inside cafébabel

Estamos haciendo una pausa en la versión polaca de cafébabel

Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2017
Artículo publicado el 1 de Septiembre de 2017

No es un discurso vacío. Estos son los hechos: tenemos que impulsar el cafébabel del futuro y necesitamos tiempo, espacio y dinero para hacerlo. Esta es la razón por la cual, entre otros muchos cambios, vamos a detener la versión en polaco durante un tiempo. Mientras tanto, recordamos con nostalgia el pasado y nos sentimos motivados de cara al futuro.

Todo lo que sé sobre Polonia es gracias a cafébabel. O, al menos, me empecé a interesar por cafébabel. Todo comenzó en el aeropuerto Chopin de Varsovia. ¿Por qué demonios iban a llamar su aeropuerto con un apellido tan francés como el del compositor? Poco después me sentí mal porque mi único conocimiento del país era su vodka y citas de Woody Allen. Nunca había estado en Polonia, pero estaba a punto de decir adiós a mi ignorancia.

A lo largo de los últimos diez años, cada editor polaco ha acercado su especialidad a la revista y ha compartido con nosotros algunas ideas increíbles. La primera editora polaca, Natalia, no sólo nos habló de toda la intelectualidad de Polonia y de los países vecinos, sino que también nos enseñó a insultar en polaco. A través de Agata conocí a mi tocayo, el agente especial Hans Kloss (el James Bond polaco). Aleksandra nos hizo saborear a zapiekanka y se enfadaba cuando alguien decía que Polonia estaba ubicada en Europa del Este. "Está en la maldita Europa Central", decía, antes de ir a bailar tangos. Poco después, un avión con todo un gobierno polaco se estrelló.

Hemos reaccionado cuando una conocida marca de refrescos utilizó el estereotipo de fontanero polaco en un anuncio español, pero también cuando el gobierno polaco interfirió en los derechos de las mujeres. Me sentí como una grupi cuando conocí a Adam Michnik en una conferencia en Cracovia tras aprender a disparar en el pinar y recuerdo las noches largas en las fábricas de vodka en el distrito varsoviano de Praga (haciendo periodismo muy serio allí, por supuesto). Pia persiguió a Roman Polanski, reveló mis verdaderos orígenes polacos y nos comprometió a todos en las protestas de Czarny. Natalia me hizo escuchar a Brodka durante una semana entera. Pawel -el primer editor masculino de la versión polaca- nos enseñó no sólo a los neopaganos en Polonia, sino que también nos mostró el hecho de que Robert Pattinson sabe decir "levantar la pierna" en polaco.

Estos son solo algunos de los momentos que nos han brindado todos los curiosos y excepcionales editores que han pasado por aquí, así como parte del contenido que la edición polaca ha producido para cafébabel. Pero aquí está, la fea verdad: no hemos llegado a tantos lectores y colaboradores como nos hubiera gustado. ¿Es porque los jóvenes polacos que viven en el extranjero leen la versión inglesa de cafébabel? ¿Es porque intentamos editar una versión polaca desde París? ¿Es porque nuestro contenido no era lo suficientemente atractivo para nuestros lectores polacos? Queremos profundizar en los porqués para encontrar una solución coherente y constructiva de cara al futuro. Y este es solo uno de los muchos cambios que vendrán en los próximos meses y años para que cafébabel pueda afrontar los desafíos a los que se enfrenta el periodismo digital europeo. Pero tenemos que presionar el botón de pausa para darnos más tiempo y espacio, encontrar soluciones útiles de cara a los próximos años. Esperemos que para entonces estemos listos de cara a nuestra reaparición.

Llegados a este punto, queremos seguir publicando grandes historias sobre el estilo de vida, la cultura y la sociedad de Polonia. Por favor, no dudes en seguir proponiendo tus temas aquí, en seguir estando activo, en hacer fotos, vídeos y con una mirada provocadora a Europa. Todavía puedes escribir en cualquiera de los otros cinco idiomas de la revista. Continúa inspirándonos mientras seguimos trabajando para una mejor versión polaca en el futuro.

Ojalá nos volvamos a ver pronto, kurwa!

Katha