Lifestyle

Comiendo goles: recetas para niños gordos

Artículo publicado el 15 de Enero de 2009
Artículo publicado el 15 de Enero de 2009
Uno de cada cuatro niños europeos padece obesidad infantil. Un libro de recetas sanas para niños, patrocinado por la UEFA, la Comisión Europea y la World Heart Federation y con la colaboración de famosos futbolistas… ¿puede atajar el problema? Una crítica ‘gastronómica’ más allá de las buenas intenciones

¿Qué te propones conseguir en 2009? ¿Un trabajo estable, encontrar el amor, aprender inglés? Quizá sería bueno empezar a mirar por la salud de los más pequeños: uno de cada cuatro niños europeos sufre obesidad. Europa se acerca a los porcentajes de Estados Unidos, el país más gordo del mundo, superándose incluso la media del país de la comida rápida en algunos países.

www.world-heart-federation.orgMás horas de educación física en el colegio, más medicamentos, más educación…La solución a la obesidad infantil toca varios frentes, aunque la necesidad de hacer algo es evidente: las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo desarrollado, y la mala alimentación es un factor clave. Para ello, la Comisión Europea, la Unión de Asociaciones de Fútbol Europeas (UEFA) y la World Heart Federation presentaron un libro en el que la comida sana y el fútbol son los protagonistas: las 13 recetas favoritas de 13 futbolistas de élite –hombres y mujeres- presentadas en un recetario, disponible en Internet en alemán, francés e inglés. Dirigido a niños, el libro, que mezcla deporte, el fenómeno fan, y la comida sana; está disponible por el módico precio de 12,90 euros. Muchas ilustraciones, muchos consejos para comer sano y explicaciones sencillas. Además, un euro de la recaudación será dirigido a programas contra la obesidad infantil. ¿Suficiente? Menos da una piedra…

Nuestros redactores cocinan, siguiendo la receta, como si fueran niños.

El plato de Thierry Henry: Arroz a la cubana

Thierry Henry patrocina este plato que, contrario a lo que indica su nombre, no es originario de Cuba, si no de España. Eso sí, presenta una versión mucho más ‘light’, lejos de las costumbres españolas: el aceite se mide en cucharillas y la salchicha ha desaparecido. El plato, sencillo de por sí, se lleva a su mínima expresión, sin duda para favorecer una cocina sencilla adaptada a los más pequeños, aunque esto implica el sacrificio de algunos de sus sabores: ¿qué hay de ese toque a ajo en el arroz? Por su parte, la salsa de tomate es de bote. Esperemos que los sanos niños que cocinen esta receta, muy bien explicada, no pierdan el gusto por la buena cocina ni se obsesionen con las proteínas, grasas y carbohidratos de cada plato indicados bajo la foto del futbolista.

Pedro Picón

www.world-heart-federation.org

Ensalada de pollo con salsa de yogur al ajo y curry de Catherine Paaske Soerensen

¿La receta en cuatro palabras? Fantástica idea, mala ejecución. Si tuviera 10 años y quisiera sorprender a mi familia, y mi experiencia cocinando fuera nula, el experimento acabaría en tragedia, cacerolas quemadas, cocina y/o dedos cortados. Todo empieza bien: sabemos cuánto y qué debemos comprar. Incluso si no sabes cómo son los tomates secos o los aguacates, tenemos fotos. Pero cuando nos ponemos manos a la obra siguiendo la receta… no se explica cómo preparar las pechugas de pollo, o cuando mezclar la salsa… Al final, nos queda esta pregunta: ¿debemos permitir a los pequeños usar cuchillos o encender hornos? Si no, aparte de la salsa, ¿qué podría hacer un niño en este plato? Como sea, la ensalada está muy rica.

Marysia Amribd

Fabio Cannavaro y su pasta a la siciliana

La receta propuesta por Fabio Cannavaro sería casi perfecta si no fuera por un detalle. Para que las berenjenas queden suaves y no gomosas, hay que hacerles perder su agua. Aquí va un pequeño consejo: después de cortarlas, deben ponerse en un colador con sal para a continuación hacer presión con una cacerola durante media hora. Para terminar, escúrrelas con las manos, puñado a puñado. Hay que repetir la operación hasta que las berenjenas pierdan toda su agua. Tras este proceso, ya están listas para ser fritas en una sartén con mucho aceite, después de haber sofrito un par de ajos. ¡Buen provecho!

Adriano Farano