La Parisienne de cafébabel

Era Chirac un europeo convencido?

Artículo publicado el 28 de Marzo de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 28 de Marzo de 2008
Al momento cuando Nicolas Sarkozy esta sufriendo uno de los golpes más memorables en la historia de la política francesa - su caída en los sondeos de opinión a sido tan rápida como su ascensión original - los dinosaurios están realizando su regreso.

Image Caricature Zone : www.magixl.com

Hace algunas semanas, en la falta de multitudes y queriendo aprovechar de los productos de la región, Jacques Chirac - ese buen viejo Jaco - vino a dar su mano a visitantes y expositores del salón de agricultura.  Lejos del desprecio que había sufrido, algunos días antes, el presidente de la republica actual, al cual uno de los visitantes había reprochado de “ensuciar”, Jacques Chirac, al contrario, se vio hecho bienvenido con honor.

Este regreso al pasado podría haber sido solamente un divertimiento si toda la prensa no se hubiera unido para declara el “regreso” de Chirac a los corazones de los franceses, o hasta a los de los europeos…

La nostalgia Chi-chi…

Es cierto que hay algunos que extrañan al viejo jefe del estado francés en la escena internacional y que nuestros socios europeos a veces dejan aparecer una nostalgia para la pareja Chirac-Shroëder.  Sin duda menos apasionada que esa formada por Nicolas Sarkozy y Angela Merkel - de especie de “yo te quiero, yo tampoco” a veces desviador - el dúo era  mas consensuado.  Las dos eminencias tenían el merito de llevar el Europa sin la precipitar demasiado.

Ahora bien, al momento cuando el activismo sarkoziste esta inspirando algunas dudas en nuestros socios europeos, el estilo más tradicional de su predecesor se llega a extrañar a veces.  El espirito europeo de Jacques Chirac, hasta si en otro tiempo haya sido criticado por ser minimalista, por lo menos tenía el merito de ser moderado.

Sarkozy lo afirma, el es un europeo convencido (y como prueba : la bandera europea esta siempre junta de la estandarte francesa cuando toma un descanso); él Chirac nunca enseño tanto entusiasmo.

Sin duda esta diferencia en la demostración esta conectada al contexto muy particular en el que se encuentra ahora la Unión europea y en particular Francia: un tratado renegociado sobre la base de un rechazo francés, referendos en suspenso en Irlanda y en Slovakia, una presidencia francesa que tendrá que ocuparse de los detalles técnicos del nuevo texto.  A demás de esto, un futuro presidente de la Unión europea que se agita, sembrando disrupción alrededor de la unión del mediterráneo y de la PAC, preparándose a usar los gastos públicos inconcebibles frente al desequilibrio presupuestario del que estamos responsables en Bruselas.

Porque un tal desamor ?  Análisis giscardiente.

En una tribuna que la revista ‘Express’ le ortigó, Valérie Giscard d’Estaing (VGE por sus cercanos) minimiza este desamor que se califica igualmente como desconfianza.  Según el iniciador de la Convneción sobre el Europa, un “Pygmalion” de la Constitución europea, “imaginar que está presidencia va a permitir a Francia de apropiarse del Europa [es] un contrasentido absurdo que toma el riesgo de acentuar el imagen de la arrogancia de los franceses.”

Hasta si se mantiene discreto en cuanto a la política europea de Sarkozy, el ex UDF no esconde su optimismo en una entrevista que dio a la revista ‘Point’: “Esperemos que los 500 millones de europeos puedan apreciar el cuidado, la moderación y el tacto de experiencia que [Francia] traerá para encontrar soluciones comunes a los problemas que entran en la competencia de la Unión europea”.

Sophie Helbert