Lifestyle

El deporte en China: de los monasterios a la NBA

Article published on 5 de Agosto de 2008
Article published on 5 de Agosto de 2008
Las Olimpiadas de Pekín constituyen un pretexto para hablar de deporte en este gigante asiático. Porque también el deporte, para ser competitivo, necesita un modelo más abierto.

Como en el ejemplo cinematográfico del wuxiapian (género cinematográfico épico chino) la demostración de la habilidad física es un elemento de base de la cultura china. El cuerpo es el medio de expresión de la idea de todo un mundo, con su lógica y su necesidad de unión y de normas. Resulta inevitable, por lo tanto, pararse a reflexionar sobre el deporte y la actividad física en China en 2008, año olímpico.

La ruta china de la magia

Muchos comentaristas afirman que la fecha elegida no es casual: las competiciones comienzan el 8 de agosto de 2008 a las ocho de la tarde (8/8/8/8): o sea, el número de la suerte que representa a la serpiente, al ciclo infinito, en la Kundalini (filosofía que nace en la India y que posteriormente se extiende también por China). En muchos blogs y páginas de información popular aparecen los primeros síntomas de superstición: los enfrentamientos en el Tíbet tuvieron lugar el 14 de marzo (1+4+3 da 8) y el terremoto en Sichuan, el 12 de mayo (1+2+5, mismo resultado).

Foto: Wikipedia Hechicerías y ritos aparte, China se prepara para vivir intensamente este gran evento. El deporte es un aspecto fundamental de la cultura de este país desde hace por lo menos 4.000 años. Desde la dinastía Zhou (1066-771 a.C.) hasta hoy se han sucedido formas arcaicas de culturismo y tiro al arco, de jiaodi (especie de lucha libre) y jujitsu, de polo y fútbol...

El deporte y la comunidad

Una Historia unida a una concepción diferente del deporte: simple exaltación del físico en la cultura occidental desde Atenas, medio de completar al ser humano en su unión con el Cosmos en la cultura oriental. Después, en la China comunista, el sustrato filosófico-religioso se convierte en ética política: el individuo no destaca por sí mismo sino como una parte de la comunidad en su integridad; una partícula que enaltece al conjunto. Desde 1995, el Gobierno promueve un programa nacional para el fomento y la práctica de las actividades físicas: gimnasios, estadios y piscinas alcanzan la cifra de 620.000. La esperanza de vida ha aumentado en 3,25 años y entre los jóvenes se han difundido deportes hasta ahora poco practicados como puenting, equitación, bolos, monopatinaje, boxeo femenino y taekwondo.

Foto: Photograffiti Shangai / FlickrPara Maggie Rauch, directora de la página web americana, hecha desde China, China Sports Today, en dicho país ha existido desde siempre un enorme interés por el deporte y, como mucho, “los Juegos Olímpicos simplemente han acelerado una tendencia” . Al lado de las tradicionales escuelas de pimpón (el chino Deng Yaping sigue siendo el mejor jugador de todos los tiempos), taijiquan (también conocido como shadow boxing), xiangqi (el ajedrez en versión china), weiqi (juego de mesa con fichas redondas) y bádminton; están surgiendo centros vanguardistas consagrados a disciplinas tradicionalmente consideradas europeas o americanas. 

Chinos en la NBA

Desde 1994, con el fútbol, la financiación estatal ha sido sustituida por la privada. Las televisiones privadas compran los derechos de emisión de los grandes eventos y se desarrolla el nivel de profesionalidad. Yao Ming es el primer jugador de baloncesto que desembarca en la NBA llegado desde China, llevando a apasionar a millones de chicos, hijos de aquella generación que había experimentado la fascinación de las espectaculares jugadas de Maike Qiaodan, o sea, Michael Jordan. El fútbol busca legitimarse internacionalmente sirviéndose de la experiencia de técnicos extranjeros (el banquillo del equipo patrio es ahora confiado al serbio Vladimir Petrović); la popularidad del rugbi crece día a día hasta el punto de que se ha convertido en el deporte oficial del ejército (Zhang Zhiqiang es el primer asiático en jugar en una escuadra inglesa, el Leicester Tigers); las hazañas de la tenista Zheng Jie en el último torneo de Wimbledon también han acercado al tenis a montones de chicas; Ding Junhui es uno de los diez mejores jugadores del mundo de billar, promoviendo con ello la afirmación del taco entre millares de jóvenes...

Foto: pfcdayelise / Flickr

Maillot negro en esta carrera de deportes, sin embargo, para el béisbol y el golf. Este último, incluso, descalificado por el gobierno, que ve en los verdes campos de juego un inútil derroche de fondos y terrenos públicos. La alegría de la huerta son, en cambio, la natación y el salto de trampolín, disciplinas en las que los campeones Guo Jingjing y Tian Liang se han convertido en estrellas y protagonistas de campañas publicitarias internacionales.

Más capitalistas, hasta en el deporte

Una progresiva comercialización que acerca cada vez más a la República Popular al modelo liberal-capitalista occidental. Maggie Rauch sostiene que “el deporte en China sigue los cambios del modelo económico de este país, cada vez más próximo al modelo de mercado. Un modelo rígido y burocrático, impediría a los equipos ser competitivos y China se ha dado cuenta de que para triunfar debe adoptar un modelo un poco más abierto, también en lo que respecta al deporte”. ¿Y qué nos cuenta sobre los resultados de las Olimpiadas? “ No sabría decir disciplina por disciplina, pero apuesto unos cuantos renminbi (la moneda china) a que China va a subirse bastantes veces al podio y que, incluso, se adjudicará muchas medallas de oro”.

Foto: Stampa AlternativaPara quienes quieran saber más, acaba de publicarse un libro: Il podio celeste, storia dell'educazione civica e dello sport in Cina, (El podio celeste, historia de la educación cívica y del deporte en China, editorial Stampa Alternativa, 2008), de Pietro Angelini y Germana Mamone, que trata de la difusión de los deportes en el gigante asiático.