando afirma que no hay extradición de exiliados políticos. Battisti está en Brasil en estas condiciones, entonces, independientemente de haber cometido o no crímenes contra Italia, Brasil no debería extraditarlo. Personalmente, comprendo el dolor de las familias que sufrieron con las muertes causadas por Battisti, pero este caso debe ser visto y analizado desde la óptica de las leyes nacionales, no con el corazón.

El gobierno italiano cometió un gran error cuando asumió que Battisti era un criminal político. Si esto no hubiera pasado, la situación sería diferente. Recientemente tuvimos un banquero que robó muchos millones al pueblo brasileño y que se refugió en Italia, Salvatore Cacciola. Hoy está en la cárcel en Brasil, ya que fue apresado por la Interpol cuando estaba de viaje en Mónaco. En esa ocasión, el pueblo y el gobierno de Brasil también intentaron extraditarlo, pero las leyes italianas interpretaban los hechos de forma diferente. Es lo mismo. Cada país tiene su ley y es necesario respetarla. La comunidad italiana en Brasil es gigantesca y los lazos de amistad entre ambos países son demasiado fuertes para que se resientan por casos puntuales.

Volviendo al partido... ¿Un resultado? 

V: 2-2

P: Creo que Italia vencerá 2 a 1.

Agradecimientos a Alessandro Grandesso y João Ricardo Matta