Lifestyle

El divorcio es una huelga

Artículo publicado el 24 de Octubre de 2007
Artículo publicado el 24 de Octubre de 2007

Con motivo de la primera huelga Sarkozysta del 18 de octubre pasado, los trabajadores de transporte público francés paralizaron durante 24 horas metros, buses, trenes y taxis para protestar contra la reforma de los regímenes especiales de pensiones de jubilación. En catalán huelga se dice (vaga), pero en castellano se le llama por su nombre (huelga): la huelga era un término celta que designaba un terreno campestre especialmente fértil. De ahí pasó a significar el día que se pasaba en el campo. Hoy, el campo ya no se asocia al trabajar, sino al ocio.

En inglés antiguo, el verbo strican significaba “frotar”, evolcionando más tarde en stroke, que significa “golpe”, o “ir hacia”. Alrededor de 1810, los marineros británicos comenzaron a “bajar” (strike down) las velas de los barcos, cuando se negaban a “ir hacia” el mar. En francés la palabra grève posee también orígenes marineros. Quien haya tenido la suerte de acudir a París durante la final del campeonato mundial de rugby de 2007, es posible que se haya fijado en cómo los aficionados se congregaron frente a las pantallas panorámicas en la Place de l’Hôtel de Ville. En 1802, este lugar era la Place de Grève, una explanada de “gravilla” junto al Río Sena.

El término strike lo adoptaron los daneses -strejke-, los polacos -strajk- y los alemanes -Streik-, para quienes strike es algo inútil (etwas durch einen Streik lahmlegen). Ten cuidado al derivarlo en lituano: streikas o maištas; si le quitamos el acento a maištas, nos quedamos quedas con maistas, lo que significa “comida” (pronunciado maistas y “maishtas” respectivamente).

La strike (huelga) del 18 de octubre en París fue también de otro tinte. La familia Sarkozy escogió este día para “no hacer comentarios” sobre su divorcio tras 11 años de matrimonio. Se escucharon bromas del estilo “Cecilia Sarkozy en huelga permanente”, al tiempo que se esgrimían pancartas de envidia hacia la Primera Dama Francesa: “Nosotros también queremos divorciarnos de Sarkozy”.